La investigación examinará por qué la red social no informó a los usuarios ni a los inversionistas que se había accedido indebidamente a información personal de usuarios
La investigación examinará por qué la red social no informó a los usuarios ni a los inversionistas que se había accedido indebidamente a información personal de usuarios

Una investigación federal sobre el intercambio de datos entre Facebook y la consultora política Cambridge Analytica se ha ampliado para poder centrarse en las acciones y declaraciones del gigante tecnológico.

Representantes del FBI, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) se unieron al Departamento de Justicia para ampliar la investigación sobre las dos compañías y el intercambio de información personal de 71 millones de estadounidenses, según afirmaron cinco personas que hablaron con la condición de permanecer bajo anonimato.

Facebook descubrió en 2015 que Cambridge Analytica, que todavía no estaba trabajando para la campaña de Trump y otros candidatos republicanos, había obtenido datos de Facebook para crear perfiles de votantes. Sin embargo, la empresa californiana no reveló esa información al público hasta marzo, en vísperas de la publicación de noticias sobre el tema.

Mark Zuckerberg (Reuters)
Mark Zuckerberg (Reuters)

El cuestionamiento de los investigadores federales se centra en lo que Facebook sabía hace tres años y las razones por las que la compañía no lo reveló en ese momento, tanto a sus usuarios como a sus inversores. El testimonio que han dado algunos ejecutivos de la empresa, entre ellos el presidente Mark Zuckerberg, en el Capitol Hill también está siendo analizado como parte de la investigación, de acuerdo con personas familiarizadas con el caso federal.

Facebook confirmó que había recibido preguntas de las agencias federales y dijo que estaba compartiendo información y cooperando. "Estamos cooperando con funcionarios en los Estados Unidos, el Reino Unido y de otros lugares", comentó el portavoz de Facebook, Matt Steinfeld. "Hemos proporcionado testimonios públicos, respondido preguntas y prometido continuar con nuestra asistencia a medida que su trabajo continúa".

El Departamento de Justicia y otras agencias federales declinaron hacer comentarios. La FTC, en marzo, reveló que estaba investigando a Facebook por posibles violaciones de privacidad.

La SEC ha descrito la investigación como "el problema de Facebook", según han confirmado algunas fuentes que han visto documentos relacionados con el caso.

Cambridge Analytica cerró sus operaciones tras el escándalo, y la petición de comentarios fue enviada a su oficina de prensa.

The New York Times había informado anteriormente que el Departamento de Justicia estaba investigando Cambridge Analytica. Pero el alcance de la investigación federal sobre las acciones y declaraciones de Facebook como tal no se había dado a conocer antes.

Mark Zuckerberg debió testificar ante el Congreso de los EEUU por el escándalo de las filtraciones (Reuters)
Mark Zuckerberg debió testificar ante el Congreso de los EEUU por el escándalo de las filtraciones (Reuters)

"El hecho de que el Departamento de Justicia, el FBI, la SEC y la FTC se sienten juntos plantea serias preocupaciones", señaló David Vladeck, ex director de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC y ahora profesor de Derecho de Georgetown. Dijo que no tenía conocimiento directo de la investigación, pero admitió que la combinación de las agencias involucradas "plantea todo tipo de señales".

La investigación federal en expansión crea un nuevo riesgo para Facebook al tiempo que la empresa lucha por salir de estos dos años de escándalos, comenzando con el papel que jugó su plataforma en la difusión de fake fews (noticias falsas) por parte de robots rusos durante la campaña presidencial de 2016.

Las controversias de Facebook comenzaron a enfriarse este año antes de que estallara la noticia sobre Cambridge Analytica. En 2015, el investigador de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan, en colaboración con Cambridge Analytica, utilizó una aplicación de prueba para recopilar datos sobre los encuestados y sus amigos. La función de recopilación de datos de Facebook, llamada API, era una técnica común en ese momento para reunir enormes cantidades de datos para análisis, incluidos nombres, lugares de origen, historial laboral, afiliaciones religiosas y preferencias personales.

Facebook ha retratado esa recopilación de datos como un uso inadecuado, porque no se utilizó con fines académicos. Pero Cambridge Analytica y Kogan han dicho que no hicieron nada malo y que muchos otros usaron la misma característica. Kogan ha mantenido que obtuvo permiso para compartir los datos cuando cambió los términos de servicio de la aplicación, de un contrato estrictamente académico a un contrato que permite un uso comercial más amplio. También dijo que notificó a Facebook sobre el cambio en sus términos de servicio.

(Reuters/Dado Ruvic)
(Reuters/Dado Ruvic)

En ese momento, cuando conoció los datos que Cambridge Analytica había obtenido, Facebook investigó tanto a la firma de análisis como a Kogan. Facebook señaló que ordenó eliminar los datos y les hizo prometer que no lo volverían a hacer.

La empresa de Silicon Valley no ha dicho si los datos fueron utilizados por el cliente de Cambridge Analytica, es decir, por la campaña de Trump. Cambridge Analytica aseguró que borró los datos a petición de Facebook.

Entre 2014 y 2015, el gigante tecnológico dejó de dar permiso a los desarrolladores de aplicaciones para obtener información sobre los amigos de Facebook de una persona. Sin decirlo, continuó compartiendo algunos datos con un grupo selecto de desarrolladores de aplicaciones y con fabricantes de dispositivos y software, entre ellos, Apple, Amazon, Samsung y Hawei.

Desde que estallara el escándalo de Cambridge Analytica en marzo, Facebook ha auditado miles de aplicaciones que tuvieron acceso a datos durante el período más flexible anterior a 2015. La compañía suspendió 200 aplicaciones y restringió aún más el acceso a datos para todos los desarrolladores que usan Facebook e Instagram.

En marzo, las acciones de la compañía cayeron más del 13 por ciento en la semana posterior a las revelaciones. Los reguladores financieros están prestando mucha atención a los movimientos repentinos en el precio de las acciones de una empresa.

Muchos detalles sobre la investigación federal siguen siendo desconocidos. Tampoco se sabe si los investigadores están considerando cargos criminales o sanciones civiles para las compañías involucradas.

Pero los investigadores parecen particularmente centrados en qué datos permitió Facebook recopilar desde su plataforma y bajo qué condiciones.

La investigación de la FTC, que supervisa la privacidad del consumidor, se refiere a si Facebook violó un decreto de consentimiento de 2011 con respecto a sus prácticas de privacidad. Una multa de la FTC podría llegar a los miles de millones de dólares.