La peligrosa nostalgia por la dictadura que reina en un sector de la sociedad brasileña

Por Marina Lopes

Leandro Lima, de 27 años, canta el himno nacional de Brasil en un acto de apoyo a Bolsonaro (The Washington Post / Marina Lopes)
Leandro Lima, de 27 años, canta el himno nacional de Brasil en un acto de apoyo a Bolsonaro (The Washington Post / Marina Lopes)

Sao Paulo, Brasil – La dictadura militar que gobernó Brasil hace cuatro décadas mantuvo la ley y el orden a través de la brutalidad sistemática. Cerca de 500 personas fueron asesinadas o simplemente desaparecieron. Pero en una manifestación política realizada en las afueras de Sao Paulo, el ambiente estaba lleno de nostalgia de esa era de terror.

Varios cientos de personas con camuflaje del ejército y camisetas de la policía gritaban su admiración por los soldados que llevaron a cabo los secuestros y asesinatos autorizados por el régimen.

"¡Gracias a ti, Brasil no se convirtió en Cuba!", cantaban al tiempo que decían "Primero, Brasil, Dios sobre todo".

Los generales de la época de la dictadura también fueron acusados de aplicar descargas eléctricas, palizas y hacer torturas psicológicas. Todo ello, en su esfuerzo de dos décadas para cimentar el poder y evitar el comunismo. Pero, a medida que una ola de crímenes arrastra algunas de las ciudades más grandes del país y un escándalo de corrupción envuelve a su élite política, algunos brasileños lo ven como los últimos campeones del orden público.

"Durante la dictadura, había seguridad. Eso no existe hoy en día", remarca Marcelo Freitas, un ex oficial del ejército de 42 años de edad en la manifestación, que dijo que recibió un disparo en el ojo hace 10 años durante un atraco. "Si queremos limpiar el país, necesitamos el ejército", apostilla.

De media, siete personas mueren violentamente cada hora en Brasil, según cifras del gobierno. En 2016, el país registró una tasa récord de 29.9 homicidios por cada 100,000 personas, casi seis veces más que en Estados Unidos.

Freitas, que llevaba un parche de cuero sobre su ojo ciego y una camiseta de camuflaje, dijo que sueña con calles más seguras para su hijo de 5 años y que apoyaría el regreso de un régimen militar.

Él no está solo. La nostalgia por la dictadura está creciendo. Se estima que el 43 por ciento de la población apoya un renacimiento temporal del control militar, según una encuesta de 2017, frente al 35 por ciento en 2016. La cifra es especialmente alta entre los jóvenes, muchos de los cuales dicen que están desilusionados con la democracia y con el escándalo de Brasil con la presencia de políticos contaminados.

Brasil no es el único país donde la democracia está perdiendo su resplandor. En Estados Unidos, solo el 30 por ciento de las personas nacidas en la década de los ochenta dicen que creen que es "esencial" vivir en democracia, en comparación con el 72 por ciento de las personas nacidas antes de la Segunda Guerra Mundial, según un estudio publicado en el Journal of Democracy en 2016.

El miedo a la violencia, ya sea terrorismo o delincuencia callejera, ha impulsado el apoyo a los partidos autoritarios y ha reforzado a los líderes populistas con duras plataformas antiinmigrantes contra el crimen en todo el mundo, desde el presidente Rodrigo Duterte en Filipinas hasta el canciller Sebastian Kurz en Austria.

Pero el coqueteo con el autoritarismo puede ser especialmente nefasto en Brasil, donde las tambaleantes instituciones democráticas aún se están recuperando de la dictadura que mantuvo el país bajo control desde 1964 hasta 1985.

El mes pasado, el presidente Michel Temer ordenó a los militares que se hicieran cargo de la seguridad en Rio de Janeiro después de que un aumento en el crimen agrió las celebraciones del Carnaval. La medida fue ampliamente denunciada como un precedente peligroso, aunque también fue vista como una respuesta inteligente a la creciente base de votantes que piden la ley y el orden.

