Y no, llevar una camiseta de Han Solo no te hace ser un uno de ellos.

El uso del término friki está completamente desfasado. La gente espeta este adjetivo sin ningún tipo de criterio, ya sea hacia otras personas o hacia ellos mismos. "Mira ese tipo qué friki, con esos pantalones rosas y esas gafas en forma de palmeras". "Soy un friki, me he pasado la tarde mirando memes de la rana Gustavo en internet". Los medios han ayudado mucho a generar esta confusión semántica: ¿era Carlos Jesús un friki? ¿Son los frikis unos aficionados al rol y unos asesinos? Ya me entendéis. Para intentar poner un poco de orden en todo esto hemos hablado con Cristina Martínez García —profesora universitaria de sociología en ESCUNI y autora de la tesis "La búsqueda de nuevos valores, referentes y modelos en un mundo líquido: el refugio de la cultura friki en España"—, que acaba de publicar el libro "Dentro del Laberinto friki", un ensayo que pretende explicar la realidad del fandom en nuestro país, desterrando los estereotipos que lo rodean. Cristina nos iluminó sobre cuáles son los límites de lo friki, quién lo es es y quien no lo es.

VICE: Antes de nada, déjame preguntarte algo que me pone muy nervioso. ¿Cómo se escribe "friki"? ¿"Friki", "friqui", "freak", "freaky", "freakie"?
Cristina Martínez: En mi opinión, friki es la palabra más correcta, aunque también puedes decir friqui, con Q. La palabra freak o freakie se utiliza para definir a gente rara y estrambótica, mientras que friki o friqui se usa para hablar de los miembros de una subcultura, unidos por su amor a la literatura, el cine, los cómics, la ciencia ficción, la fantasía.

Además de frikis, este colectivo ha tenido muchos nombres en España, como "fan", "fan fatal" o hasta "raritos", pero a partir de 2006 la palabra friki se estandariza porque es la que deciden utilizar los organizadores del Día del Orgullo Friki. Al poco tiempo, esta palabra incluso se asienta en Latinoamérica. En el mundo anglosajón hablaríamos de geeks o nerds.

¿Podrías definirme el concepto de friki? (Supongo que estaremos de acuerdo en que no es lo mismo un apasionado del Warhammer, Vampiro: La Mascarada o Magic: The Gathering que un "friki" de esos que entrevistaba Cárdenas ).
¡Para nada! Los de Cárdenas son en todo caso freaks, aunque yo más bien los definiría como pobres incautos que Cárdenas utiliza para lucirse él mismo y ganar notoriedad. Bromas aparte, mi definición de friki es: aquella persona que presenta un interés profundo y un conocimiento extenso por uno o varios temas minoritarios o subculturales y que deja traslucir su interés por ése o esos temas a través de su comportamiento, su forma de hablar y/o su imagen externa.

Para simplificar, son personas con una serie de aficiones culturales, como la literatura fantástica, la ciencia ficción, los juegos de mesa, rol y videojuegos, los cómics, etc. Personas que disfrutarían en una tienda de cómics o en el Expomanga y que les entusiasmaría tener oportunidad de viajar a la ComicCon Internacional de San Diego. Normalmente saben mucho de sus aficiones, son auténticos eruditos en estos campos. Estas personas no son tan distintas de los demás, pero tienen cosas en común y forman una especie de comunidad, muy ecléctica, pero que existe: se comunican en foros y webs, participan de un circuito de eventos, compran en tiendas especializadas, se divierten de una forma similar y hoy en día su estilo de vida ha pasado de ser visto como "raro" a estar incluso de moda.
frikis manga anime comics series subcultura warhammer rol

Foto del usuario de Flickr bigrob1970
Foto del usuario de Flickr bigrob1970

¿Está el friki siempre vinculado a elementos fantásticos, mágicos, épicos, míticos o de ciencia ficción?
Sí. Las aficiones frikis son muy variadas y engloban también la ciencia, la informática, la exploración de la tierra y el espacio, la televisión o el coleccionismo pero todo tiene en común buenas dosis de imaginación, creatividad y fantasía. Sin ellas no estaríamos hablando de "frikis" sino de otro tipo de persona.¡Ojo! Esto no significa en ningún caso que los frikis crean en esas fantasías, ni que sean personas esotéricas o místicas. Ellos saben que todo esto es literatura, es cine, es cultura y como tal lo aman.Un friki es el que hablaría durante horas de la obra de Tolkien, no alguien que iría a visitar a una pitonisa.

