Piratas cibernéticos amenazan la forma en la que Hollywood desarrolla sus negocios

Por Gerry Smith

(AP Photo/Matt Rourke)
(AP Photo/Matt Rourke)

Sony. Netflix. Y ahora HBO.

Mientras que en 2014 la piratería impulsó a Sony Pictures a que se tomara la seguridad informática mucho más en serio, algunos incidentes que se han producido recientemente han expuesto las debilidades que aún existen en la "cadena alimentaria" de Hollywood.

Hace poco, HBO investigó un ciberataque en sus propios sistemas, cuando un episodio de Game of Thrones inédito apareció en línea tras una violación relacionada con un suscriptor de televisión de pago en la India. En abril, cuando 10 episodios de Orange is the New Black (Netflix) se filtraron, la compañía investigó el incidente y rastreó los pasos hasta llegar a un contratista.

El cibercrimen es un problema creciente en muchas industrias, pero Hollywood es especialmente vulnerable debido a la larga cadena de personas que trabajan en un programa o en la posproducción de una película, tal y como apuntan los expertos. Los estudios confían en un ejército de freelancers para todo, desde los efectos especiales hasta la música, y así es como se logra confeccionar una vasta red de objetivos para los hackers. Contratar empleados a tiempo completo es una opción, pero sería costoso y podría limitar la capacidad que tienen los estudios para trabajar.

"Hollywood tendrá que reconocer que esto seguirá creciendo y que es un problema", afirma Mike Orosz, que estudia el riesgo cibernético como director de investigación en el Instituto de Ciencias de la Información de la Universidad del Sur de la California.

HBO ahora requiere que sus empleados deban autenticarse en dos pasos y creen contraseñas seguras para sus equipos. También se someten a cursos de formación en esos campos. Sin embargo, la compañía trabaja con muchos freelancers en el área de posproducción que manejan información confidencial sobre cuentas personales de correo electrónico y dispositivos personales. Esa situación puede provocar problemas de seguridad, tal y como advierte un ex empleado que pidió no ser identificado.

"Una vez que el contenido está fuera de sus manos, realmente es así, está fuera. La seguridad del proveedor de un tercero es en lo que confías", remarca Orosz.

(Archivo)
(Archivo)

HBO sigue investigando cómo los hackers entraron en su sistema informático. Los piratas robaron episodios de Curb Your Enthusiasm de Larry David, y también Ballers, de acuerdo a las declaraciones de una persona familiarizada con el asunto en ese momento. Los atacantes también robaron los correos electrónicos de un ejecutivo y un resumen de un episodio aún no publicado de Game of Thrones, según un informe de Variety.

Los hackers, sin embargo, parece que no llegaron a violar todo el sistema de correos electrónicos de la empresa, tal y como señaló el presidente ejecutivo Richard Plepler. La red, propiedad de Time Warner, declinó hacer cualquier tipo de comentario al respecto.

Para Hollywood, los piratas informáticos están amenazando tanto su reputación como a sus empresas. Una película robada que aparece en línea antes de estrenarse en las salas de cine pierde, de media, el 19 por ciento de sus ingresos en taquilla en comparación con las películas que son pirateadas después de su lanzamiento, según un estudio realizado por profesores de la Universidad de Maryland y la Universidad Carnegie Mellon. En ese marco, es posible que las personas que no estén dispuestas a suscribirse a Netflix o HBO quieran y puedan ver sus programas y películas favoritos a través de internet y de forma gratuita.

(Istock)
(Istock)

La ola de ataques está forzando a los ejecutivos de medios de comunicación a hacer frente a una pregunta un tanto complicada: ¿Deberían pagar rescates a los hackers para recuperar su contenido? Hace pocas semanas, un hacker subió un video exigiendo que HBO pagara para evitar más revelaciones de ese tipo.

El FBI afirma que esa decisión siempre es una mala idea.

"Creemos que perpetúa el crimen en general", dijo la portavoz del FBI Laura Eimiller.

Tampoco hay garantía de que pagar el rescate siempre funcione. En abril, Netflix se negó a pagar a un hacker que robó episodios inéditos de Orange is the New Black. Larson Studios, que trabajó con Netflix, declaró a Variety que pagó por el rescate, unos USD 50,000 en bitcoins. El pirata, que se hacía llamar TheDarkOverlord, publicó, de todas formas, los episodios robados en línea.

Otra situación similar se dio a principios de este año, cuando unos piratas informáticos amenazaron con filtrar una copia robada de Piratas del Caribe si Disney no pagaba un rescate. La compañía se negó en rotundo y el presidente ejecutivo Bob Iger aseguró, días más tarde, que creía que todo se trataba de una broma.

Con millones de dólares en juego, algunas compañías acaban decidiendo que pagar es la mejor opción. Es la opinión de Gary Davis, el principal experto en seguridad del consumidor de la firma McAfee Inc.

"Si tuvieran acceso a algo como Game of Thrones y les pudiera pagar un par de millones de dólares para recuperarlo, probablemente sería la mejor opción", sostiene.

(Netflix/Getty)
(Netflix/Getty)

El ataque de Sony, que avergonzó a los ejecutivos de los estudios después de que se hicieran públicos los correos electrónicos, fue vinculado a Corea del Norte. Según una investigación del FBI, ese país estaría tomando represalias por The Interview, una película sobre un complot ficticio para asesinar al líder Kim Jong Un. Algunos estudios han preferido eliminar al presidente ruso, Vladimir Putin, como personaje de las películas ya que están preocupados por si sus producciones sufren un destino similar.

Sony ha aprendido de ese ataque. Michael Lynton, ex director ejecutivo de Sony Entertainment, comenzó a transferir correos electrónicos de su computadora cada diez días.

"Para mí esa es la solución", remarcó Lynton en un evento organizado por Lerer Hippeau Venturas. "Ponlo en un cajón y ciérralo", puntualizó.

TE PUEDE INTERESAR