"Este sentimiento está en el aire y está siendo explotado. La intervención en Rio es un intento del presidente de explorar ese sentimiento: la nostalgia, la sensación de que el ejército es un cuerpo antipolítico, duro y externo", señala Pablo Ortellado, profesor de política pública en la Universidad de Sao Paulo. "Dependiendo de cómo sea la intervención, si logra incluso reducir el crimen, podría generar una ola peligrosa de militarismo", agrega al respecto.

Para muchos de los millennials brasileños, la desilusión con la democracia ha resultado en un rechazo de los grupos izquierdistas que gobernaron América Latina durante las últimas dos décadas, según cuenta Renato Sérgio de Lima, presidente del Foro Brasileño de Seguridad Pública.

"La izquierda es la única referencia que tienen los millennials para el poder político, porque ha gobernado la mayor parte de su vida políticamente consciente. Ese gobierno está siendo destruido por la corrupción, entonces, ¿cuál es la alternativa?", señaló Lima.

Cuatro años después de una investigación de corrupción que hallegado a los niveles más altos del gobierno, la democracia brasileña enfrenta su peor crisis de legitimidad desde la dictadura. El escándalo ha empañado a más de 100 de los principales políticos del país, incluido el actual presidente y los dos anteriores, y dejó pocos candidatos viables para las elecciones presidenciales, que se celebran en seis meses.

Jair Bolsonaro, un senador franco de un partido marginal, se ha convertido en uno de los únicos contendientes aspirantes con carisma y un historial limpio. Un ex soldado se hizo famoso por desafiar a sus rivales y a los medios de comunicación a que encontraran pruebas de haber estado involucrado en casos de corrupción.

Bolsonaro ha combinado su historial intachable con una plataforma dura contra el crimen, además de hacer declaraciones públicas de admiración por la era de la dictadura. Él no está pidiendo un retorno a la dictadura militar, pero lo ha hecho en el pasado y habla sobre sus valores de ley y orden. En 2016, elogió al fallecido coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, un torturador condenado, mientras emitía su voto para acusar a la entonces presidenta Dilma Rousseff, que fue encarcelada y torturada durante la dictadura.

Según las últimas encuestas, tiene el respaldo del 18 por ciento de los votantes potenciales, detrás del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que tiene un 37 por ciento pero se le puede prohibir la carrera presidencial debido a una condena por corrupción.

Desde entonces, Bolsonaro ha sido noticia en otras declaraciones descaradas, como llamar a un compañero senador que no es digno de ser violado y decir que no puede amar a un hijo gay.

Las similitudes con el estilo del presiente de Estados Unidos no se pierden en Bolsonaro, un autoproclamado seguidor de Trump, o sus fanáticos.

"Lucharon contra medios corruptos en Estados Unidos y eligieron a Trump. ¡Aquí podemos hacer lo mismo!", gritaba Douglas Garcia, un estudiante de relaciones internacionales de 24 años. La multitud aplaudía.

En febrero, Garcia ideó un desfile de Carnaval en honor a Sergio Fleury, un oficial de policía acusado de torturar y asesinar a prisioneros durante la época de la dictadura. Más de 1,600 personas respondieron con interés en Facebook antes de que un juez local cerrara el evento.

Para Garcia, el desfile no representó un llamado a una nueva dictadura militar sino una celebración de estándares de comportamiento que se han perdido. "Reconozco que bajo el régimen militar había menos impunidad, más seguridad", apostilló.

Algunos partidarios de Bolsonaro citan esa misma distinción, diciendo que ven en él una oportunidad de elegir a un líder de estilo militar sin una intervención militar real.

"Estos niños escuchan a sus padres hablar sobre la dictadura y afirman apoyarla, pero no saben lo que están diciendo", afirma Maria Aparecida Carvalho, de 67 años, que recuerda bien la época. "Ya hemos pasado por eso. No lo extraño", añade.

El ingeniero mecánico retirado se despertó a las 5 de la mañana para ir a ver a Bolsonaro a la manifestación que convocó recientemente.

"Él apoya los valores tradicionales de Brasil. Los valores judeocristianos de nuestra gente", exclama.