Con el lanzamiento de 'A Star is Born' con Bradley Cooper y Lady Gaga, decidimos preguntarles a unos astrónomos cómo se forman las estrellas reales en el cosmos.

Vagos spoilers a continuación.

Estados Unidos – No había visto el trailer antes de ver A Star Is Born en el cine. Todo lo que sabía de la película era que la protagonizaban Lady Gaga y Bradley Cooper y que vagamente tenía un estilo country. Asumí que las dos estrellas se enamorarían y que sería un lindo drama romántico. Solo la primera parte fue cierta. Salí del cine con los ojos rojos e hinchados, molesta porque no estaba preparada para lo trágica que resultó ser.

Si buscas algo que te recuerde que el amor, sin importar lo apasionado que sea, es difícil y complicado, A Star Is Born es para ti. Definitivamente te hará llorar. Si, por el contrario, después de un ciclo de noticias infernal te interesa más un poco de escapismo, ¿me permitirías sugerirte que mejor dediques tu tiempo a aprender cómo nace, literalmente, una estrella real?

"Las estrellas están formadas de gas y polvo", le dijo a Broadly la Dra. en Astronomía Carol Christian. Este gas y polvo, con la ayuda de la gravedad, comienzan a comprimirse hasta que la temperatura en el centro es extremadamente caliente, alrededor de 10 millones de grados Kelvin. Es en este punto cuando la materia finalmente se colapsa sobre sí misma y pasa por una reacción nuclear llamada fusión, que el material que se ha colapsado hacia adentro comienza a parecerse a una estrella brillante.

El gas y el polvo son, en el mejor de los casos, decepcionantes y, en el peor, desagradables. En A Star Is Born, se supone que debemos pensar lo mismo de la apariencia de Lady Gaga (a pesar de que sea convencionalmente hermosa). Pero al igual que el personaje de Gaga, Ally, con algo de tiempo y trabajo duro, el gas y el polvo eventualmente se convierten en algo brillante y sorprendente, una estrella.

Le pregunté a la doctora Christian si le parece que las estrellas ofrecen alguna metáfora sobre la experiencia humana. "En cuanto a las estrellas y los humanos, […] ambos tienen un ciclo de vida: nacimiento, crecimiento, edad madura, muerte". Ella advierte: "Hay que tener cuidado con las analogías. No todo (en mi opinión) puede ser personificado. Creo que la física es gloriosa por sí misma".

Pero después de que el director asociado del Instituto de Ciencia Espacial, Ralph Shuping, me dijera que "las estrellas casi nunca nacen en aislamiento", la conexión entre las estrellas reales y nuestras estrellas cantantes parece inevitable. Ally no se habría convertido en la sensación que fue de no ser por Jackson, y está claro que Jackson, de no haber sido por Ally, se habría consumido mucho antes de lo que lo hizo.

Una estrella arderá, como el amor de Ally y Jackson, hasta que se quede sin gas de hidrógeno. Las estrellas también son mortales, y su vida puede durar desde unos pocos millones hasta unos miles de millones de años. Mientras que la historia de amor de nuestro sexy vaquero y nuestra nueva estrella del pop sólo dura dos horas y luego cambia, las estrellas que brillan y arden durante toda mi vida y la tuya son una fuente de refugio más confiable. Las admiramos, sabiendo que siempre están ahí, recordándonos lo pequeños que somos, y que si el polvo puede brillar a un mínimo de 4,2 años luz de distancia, nosotros también podemos hacerlo.

Publicado originalmente en VICE.com