¿Existe diferencia entre los conceptos friki y fandom?
Son muy parecidos. Friki es una persona o cosa y fandom sería el conjunto de frikis o de cosas de frikis. Sería como la diferencia entre aficionado y afición, o entre ciudadano y pueblo.

¿Y qué pasa con el Manga? ¿Son frikis o se llamarían entonces otakus? ¿Es un otaku un friki?
Sí, los otakus son una rama dentro de los frikis. En concreto aquellos frikis a los que les apasiona por encima de todo la cultura japonesa: el manga, el anime, las artes marciales, la cocina japonesa, su mitología. Es un mundo muy rico e interesante.

Lo que ocurre es que normalmente a una persona que le gusta el manga, también le pueden gustar otros cómics, europeos o americanos, o si habla de mitología de Japón, puede interesarse también por la mitología nórdica. Lo normal es que al final, con el paso del tiempo, un friki abarque muchas ramas, aunque tenga sus preferencias.

El mundo otaku tiene mucha fuerza ahora mismo. Los otakus tienen por ejemplo sus propias tiendas en las que todo lo que se vende es de inspiración japonesa. También tienen sus propios eventos, como el Expomanga o el Heroes Manga. Esto hace que se separen un poco del resto de frikis, que tarden más en sumar aficiones no específicamente japonesas, pero al final son partes de un mismo mundo y tienen mucho en común.

Está claro que un apasionado del mobiliario setentero o un loco por el tenis no son unos frikis (pese a que lo sepan TODO de estos campos) pero, ¿podrían ser otras aficiones menos populares y conocidas y que toquen temas culturales también parte del universo friki? Pongo un ejemplo concreto: tenemos a un apasionado de los cómics Marvel y DC —superhéroes y todo eso, aunque últimamente están lanzando series de otros géneros— que está MUY metido en el tema y, por lo tanto, lo consideramos un friki. Por otro lado tenemos a un apasionado de los cómics que también está muy metido en este mundo pero que sus referencias, en vez de ser Marvel y DC, son, por ejemplo, el cómic underground americano en versión original (Robert Crumb, Gilbert Shelton incluso Daniel Clowes, Charles Burns, Peter Bagge, Adrian Tomine y David Lapham). ¿Este segundo tipo de persona —que no tiene nada que ver conmigo, *ehem*— sería un friki? Sus gustos no se mueven por la fantasía ni la ciencia ficción pero es un fan de los cómics de importación.
El primero está claro que es un friki y que seguramente hará otras cosas frikis además de leer cómics, como ir a convenciones, postear en foros, hacer cosplay, coleccionar miniaturas o jugar a juegos. El segundo, habría que ver desde qué punto de vista aborda los cómics —¡no por leer cómics eres automáticamente un friki!— pero yo diría que tiene algunas cualidades.

Sus preferidos son cómics de corte realista y social, pero no deja de ser una afición minoritaria y que entra dentro de la subcultura. Para cultivar su afición ha tenido que moverse por tiendas de cómics, comentarlas con mucha gente, y probablemente, también disfrute de otros elementos adyacentes a los cómics o haya leído alguna vez cómics con más elementos de fantasía.

Además el fandom (el mundo friki), engloba una faceta bastante erudita y culta. No todo son fiestas y disfraces. También entra en su subcultura disertar de forma muy seria sobre literatura, ilustración, ciencia. Si además de leer estos cómics tiene otras aficiones afines, si acude a convenciones y exposiciones de cómics, si entiende y puede discutir sobre temas clásicos del mundo friki, entonces sí podríamos considerarle parte de la subcultura. Si solo lee estos cómics, de estos autores realistas, entonces no es un friki, solo un aficionado, un seguidor, un lector de cómic. Hay muchas personas así, en el borde del fandom: lectores, coleccionistas… Les gustan algunas cosas que pueden ser vistas como frikis, pero ellos mismos no forman parte de la subcultura. Y no pasa nada, no son compartimientos estancos. Al fin y al cabo, el cómic se ha ganado por derecho propio su espacio en la cultura actual, incluso en la alta cultura. Cómics como "Maus", "Persépolis" o "Pyongyang" han adquirido el estatus de grandes obras literarias. Probablemente ya son lectura obligada en algunas escuelas. Leerlas no te hace más friki, sino más culto.

