Radhames Rodríguez está utilizando un envoltorio y un envase especial de tabaco para distribuir sus nuevos 50,000 cigarrillos premium, el Pulita, en República Dominicana. Los amantes del tabaco de Estados Unidos deberían de acabar con sus esperanzas de probarlo porque este producto de edición limitada no estará a la venta en ningún lugar cerca de ellos.

Denominado así por el abuelo de Rodríguez, que inició el negocio hace sesenta años, el Pulita solo se comercializará en Europa. Eso es porque Rodríguez no puede enfrentarse al dolor de cabeza y el costo de cumplir con las nuevas regulaciones de tabaco de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

"Cuesta mucho y conlleva mucho tiempo. Vamos a enfocarnos en los mercados alemanes e italianos", subrayó el directivo que ocupa el cargo de vicepresidente de Tabacalera El Artista.

Desde agosto del año pasado, cada vez que esta compañía u otros fabricantes de cigarros introducen un nuevo producto, deben obtener la aprobación de las autoridades estadounidenses a costa de decenas de miles de dólares. ¿El resultado? Este año, las ventas se redujeron un tercio en la fábrica de El Artista, en Valle del Cibao, uno de los fabricantes de cigarros premium y de edición limitada más grande del mundo.

En todo el país caribeño, los productores están lidiando con las regulaciones de la FDA. Algunos están cortando temporalmente la producción con la esperanza de que el gobierno del presidente Donald Trump rescinda las regulaciones. Otros están rechazando a los Estados Unidos por completo, prefiriendo vender sus nuevos productos especiales en Europa y Asia, donde China está a punto de superar a Estados Unidos como el mayor consumidor mundial de puros.

Rodríguez dijo que tendría que pagar por la aprobación de cada uno de los cinco tamaños de Pulita que había planeado producir.

"Así que decidimos vender fuera del mercado de Estados Unidos", manifestó él.

Por lo general, más de un millar de ediciones especiales o de nuevos lanzamientos se introducen cada año, aunque solo representan una fracción de los 315 millones de cigarros premium que se producen anualmente. A menudo son buscados por los aficionados por su sabor único y su valor conmemorativo.

"Las regulaciones de la FDA están creando una situación en la que estos nuevos y excitantes cigarros no estarán disponibles en Estados Unidos", remarcó Hendrik Kelner, presidente de la Asociación de Fabricantes de Cigarrillos Dominicanos y vicepresidente de Tabadom Holding Inc., que produce la marca de cigarros Davidoff. Los reguladores están creando una nueva "fruta prohibida" para los fumadores estadounidenses similares a los cigarros cubanos.

(Reuters)
(Reuters)

La FDA incluyó cigarros premium cuando decidió revisar las regulaciones de los productos de tabaco, incluyendo las hookah y los cigarros electrónicos, por motivos de salud. A finales de julio, la agencia señaló que revisaría los datos científicos y los patrones de consumo relacionados con esta gama de tabaco.

Sin embargo, el número de cigarros introducidos en la feria comercial International Premium Cigar & Pipe Retailers de Las Vegas bajó un 30 por ciento comparado con el año pasado, según la publicación de cigarros Halfwheel, el término utilizado para un paquete de cigarros.

Se prevé que las ventas en Estados Unidos, que alcanzarán los USD 7,900 millones este año, crecerán menos de un dos por ciento al año hasta 2021, frente al crecimiento de dos dígitos que la industria había visto en años anteriores, según un informe de Euromonitor International. Mientras tanto, se espera que el mercado chino crezca de USD 7,900 millones de dólares este año a USD 11,000 millones en 2021.

(Reuters)
(Reuters)

"El futuro de la industria premium de cigarros en Estados Unidos es incierto. Así que vamos a seguir trabajando duro en otros mercados, donde no tenemos una amenaza tan grave", puntualizó Rodríguez.