(iStock)
(iStock)

Sue Rosenstock, que perdió a un hijo de 16 años a causa del suicidio, se ha convertido en una ferviente defensora de la prevención de este tipo de acciones. Les dice a los adolescentes de Maryland y de otros estados que pueden buscar ayudar por mensaje de texto, a través del número 741741 (Disponible únicamente en territorio estadounidense).

Rosenstock también habla mucho acerca de las señales de advertencia del sufrimiento emocional: cambio de personalidad, nerviosismo, abstinencia, falta de cuidado personal y desesperanza. También facilita el número nacional de prevención del suicidio: 800-273-8255 (TALK).

"Queremos aumentar las acciones de búsqueda de ayuda", señala Rosenstock, que fundó la organización sin ánimo de lucro junto a los amigos de su hijo, tras su muerte en 2013. Uno de los objetivos, subraya, es ayudar a los adolescentes a "aprender señales de advertencia y cómo cuidarse mútuamente, no siendo psicólogos sino amigos".

(Archivo)
(Archivo)

Jill Harkavy-Friedman, vicepresidenta de investigación de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio, remarca que la discusión constructiva sobre cómo lidiar con la pérdida, encontrar recursos, apoyar a los otros y seguir adelante es importante.

"Una cosa que es importante saber es que no vas a hacer que alguien se suicide por hablar de ello" y aclara que algunas personas creen erróneamente que la conversación sobre este tema pone la base para que uno se plantee la idea del suicidio.

Los expertos dicen que las razones del suicidio son complejas, a menudo con vulnerabilidades internas y desencadenantes externos.

(iStock)
(iStock)

El sitio web de la fundación incluye un video sobre cómo preguntar a los niños sobre el suicidio, así como información para la escuelas.

En el condado de Montgomery, en Maryland, donde recientemente dos estudiantes se quitaron la vida, el proyecto de prevención de suicidio Sources of Strenght ha estado activo en las escuelas. Los líderes escolares y del condado de Montgomery también han comenzado una campaña llamada BtheOne, centrada en la prevención del suicidio y el abuso de sustancias.