Los visitantes caminan por los campos de amapolas durante una “súper floración” en Lake Elsinore, California, el sábado 16 de marzo de 2019 (Kyle Grillot / Bloomberg News)
Los visitantes caminan por los campos de amapolas durante una “súper floración” en Lake Elsinore, California, el sábado 16 de marzo de 2019 (Kyle Grillot / Bloomberg News)

Las laderas cubiertas de flores de colores brillantes son a menudo una vista maravillosa, a veces incluso reconfortante. Pero para una pequeña ciudad en el sur de California, las escenas idílicas se han convertido en una pesadilla caótica: el "Apocalipsis de la amapola".

¿Los precursores de la destrucción? Decenas de miles de turistas enloquecidos por las flores.

Funcionarios en Lake Elsinore, California, ubicados a poco más de una hora al sureste de Los Ángeles, anunciaron el domingo que habían cerrado el acceso a sus famosos campos dorados de amapolas en California después de que "multitudes de Disneylandia" inundaran la ciudad con aproximadamente 66.000 personas durante el fin de semana, estirando los recursos y creando una "crisis de seguridad pública".

"Este fin de semana ha sido insoportable", dijo la ciudad en el anuncio del domingo, que se compartió a través de las plataformas de redes sociales. "Evaluaremos todas las opciones la próxima semana, incluidas las formas de cerrar esto … sabemos que ha sido miserable y ha provocado molestias innecesarias para toda nuestra comunidad".

La publicación incluía un gráfico con una gran X roja sobre una foto de los campos de amapolas y un texto en grande que decía: "No más transportes o accesos" y "Sin examinaciones  o visitas". También incluía varios hashtags remarcados, como "#PoppyShutdown", "#PoppyNightmare" y "#IsItOver".

Los funcionarios de la ciudad no respondieron a las solicitudes de comentarios el domingo por la noche.

“La situación se ha intensificado más allá de nuestros recursos disponibles. No se permitirá ningún transporte adicional o visitantes en Walker Canyon”, dice el mensaje (Foto: Facebook)
“La situación se ha intensificado más allá de nuestros recursos disponibles. No se permitirá ningún transporte adicional o visitantes en Walker Canyon”, dice el mensaje (Foto: Facebook)

Esta no es la primera vez que el área se ha inundado de turistas ansiosos por ver la abundante muestra de flores del desierto conocida como una súper floración, un fenómeno natural en el que las flores silvestres florecen a tasas más altas de lo normal después de un período de lluvias inusualmente intenso y temperaturas favorables, informó Los Angeles Times. Debido a su proximidad al Cañon Walker, una reserva ecológica que abarca 490 acres, Lake Elsinore ha destacado en varias listas de lugares que la gente debe visitar si desean ver una super floración.

Este año, los funcionarios de la ciudad parecían entusiasmados de recibir nuevamente a los visitantes, informó el Times.

"Esas colinas están cubiertas de millones de amapolas", le dijo al Times Kim Cousins, presidente de la Cámara de Comercio de Lake Elsinore Valley. "Está encendido, como dicen".

En una entrevista con Valley News, el alcalde de Lake Elsinore, Steve Manos, promocionó el fenómeno como una forma de mostrar la "belleza natural" de la ciudad.

Pero entonces, los visitantes comenzaron a aparecer, y siguieron viniendo.

"Esto es diferente a todo lo que hemos visto", escribió Manos en una publicación titulada "PROBLEMAS DE LA AMAPOLA" que compartió en Facebook el martes. El número de visitantes fue "sin precedentes", escribió, y agregó que los residentes deben "evitar el área a toda costa este fin de semana".

Los funcionarios elaboraron planes detallados para manejar la afluencia de personas, los cuales incluyeron el desarrollo de un sistema de autobuses de enlace, pero las publicaciones de Manos el sábado parecían reflejar una situación cada vez más grave.

"Estamos sobrepasados", escribió. "Uno de nuestros empleados fue golpeado y correteado por un conductor. Una serpiente de cascabel mordió a un visitante. Los residentes han estado gritando a las personas que dirigen el tráfico".

Las líneas de automóviles que se movían a paso de caracol habían convertido las carreteras principales en estacionamientos. Se pidió ayuda a las agencias estatales y del condado. Miembros del ayuntamiento se pararon en la calle con banderas controlando el tráfico. Dejados mayoritariamente sin supervisión, los ingobernables turistas pisotearon y arrancaron las bellas flores.

"Es una locura", escribió Manos, estimando que alrededor de 50.000 personas habían venido a Lake Elsinore el sábado, algunos de las cuales habían estado esperando en la fila desde las 5:30 am. A primera hora del lunes, había más de 105.000 publicaciones en Instagram con el hashtag #superbloom, algunas de los cuales fueron tomados en el cañón Walker.

En Facebook, la ciudad compartió actualizaciones igualmente desesperadas, implorando a los visitantes que reprogramaran sus viajes.

"La Ciudad ha gastado todos los recursos disponibles para dirigir el #SuperBloom", decía una publicación el sábado. "Hemos traído a todo el personal disponible, tantos controladores externos de tráfico como pudimos, más transporte y nuestra pequeña ciudad no puede sostener multitudes de esta magnitud".

Continuó: "Nos estamos quedando sin opciones".

Para el domingo, la situación no había mejorado.

"Nuestros empleados que han estado trabajando 7 días seguidos y 12 horas al día están sufriendo los peores comportamientos", escribió la ciudad en una publicación de Facebook.

Los videos compartidos por Manos el domingo mostraron filas de autos atrapados en el tráfico en la carretera, hasta donde la vista podía apreciar.

Mientras caminaba hacia el comienzo del sendero, pasando una multitud de personas, un baño portátil llamó su atención. Se colocó un letrero en el frente que decía: "Lleno, no lo use". Desafortunadamente, hubo problemas para que la gente viniera a cambiar el inodoro, dijo, había demasiado tráfico.

"Solo estamos tratando de lidiar con esto lo mejor que podemos", dijo Manos en un video. "Realmente tenemos a todos los miembros de nuestro personal ahí fuera", incluso el empleado que resultó herido por el automóvil.

"El tipo que fue atropellado por el auto se levantó, se fue cojeando y trabajó una jornada de 12 horas", dijo. "Este es el compromiso del personal de tu ciudad".

Aunque la ciudad anunció un #PoppyShutdown y cerró los campos a los visitantes, Manos advirtió a los residentes el domingo que la manía podría no haber terminado todavía. A finales de esta semana, el pronóstico del tiempo señala que va a llover, lo que solo significa una cosa: más flores.

"La lluvia va a ser como las vitaminas para estas amapolas", dijo en el video. "Supongo que el próximo fin de semana será casi tan malo como este. . . . Esto es una muestra de lo que podría venir ".