Un aficionado al punk es un punk y no un friki del punk pero alguien a quien le guste alguna de las mil variantes del metal o el rock progresivo —rollo Dream Theater y cosas así— sí que puede llegar a considerarse un friki. ¿Puede ser que en las laderas del metal sea más fácil encontrar fans de los juegos de rol o de las películas de género (terror, fantasía)? ¿Qué vínculo existe aquí?
Yo no diría que por escuchar metal ya seas un friki, pero sí que existe una conexión. En la encuesta que realicé para mi Tesis Doctoral preguntaba a qué tribus urbanas o movimientos pertenecía cada persona, y había bastantes coincidencias de heavies que a la vez eran frikis. Igual sucede con la informática. No todos los informáticos son frikis ni mucho menos, pero bastantes de ellos sí lo son.

Muchos grupos de heavy metal tienen cantantes que son frikis, roleros, y que meten en sus letras elementos de literatura, del Señor de los Anillos o de Lovecraft. Entonces, si eres un friki entenderás las referencias, y si no lo eres, te darán curiosidad y empezarás a leer. También tienen en común el cultivo de la imaginación, la fantasía y la épica, canciones sobre grandes batallas, sobre espadas llameantes, héroes y si te gusta en la literatura y el cine ¿por qué no en la música? La propia estética de los grupos, su ropa, sus portadas, tienen algo de magia, que va en consonancia con el mundo friki. No es determinante, pero está ahí.

Por ejemplo, en cuanto a edad, aunque hay frikis de todas las edades, la gran mayoría tienen hoy entre 20 y 39 años, ¿por qué? Porque es a partir de los ochenta cuando empiezan a llegarnos las verdaderas piezas fundacionales del fenómeno friki: series, películas, animación, juegos de rol y de mesa, cosas que antes llegaban con cuentagotas y que son necesarias para cultivar las aficiones.

Foto del usuario de Flickr 8one6
Foto del usuario de Flickr 8one6

Hablo de películas como desde luego todas las de "La Guerra de las Galaxias", o las de Indiana Jones, pero también "La princesa prometida", "Regreso al futuro", "Los Goonies", "Willow" o mi preferida: "Dentro del laberinto". También los dibujos animados: España es el primer país en emitir "Mazinger Z" fuera de Japón, también nos llegará "Bola de dragón" y otros dibujos japoneses. ¡Y no sólo japoneses! La compañía española BRB establece una colaboración con el país nipón y estrena en los ochenta dibujos entrañables como "Willy Fog", "David el Gnomo" y otras. El archiconocido estudio Ghibli, se funda también en los ochenta. En esta década Terry Prattchet empieza a publicar sus libros de "Mundo Disco", también aparecen las novelas de "Dragonlance". Warhammer abre hasta 50 tiendas en nuestro país, y desde luego, se traduce al castellano el juego de "Dragones y Mazmorras". También en los ochenta se celebra el primer Salón del Cómic de Barcelona. España siempre ha tenido una amplia tradición de cómics, pero este salón y otros que aparecen a rebufo de él, la potencian aún más. La Sega Megadrive también es una consola de los ochenta y hasta los Simpsons nacen en esta década. Ver, leer, jugar, tener estas cosas, ayuda a interesarse por el mundo friki, de esta manera puedes hacerte una idea del perfil y los intereses que se cultivan en el fandom.

En cuanto a las profesiones, encuentras frikis en todas. Es cierto que la informática atrae a muchos, y se da el fenómeno del intrusismo (hay frikis que saben tanto de informática por sus aficiones, que hasta llegan a trabajar de ello sin tener un título). Pero que esto no lleve a engaño, hay frikis abogados, dentistas, fotógrafos, traductores, periodistas y ¡hasta sociólogos! Muchos empiezan una carrera, pero no todos lo hacen. De la misma manera, unos son de izquierdas, otros de derechas y otros apolíticos. Unos son religiosos, otros agnósticos, otros ateos y algunos profesan religiones alternativas. Es un fenómeno muy curioso porque otros grupos y tribus urbanas son mucho más homogéneos en lo ideológico, en su perfil, mientras que los grupos frikis son más heterogéneos. ¡Ojo! tienen elementos en común muy potentes y definitorios (no cualquiera es un friki), pero más allá de su ocio cultural en común, sus personalidades y vidas son muy distintas.

