La producción de petróleo de Venezuela continúa su desplome: es la más baja en casi 80 años

Al ubicarse por debajo de los 600.000 barriles diario, la oferta de crudo del país caribeño marca nuevos hitos en una caída sin freno durante la última década, que expertos atribuyen a decisiones erráticas, desinversión y corrupción

Imagen de archivo de un trabajar petrolero camninando junto a plataformas perforadoras en un campo de crudo operado por la estatal venezolana PDVSA, en la Faja del Orinoco, en el estado de Monagas, Venezuela, Abril 16, 2015. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/
Imagen de archivo de un trabajar petrolero camninando junto a plataformas perforadoras en un campo de crudo operado por la estatal venezolana PDVSA, en la Faja del Orinoco, en el estado de Monagas, Venezuela, Abril 16, 2015. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/

La producción petrolera de Venezuela cayó en mayo a 570.000 barriles diarios, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), un retroceso que la ubica en niveles de hace más de siete décadas y ensombrece aún más el panorama de una economía devastada por la dictadura de Nicolás Maduro.

Con un pico de producción de 3,7 millones de barriles diarios (bd) en 1970, la industria petrolera venezolana ha involucionado a sus niveles más bajos desde 1943, cuando su oferta promedió 491.463 bd según cifras oficiales. El país, que tiene en el petróleo su principal producto de exportación y fuente de divisas, tenía entonces 4 millones de habitantes. La cifra en la actualidad asciende a 30 millones en la actualidad, pese a que millones han emigrado durante los últimos años, consecuencia del colapso económico, político y social.

El informe mensual de la OPEP refleja un saldo de 54.000 barriles diarios (bd) menos que en abril de acuerdo con fuentes del cártel, y 162.000 bd menos según los reportes del régimen venezolano a la organización energética.

La estatal PDVSA, que estuvo entre las cinco principales petroleras del mundo y que hace 12 años producía 3,2 millones de barriles diarios, languidece.

Solo durante un paro petrolero entre diciembre de 2002 y marzo de 2003 se observaron cifras menores. En ese momento se produjeron 25.000 bd.

Caída sin freno

Al ubicarse por debajo de los 600.000 bd, la oferta del país caribeño marca nuevos hitos en una caída sin freno durante la última década, que expertos atribuyen a decisiones erráticas, desinversión y corrupción.

Se sumaron al coctel las sanciones de Estados Unidos que buscan poner un nivel de presión que derive en la partida de Maduro. Entre ellas se destaca la prohibición de negociar crudo venezolano vigente desde abril de 2019.

Según la firma S&P Global Platts, Venezuela debió recortar en las últimas semanas aún más su erosionada producción por “limitaciones de almacenamiento” y “falta de petróleo liviano” para procesar su crudo extrapesado y hacer así comercializable la mezcla.

Foto de archivo del logo de PDVSA en una gasolinera en Caracas. 
Sep 24, 2018. REUTERS/Marco Bello
Foto de archivo del logo de PDVSA en una gasolinera en Caracas. Sep 24, 2018. REUTERS/Marco Bello

Hasta 2018 Venezuela enviaba 500.000 bd de crudo a Estados Unidos y recibía de ese país 120.000 bd de petróleo liviano y diluyentes, así como insumos para producir combustible. La otrora potencia refinadora terminó por acudir a aliados como Irán, acérrimo enemigo de Washington, para paliar una severa escasez de gasolina.

No obstante, distintas entregas por parte de la teocracia islámica se vieron frustradas por las sanciones, luego de que al menos dos transportistas desistieran en sus intenciones por este motivo.

Todo esto “lo que hace es agudizar el ciclo recesivo de Venezuela”, observa el economista José Manuel Puente, del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

El país se encamina al séptimo año consecutivo de recesión y su economía ha perdido más de la mitad de su tamaño en ese lapso.

“Se acabó la renta”

Para colmo, Venezuela está exportando “el poco petróleo que vende a pérdida”, subrayó Puente. Esto se produce a consecuencia de la caída de precios y las triangulaciones que debe hacer para sacar su crudo evadiendo sanciones.

La semana pasada Reuters reveló como Venezuela y China coordinaron entregas de manera que pasaran por debajo del radar de las sanciones. En concreto, cargamentos de la dictadura de Maduro continuaron llegando a puertos chinos con la ayuda de una subsidiaria de la petrolera estatal rusa Rosneft y un método de entrega indirecta, que hizo parecer como si el origen del petróleo fuera Malasia.

“Se acabó la renta” petrolera, dice el economista Carlos Mendoza Potellá, asesor del Banco Central de Venezuela (BCV).

FOTO DE ARCHIVO. Un trabajador pasa junto a una plataforma de perforación en un pozo petrolero operado por la petrolera estatal venezolana PDVSA, en Morichal. 28 de julio de 2011. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins.
FOTO DE ARCHIVO. Un trabajador pasa junto a una plataforma de perforación en un pozo petrolero operado por la petrolera estatal venezolana PDVSA, en Morichal. 28 de julio de 2011. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins.

De todos modos, incluso sin sanciones, el especialista considera difícil que el petróleo vuelva a ser “palanca del desarrollo” por los altos costos de producción del crudo extrapesado venezolano.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero eso “no sirve para nada si no se puede aprovechar”, agrega Mendoza Potellá.

¿Recuperación posible?

Los precios, pese a una recuperación leve en las últimas semanas, son bajos por la contracción de la demanda a raíz de la pandemia de COVID-19.

El pasado 24 de abril, el petróleo venezolano cayó a 9,9 dólares el barril, sus peores cotizaciones en dos décadas, y rebotó a 13,45 dólares el 1 de mayo. Desde entonces el Ministerio de Petróleo venezolano no divulga nuevos datos.

Puente considera inviable una recuperación del sector petrolero sin abrir las puertas a privados: “Solos no podemos. No tenemos la tecnología, ni los recursos financieros, ni humanos”.

La nueva caída de producción coincide con un recrudecimiento de tensiones entre Maduro y el presidente interino, Juan Guaidó - reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países-, de cara a unas elecciones legislativas este año que, sin fecha definida, serán boicoteadas por los principales partidos opositores luego de que el régimen concretara una nueva avanzada sobre el sistema electoral.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La OPEP redujo la producción de crudo en 6,3 millones de barriles por día en mayo

La desesperante carta de un contralmirante venezolano a Donald Trump