El CEO de Apple, Tim Cook, presenta el nuevo Apple Watch (Reuters)
El CEO de Apple, Tim Cook, presenta el nuevo Apple Watch (Reuters)

El reloj más nuevo de Apple ahora puede señalar problemas potenciales con el corazón, una característica que ha sido aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) y que Apple está señalando como un importante logro. Pero algunos médicos dijeron que incluir herramientas de monitoreo del corazón en un producto de consumo tan popular podría provocar ansiedad y visitas médicas innecesarias.

La compañía promocionó su función de monitoreo del corazón como prueba de que el reloj puede ayudar a las personas a controlar su salud de forma proactiva. "Apple Watch se ha convertido en el guardián inteligente de la salud", manifestó Jeff Williams, director de operaciones de Apple, que supervisa el desarrollo de ese producto.

En el escenario, el director de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA por sus siglas en inglés), Ivor Benjamin, señaló que productos como Apple Watch ofrecen "conocimientos de salud más profundos" que pueden promover vidas más largas y saludables. La tecnología utilizada para detectar posibles problemas cardíacos es más compleja (y más cercana a lo que los médicos usan en las pruebas de diagnóstico) que los dispositivos de monitoreo de frecuencia cardíaca utilizados ahora por Apple, Fitbit y otros fabricantes de dispositivos portátiles.

La FDA ha eliminado el dispositivo de Apple como un dispositivo médico de Clase II, lo que significa que está destinado a diagnosticar o tratar una condición médica y presenta un riesgo mínimo de uso (otros dispositivos de Clase II incluyen algunas sillas de ruedas eléctricas y kits de embarazo, según el sitio web de la FDA). En su carta a Apple aclarando la característica, la FDA mencionó como un factor de riesgo la posibilidad de detectar un problema erróneamente, lo que provocaría un tratamiento innecesario.

Jeff Williams, jefe de operaciones de Apple, habló de la funcionalidad de monitoreo del corazón con el nuevo Apple Watch (Reuters)
Jeff Williams, jefe de operaciones de Apple, habló de la funcionalidad de monitoreo del corazón con el nuevo Apple Watch (Reuters)

Los médicos dicen que el reloj podría ser bueno para los pacientes que tienen ritmos cardíacos irregulares, pero pueden que no se den cuenta. Algunas personas que tienen fibrilación auricular, la afección por la que se está realizando el cribado, no siempre tienen síntomas notables. En una situación ideal, alguien que no sabe que tiene un problema podría recibir una advertencia de su reloj y llevar esa información a su médico.

Pero también existe la preocupación de que el uso generalizado de electrocardiogramas podría suponer una carga para un sistema de atención de la salud ya gravado. Los ritmos cardíacos varían de forma natural, lo que significa que es probable que Apple Watch o cualquier monitor cardíaco señalen un problema cuando no lo hay, y envíen a alguien corriendo al médico sin ningún motivo.

"La gente tiene miedo, su corazón los asusta. Eso lleva a una mayor interacción con el sistema de salud", indicó John Mandrola, un cardiólogo que trabaja en el hospital Baptist Health de Louisville.

Una visita adicional a su médico puede no sonar como algo malo, pero Mandrola explicó que eso podría conducir a otra ronda de pruebas o incluso a un tratamiento innecesario si hay otros signos que pueden malinterpretarse.

Y los médicos podrían terminar enfrentándose a una multitud de ansiosos pacientes (y usuarios de Apple Watch) que han recibido señales falsas. Anteriormente, los médicos ya han tenido que lidiar con eso ya que los rastreadores de actividad física que monitorean las frecuencias cardíacas se han vuelto muy populares.

"Tuve que decir a los pacientes: sácate el Fitbit y no mires los datos", señaló Gregory Marcus, cardiólogo y director de investigación clínica en cardiología de la Universidad de California en San Francisco. Pero reconoce que podría haber resultados médicos y financieros positivos de una visita al médico desencadenada por un reloj, especialmente si el electrocardiograma es lo suficientemente preciso como para permitir un diagnóstico sin la necesidad de otras pruebas.

"Es demasiado pronto para decir, desde una perspectiva de salud pública, si los costos superarán los beneficios", apuntó Marcus. Hay muchos otros factores, como la salud general o la edad de una persona, en el tratamiento de un latido cardíaco irregular. Esos deben ser evaluados por un médico para encontrar el enfoque correcto para cada paciente.

Lo que podría ayudar a calmar la ansiedad, afirmó, sería una educación más general sobre afecciones como la fibrilación auricular. "En general, los médicos hablan de estas cosas entre ellos. Tal vez, este movimiento en el ámbito del consumidor también signifique educar al público sobre estos temas".

Marcus, cuyo estudio titulado Health eHeart está evaluando cómo la tecnología puede ayudar a los pacientes, y Mandrola dicen que son optimistas sobre cómo los datos recopilados de Apple Watch pueden ayudar a los investigadores. Pero para aquellos que usan el reloj y se asustan con una alerta, la preocupación de que las advertencias causen ansiedad innecesaria es real.

"Veo pacientes, veo gente normal entrar y la mayoría de la gente está asustada", comentó Mandrola. "Podría haber un tsunami de gente entrando".