Portada del libro de Cristina Martínez, editado por Apache Libros
Portada del libro de Cristina Martínez, editado por Apache Libros

Antes de internet, ¿cómo se entraba en el mundo friki?¿Ha perdido el friki ese elemento de outsider o de buscador de información en lugares recónditos?
Antes de internet había ferias, fanzines, y sobre todo, tiendas y clubes. En España, los ochenta y noventa vieron una verdadera explosión de tiendas de cómics y clubes de rol, peñas en los barrios, etc. Hoy muchos de ellos han desaparecido, pero la verdad es que permanecen bastantes. Internet no ha hecho desaparecer todo este tejido asociativo.

Ahora ser friki es mucho más fácil, la verdad, pero yo no diría que ha perdido todo su elemento outsider. Hay cosas muy fáciles de encontrar, pero otras siguen siendo muy difíciles. Además, por mucha "moda de lo friki" que haya, muchas de sus aficiones siguen viéndose como raras y con connotaciones negativas, como el caso del rol. Una afición totalmente sana pero muy vapuleada por algunos medios de comunicación e instituciones. Si preguntamos a cualquier joven de instituto, nos dirá que ser friki sigue estando un poco mal visto y que se sigue señalando al friki de la clase.

Y en cuanto a buscar cosas nuevas, los frikis son pioneros en muchos lugares de internet, ellos mismos divulgan y subtitulan series y películas que serían imposibles de encontrar en las tiendas. También son pioneros en cuanto al uso del crowdfunding (si visitas cualquier página de crowdfunding como Verkami o Kickstarter verás que gran parte de los proyectos que albergan son frikis). Los frikis pueden haberse vuelto un poco vagos con tantas facilidades pero todavía no están en estado vegetal ¡siguen muy activos!

Entiendo que los fanzines y las publicaciones generadas por los fans son un elemento clave para el friki.
Sí. Aunque ahora quedan pocos fanzines y los que hay han cambiado. Antes conseguías los fanzines casi siempre por medio de una suscripción o pertenencia a un club. Ahora puedes comprarlos casi como un cómic más, pero con carácter más indie. Se difumina un poco la frontera entre "fanzine" y "revista autoeditada".

Por otro lado, las palabras que también tenemos que tener en cuenta son "fanart" y "fanfiction" (o fanfic, para abreviar). Son obras (ya sean dibujos, novelas, etc.) creadas por fans y con elementos de otras obras famosas ya existentes. Por ejemplo, alguien que escribe una historia alternativa sobre Harry Potter o que hace un dibujo que bien podría ser la nueva portada de "Juego de Tronos".

Gran parte de todo esto es gratis y se divulga a través de internet por el mero amor que tienen sus autores a esas obras que homenajean. Otra parte se vende, es de pago. Es muy curioso esto, se supone (aunque no todo el mundo lo sabe) que "50 sombras de grey" nació como un fanfic de "Crepúsculo", pero gustó a una editorial y tras unos cambios se convirtió en un bestseller.

Foto del usuario de Flickr 8one6
Foto del usuario de Flickr 8one6

Me da la sensación que antes era un mundo mucho más exclusivo y hermético, ¿son estos adjetivos parte esencial del frikismo y el fandom? ¿O este puede subsistir referenciando elementos que ahora son mainstream? Al fin y al cabo durante los años ochenta y noventa no había —ni en broma— pelis de superhéroes y ahora casi solo se estrenan películas de superhéroes.
El mundo friki desde sus inicios ha bebido de fuentes tanto populares como impopulares: las revistas Pulp que estaban en cada kiosko de EE. UU., una serie de éxito como "Star Trek", uno de los 10 libros más vendidos de la humanidad como es "El Señor de los Anillos", una serie de películas millonarias como es "La Guerra de las Galaxias". Todas estas cosas siempre han pertenecido al mundo friki, por lo que no es algo nuevo que este fenómeno englobe cosas totalmente populares. Ahora hablamos de "Harry Potter", "Los Vengadores" o "Big Bang".

Lo que ocurre, es que los frikis cultivan esas aficiones de una manera que aún no se ve como algo "normal". Cuando todo el mundo veía "Star Trek", los trekkies o frikis eran aquellos que se colocaban orejas de Spock y acudían a convenciones. Hoy, que todo el mundo conoce a Harry Potter, los frikis son los que lo siguen leyendo con 30 años, que se saben las novelas de memoria, que hablan de las diferencias entre los libros y las películas.

