A pesar de que cada año se reduce la penalización de la homosexualidad en el mundo, actualmente existen 72 naciones que criminalizan las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo, aseguró la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA, por sus siglas en inglés) en su estudio llamado "Homofobia de estado 2017".

Este análisis, que se publica cada año desde el 2006, recopila datos sobre las leyes en el mundo que afectan a las personas por su orientación sexual y, a partir de eso, propone avances legislativos que lleven a la despenalización de la homosexualidad a nivel global.

Los casos más extremos son los ocho países que, aún perteneciendo a la Organización de las Naciones Unidas, castigan con muerte a la comunidad LGBTTI: en Irak y Siria la pena capital se impone a partir de tribunales locales o vigilantes que no necesariamente forman parte oficial del gobierno. En Arabia Saudita, Irán, Sudán y Yemen se aplica en todo el territorio, mientras que en Nigeria y Somalia sólo se aplica en algunas provincias.

En otros cinco países —Afganistán, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Qatar y Mauritania— la pena de muerte contra homosexuales depende de la interpretación de la Sharia, es decir, de la ley de la religión islámica que recoge un conjunto de supuestos mandamientos de Alá relativos a la conducta humana.

En Oceanía, por ejemplo, las naciones con leyes que criminalizan, de algún modo, a la comunidad LGBTTI son Samoa, Tonga, Nueva Guinea, entre otros. En América y El Caribe están, entre otros países, Barbados, Jamaica, Trinidad y Tobago; en Asia están Qatar, Kuwait, Líbano, por mencionar algunos; y en África la lista incluye a Ghana, Senegal, Túnez y más.

El único continente sin leyes restrictivas para homosexuales es Europa, reconoció ILGA.

Entre los avances que celebra el informe están los dos países que el año pasado despenalizaron los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo: el país latinoamericano Belice y la República de Seychelles en África.

El estudio también hace un reconocimiento a los países donde la comunidad LGBTTI cuenta con libertad y goza de derechos: en 23 está permitido el matrimonio igualitario, mientras que en otras 28 naciones existen uniones civiles para ellas y ellos.

Publicado originalmente en VICE.com