DIRECTV cerró sus operaciones en Venezuela

Tras las sanciones de EEUU al régimen de Maduro, el gigante de las telecomunicaciones AT&T anunció que le resulta “imposible cumplir con los requisitos legales de los dos países” y por ello se vio obligada a tomar la decisión

FOTO DE ARCHIVO. El edificio de la sede del operador de televisión satelital estadounidense DirecTV se ve en Los Ángeles, California, EEUU. 18 de mayo de 2014. REUTERS/Jonathan Alcorn.
FOTO DE ARCHIVO. El edificio de la sede del operador de televisión satelital estadounidense DirecTV se ve en Los Ángeles, California, EEUU. 18 de mayo de 2014. REUTERS/Jonathan Alcorn.

El gigante de las telecomunicaciones estadounidense AT&T anunció este martes el cierre de su negocio de televisión DIRECTV en Venezuela al no poder cumplir al mismo tiempo los requisitos del régimen de Nicolás Maduro y las sanciones impuestas por Washington al país latinoamericano.

“Las sanciones del Gobierno de Estados Unidos a Venezuela han prohibido la transmisión de los canales de Globovisión y PDVSA, los cuales se requieren bajo la licencia de DIRECTV para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela”, señaló en un comunicado la compañía con sede en Dallas (Texas).

Como consecuencia, la empresa señala que le resulta “imposible cumplir con los requisitos legales de los dos países” y por ello se ve obligada a cesar las operaciones de DIRECTV en Venezuela.

Según AT&T, la decisión -que tiene efecto inmediato- fue tomada por la directiva del grupo en Estados Unidos y en ella no tuvo participación o conocimiento previo del equipo de DIRECTV en Venezuela.

Washington ha impuesto en los últimos años numerosas sanciones contra el Ejecutivo de Maduro, al que considera ilegítimo, y el pasado enero anunció que iba a bloquear permanentemente las operaciones en el país de la televisión Globovisión, a la que la oposición venezolana acusa de servir como una herramienta del Gobierno.

Washington ha impuesto en los últimos años numerosas sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro
Washington ha impuesto en los últimos años numerosas sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro

La Justicia estadounidense acusó en noviembre de 2018 al dueño y presidente del canal, Raúl Gorrín, de sobornos y blanqueo de dólares en una trama multimillonaria.

Gorrín es considerado prófugo por la Justicia estadounidense y, desde noviembre de 2019, forma parte de la lista de los más buscados por corrupción.

Su canal es uno de los que DIRECTV estaba obligada a emitir bajo su licencia para operar en Venezuela, lo que según AT&T choca directamente con las sanciones de EEUU e impide continuar con las operaciones.

AT&T es uno de los mayores conglomerados de telecomunicaciones y medios en Estados Unidos y, además de sus grandes negocios de telefonía e Internet, es propietaria entre otros de WarnerMedia, que abarca desde CNN hasta Warner Bros o HBO.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Hernán Alemán Pérez: “No se planificaron asesinatos, pero sí agarrar a los cabecillas del régimen de narcos y entregarlos a los EEUU”

Un ministro interino de Juan Guaidó pidió cooperación internacional para impedir la llegada de buques iraníes a Venezuela

MAS NOTICIAS