¿Necesita el frikismo la mercadotecnia (los pósteres, los muñecos o las chapas)? ¿La popularización de estos elementos hace perder su valor dentro del mundo friki e incluso genera la incursión de no frikis en el fandom?
El exceso de merchandise tiene su parte positiva, porque ahora es mucho más fácil comprar las cosas que te gustan y además tienen mayor aceptación, nadie te señala por la calle por llevar una camiseta friki, esas cosas están bien. Pero a la vez, esto tiene su lado negativo, empezando porque estos pequeños tesoros ya no son tan especiales, la calidad baja y el precio sube, y te cansas de ello por mera acumulación. La gente no es tonta y se da cuenta de que tanta "edición especial" y "caja de coleccionista" sólo es una manera de sacar dinero, pero a veces "pican" igual porque es cierto que se producen algunas cosas muy bonitas.

Con respecto a la incursión de no frikis, en realidad no es algo malo. A los frikis les encanta que otras personas valoren sus aficiones, para ellos puede ser algo muy agradable ver que su amigo que no es nada friki, lleva un llavero de Goku, simplemente porque le gusta. Es algo positivo. Lo negativo es cuando se "usurpan" esos símbolos. Al igual que la gente que va con la típica camiseta de "Los Ramones" sin haber escuchado nunca su música, ver a alguien con un símbolo de la Trifuerza de "Zelda", intentar mantener una conversación con esa persona, y darte cuenta de que no sabe nada, es muy decepcionante. Viivimos en un mundo tremendamente consumista, y dentro de él todo esto es algo normal.

Háblame de toda esa peña que dices que adopta símbolos frikis —"me he comprado una camiseta de Star Wars en H&M, qué friki soy"— sin entender ni amar su verdadero significado. ¿Cómo perciben los frikis a esta gente?
Creo que los ven, por un lado con ternura, como personas que dan sus primeros pasos en el mundo friki, y que sería genial que les gustara. Pero por otro lado los ven como legos en la materia, gente que no sabe muy bien lo que está afirmando, que quizás sólo intentan encajar o "ser modernos". En todo caso, no los ven como iguales. Yo misma he escuchado a personas decir "me he comprado tal cosa de Star Wars, qué friki soy", y me doy cuenta de que no se consideran a sí mismos frikis de verdad. Por ejemplo rechazarían una invitación a un rol en vivo, se aburrirían en un Expocómic o si les llamaran friki en serio, se sentirían ofendidos.

¿Por qué a cierta gente, en ciertos momentos, le interesa aparentar ser friki?
Bueno, porque está un poco de moda, por las series como "BigBang" o las películas de superhéroes. Ahora mismo lo friki vende y a la gente le gusta estar en la onda. Además los frikis han pasado de ser vistos como "pardillos antisociales" a valorarse como personas "cultas e inteligentes". No olvidemos que ambas cosas son sólo estereotipos. Los frikis son gente normal, con aficiones normales, pero en un mundo tan amplio y diverso como el nuestro, se pueden diferenciar categorías, grupos y subculturas y a veces les otorgamos una trascendencia y una mística innecesarias. El mundo friki es muy divertido, rico e interesante, yo desde aquí animo a todo el mundo a asomarse a él, no sólo desde las apariencias, sino desde su contenido. Seguro que cada cual podrá encontrar algo en él que le guste.

¿Podría estar en crisis el frikismo con la popularización de tantos elementos de este grupo social? ¿la mediatización del concepto friki y su mayor exposición podría acarrear una normalización del concepto que acabase con él?
Siempre contesto que no. Creo que por un lado la moda de lo friki es como una ola que un algún momento cercano pasará. Por otro lado, por mucho que se normalicen muchos contenidos típicos del mundo friki, su forma de vivirlos está siendo un poco más difícil de popularizar. Los padres españoles regalan "Harry Potter" a sus hijos pero ellos mismos no los leen. Es popular, pero no para todos. Como tampoco es popular ver una misma película varias veces en el cine o cambiar el canal del partido por ver un documental sobre Marte.

Ni todo el mundo va a hacerse friki, ni ser friki va a ser 100% aceptado como normal, porque nada lo es: nos encanta etiquetar y dividir. Yo lo entiendo como una especie de "fenómeno Spice Girls": una es la deportista, otra la inocente, otra la pija. Siempre buscamos etiquetarlo todo, hasta el absurdo. La "normalidad" es un concepto abstracto, no algo que exista en la realidad.

Publicado originalmente en VICE.com