La Cámara de Representantes de los Estados Unidos
La Cámara de Representantes de los Estados Unidos

La Cámara de Representantes de los EEUU aprobó este lunes un proyecto de ley para "mitigar la amenaza ruso-venezolana" y otros dos para limitar el acceso del Gobierno de Nicolás Maduro a armas no letales y para aumentar la "ayuda humanitaria" a Venezuela.

Los tres proyectos fueron promovidos por congresistas demócratas del estado de Florida y los tres fueron aprobados por unanimidad en la Cámara Baja estadounidense.

El proyecto sobre la llamada "amenaza ruso-venezolana" insta al Departamento de Estado a estudiar y presentar al Congreso medidas para limitar la influencia militar del Kremlin en Venezuela.

La votación coincidió con la llegada este fin de semana a Caracas de dos aviones militares rusos. Según informaron medios locales, a bordo de las aeronaves viajaban cerca de un centenar de militares y toneladas de equipamiento no identificado.

La promotora del proyecto, Debbie Wasserman Schultz, quien lideró el Partido Demócrata entre 2011 y 2016 y dimitió salpicada por un escándalo al intentar perjudicar a Bernie Sanders durante las primarias a la Casa Blanca, se hizo eco en Twitter de la llegada de militares rusos a Venezuela.

Nicolás Maduro junto a Vladimir Putin (Reuters/ Maxim Shemetov)
Nicolás Maduro junto a Vladimir Putin (Reuters/ Maxim Shemetov)

Otro de los proyectos de ley aprobados en la Cámara Baja prohíbe la venta al Gobierno de Venezuela de gases lacrimógenos, pelotas de goma u otro material antidisturbios.

El proyecto amplía la prohibición a la venta de armas que rige en los EEUU sobre Venezuela desde 2006.

"Con la aprobación de la Ley de Restricción de Armamento a Venezuela, estamos un paso más cerca de asegurarnos que no se utilicen armas con origen en los Estados Unidos para silenciar la disidencia", dijo su promotora, la congresista Donna Shalala, también demócrata de Florida.

Finalmente, la Cámara de Representantes aprobó un plan para destinar 150 millones de dólares en ayuda humanitaria a Venezuela entre 2020 y 2021.

Su promotora, la congresista Debbie Mucarsel-Powell, dijo que el plan "aliviará el dolor del pueblo venezolano al brindar asistencia humanitaria de acuerdo con los principios humanitarios internacionales para aquellos dentro del país y en la región".

Aunque algunos congresistas demócratas se han mostrado críticos con el reconocimiento del Gobierno de los EEUU y del liderazgo de su partido al líder opositor Juan Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela, los tres proyectos, que ahora pasan al Senado, quedaron aprobados por unanimidad.

El sistema antimisiles S-300
El sistema antimisiles S-300

El sistema antiaéreo ruso S-300 desplegado por el régimen de Maduro

En medio de una crisis política y económica sin precedentes en Venezuela, que ha generado una escalada de tensiones en la región y la división de aguas en la comunidad internacional en cuanto al apoyo del presidente venezolano Nicolás Maduro y el presidente interino Juan Guaidó, designado por la Asamblea Nacional para reemplazarlo, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) desplegó una batería de misiles antiaéreos S-300 en torno a la ciudad de Caracas.

De fabricación rusa, estas armas se presentan como el escudo antimisiles más avanzado de América Latina y fueron instaladas mientras se discute en todo el mundo una posible intervención militar de tropas extranjeras, presuntamente lideradas por Estados Unidos, en el país sudamericano.

El despliegue de una batería de S-300VM al sur de Caracas fue detectado con imágenes satelitales (@ImageSatIntl)
El despliegue de una batería de S-300VM al sur de Caracas fue detectado con imágenes satelitales (@ImageSatIntl)

¿Qué es y cómo funciona exactamente el sistema S-300?

Las primeras versiones entraron en servicio en 1978 y fueron desarrolladas por la Unión Soviética como un sistema de defensa contra aeronaves, misiles balísticos y misiles de crucero que puede funcionar con cualquier clima.

Normalmente una batería de S-300 cuenta con un número variable de lanzadores de misiles, un sistema de radar y un centro de comando automatizado. Se suele desplegar para proteger bases militares e infraestructura estratégica.

Aunque existen sistemas más capaces y modernos en los arsenales ruso y estadounidense, el S-300 se ha mantenido actualizado y en la región no tiene comparación alguna.

Venezuela compró las baterías de S-300, en su versión VM, en 2009 y las recibió en julio de 2013. Hasta el momento el S-300VM es utilizado solo por Rusia y Egipto, además de Venezuela, aunque otras versiones se encuentran operativas en numerosos países del mundo, incluyendo Siria, donde han servido como elemento disuasivo para los ataques israelíes pero, al mismo tiempo, derribaron una aeronave de reconocimiento rusa por error.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: