El FBI quiere que, para 2021, todos los departamentos utilicen el mismo patrón de recolección de datos sobre el crimen para elaborar informes más fiables (iStock)
El FBI quiere que, para 2021, todos los departamentos utilicen el mismo patrón de recolección de datos sobre el crimen para elaborar informes más fiables (iStock)

El número de asesinatos y otros crímenes violentos disminuyó levemente en Estados Unidos el año pasado, de acuerdo con las nuevas estadísticas delictivas publicadas recientemente por el FBI. Las cifras sugieren que el aumento de crímenes violentos en los últimos años puede estar llegando a su fin.

Las violaciones aumentaron un 3 por ciento en 2017, según los datos, mientras que los casos de homicidio y asesinato disminuyeron un 0.7 por ciento en comparación con el año anterior. Los casos de asalto agravado aumentaron un 1 por ciento, mientras que los crímenes violentos generales cayeron un 0.2 por ciento.

Las cifras sugieren que un aumento en el crimen violento a partir de 2015 puede haber comenzado a revertirse en 2017. En 2014, hubo 1.153.022 delitos violentos. En 2016 se registraron 1.250.162 delitos de ese tipo. El año pasado, esa cifra bajó a 1.247.321, según la oficina federal.

Las disminuciones anunciadas se producen después de que los aumentos en la violencia en 2015 y 2016 provocaran una alarma en todo el país. Incluso el fiscal general Jeff Sessions advirtió sobre "la creciente ola de crímenes violentos" en la nación.

"La delincuencia disminuyó en todo el país el año pasado, en consonancia con nuestros análisis anteriores de los datos de 2017 en las 30 ciudades más grandes del país", dijo en un comunicado Ames Grawert, abogado principal del Programa de Justicia del Centro Brennan en Nueva York. "Esas son las buenas noticias. La mala noticia es que, aunque la delincuencia está disminuyendo, el número de estadounidenses encarcelados sigue en niveles casi récord. Ahora es el momento de abordar el problema".

El Centro Brennan informó en un análisis a principios de este año que el crimen violento y el asesinato habían disminuido en las 30 ciudades más grandes de Estados Unidos, aunque algunas ciudades aún tenían tasas de homicidios que permanecían por encima de los niveles registrados en 2015.

El crimen violento y el asesinato se han desplomado desde los años ochenta y noventa, según muestran los datos federales. En 1991, la tasa de delitos violentos fue de 758.2 por cada 100.000 personas, mientras que la tasa de homicidios fue de 9.8 por cada 100.000 personas. El año pasado, la tasa de delitos violentos fue de 382.9 y la tasa de homicidios fue de 5.3, según los datos del FBI.

Sin embargo, a pesar de que el crimen violento ha disminuido en general, el tema aún afecta a algunas ciudades, al igual que la falta de arrestos en muchos casos de homicidios. Un análisis de The Washington Post de décadas de datos de las 50 ciudades más grandes encontró que muchos ahora tenían una tasa más baja de arrestos por homicidios que una década antes. La tasa general de arresto de homicidio en estas 50 ciudades fue del 49 por ciento, pero numerosos lugares ven asesinatos frecuentes donde se producen muchos menos arrestos.

Los datos del FBI publicados hace unos días encontraron que las armas de fuego representaban un factor común en los crímenes violentos, con pistolas utilizadas en más de 7 de cada 10 asesinatos en todo el país. Una vez más, el sur tenía índices más altos de crímenes violentos y homicidios que otras regiones del país. El FBI detectó 17.284 asesinatos el año pasado, un poco menos que los 17.413 reportados el año anterior.

En Chicago, una ciudad frecuentemente señalada por sus niveles de violencia con armas de fuego, la policía dice que el número de víctimas de disparos y asesinatos han disminuido este año. Pero el nivel de violencia aún continúa en algunas ciudades importantes, con homicidios en Washington y Filadelfia, de acuerdo a los informes policiales.

Según los datos del FBI, menos de la mitad de los crímenes violentos -45.6 por ciento- fueron "resueltos" ("cleared" en inglés) en 2017, lo que significa que involucraron casos en los que alguien fue arrestado y acusado o el caso fue cerrado de otra manera, incluida la muerte del atacante.

Los datos del crimen del FBI se basan en información proporcionada por miles de departamentos de policía estatales y locales, y los funcionarios han estado trabajando desde 2016 para mejorar los tipos de datos recopilados.

"Con datos más ricos podemos identificar con mayor facilidad los patrones y las tendencias delictivas, comprender cómo y por qué ocurren ciertos crímenes, y encontrar la mejor manera de prevenirlos", apunto Christopher Wray, director del FBI, a través de un comunicado.

Cada año, más departamentos de policía adoptan el sistema más detallado de denuncia de crímenes. El FBI dice que los nuevos estándares deberían ser a nivel nacional para 2021.