Movimientos en defensa de los derechos humanos organizaron este lunes una serie de concentraciones en rechazo de la tortura, luego de que el régimen chavista aplique castigos físicos que llevaron a la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo y que la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) continúe con detenciones irregulares que preocupan a los familiares.

En Caracas, el acto se realiza frente al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), convocada por la ONG Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia. También se prevé actos en Mérida, Táchira y Maracaibo.

"Tenemos mas de 200 militares privados de libertad quienes han sido brutalmente torturados", denunció Ana Leonor Acosta, abogada miembro de la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia.

Además, los presentes instaron a Michelle Bachelet, alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, a seguir pronunciándose sobre la situación en Venezuela. "No nos podemos quedar callados: vamos a hacer una campaña para que el pueblo de Venezuela conozca los alcances del reporte. Que esto no quede solamente en un informe, sino que se adopten acciones", reclamó la diputada Yajaira Forero.

Organizaciones como Covirep, Caracas Ciudad Plural, Justicia y Libertad, Fundaredes, Vente Venezuela, Casla Institute y Sin Mordaza apoyaron la convocatoria, con atención a las denuncias que continúan llegando en contra de la DGCIM.

La semana pasada, Estados Unidos sancionó a la agencia, con el bloqueo de todos los bienes y activos que la DGCIM tenga directa o indirectamente bajo jurisdicción de Estados Unidos, así como la prohibición de toda transacción legal que involucre a individuos y entidades estadounidenses. "El arresto por motivos políticos y la muerte trágica del capitán Rafael Acosta fue injustificado e inaceptable", dijo el secretario del tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar la medida.

Por su parte, familiares de detenidos continúan exigieron pruebas de vida de los presos políticos, varios de los cuales están recluidos e incomunicados en la sede de Boleíta de ese organismo de inteligencia.

Entre ellos, destaca el caso de la clarinetista Karen Palacios, quien sigue detenida a pesar de tener boleta de excarcelación. Según su madre, Judith Pérez, ha sido víctima de de torturas psicológicas y amenazas.