Ucrania, Israel: ¿puede Estados Unidos soportar dos guerras y seguir haciendo frente a China?

Para los aliados de Washington en Asia, la repentina atención prestada a Gaza pone en peligro los avances en la región del Indo-Pacífico

Guardar

Nuevo

Un barco de la Guardia Costera china se ve bloqueando la dirección de un barco de la Guardia Costera filipina que lleva a cabo una misión de reabastecimiento para las tropas filipinas estacionadas en un buque de guerra varado en el Mar de China Meridional, el pasado 4 de octubre de 2023 (Reuters)
Un barco de la Guardia Costera china se ve bloqueando la dirección de un barco de la Guardia Costera filipina que lleva a cabo una misión de reabastecimiento para las tropas filipinas estacionadas en un buque de guerra varado en el Mar de China Meridional, el pasado 4 de octubre de 2023 (Reuters)

El largamente prometido giro de Estados Unidos hacia Asia estaba por fin cobrando impulso: nuevos acuerdos de seguridad con Filipinas e India, ampliación de las maniobras militares y planes con los aliados para adelantarse a la tecnología china.

Pero Oriente Medio, como un vórtice, ha vuelto a atraer a Washington. Y para los socios de Estados Unidos en el Indo-Pacífico, muchos de los cuales ya temen que Estados Unidos no se esté moviendo lo suficientemente rápido como para contrarrestar a Beijing, la repentina atención prestada a Gaza -con grupos de trabajo del Pentágono, un aumento de las entregas de armas estadounidenses a Israel y visitas apresuradas a las capitales de Oriente Medio- se siente como una pérdida, que retrasa el progreso en algunos de sus retos más críticos.

Lo que más nos preocupa es el desvío de los recursos militares estadounidenses de Asia Oriental a Europa, a Oriente Medio”, declaró Akihisa Nagashima, legislador y ex asesor de seguridad nacional de Japón, en un foro sobre estrategia celebrado la semana pasada en Sidney (Australia). “Realmente esperamos que el conflicto termine por completo muy pronto”.

Los mandos militares estadounidenses han afirmado que ningún equipo ha abandonado el Indo-Pacífico. Y dos altos funcionarios del gabinete, el Secretario de Defensa Lloyd J. Austin III y el Secretario de Estado Antony J. Blinken, recorrerán Asia esta semana con mensajes de tranquilidad, haciendo paradas por separado o juntos en India, Japón, Corea del Sur e Indonesia.

Por el camino, lo más probable es que escuchen una mezcla de opiniones sobre Gaza, con India más partidaria de Israel, Japón buscando un enfoque más equilibrado e Indonesia, hogar de la mayor población musulmana del mundo, cada vez más indignada por los miles de civiles muertos en la invasión israelí que ha seguido al asalto de Hamás a Israel.

El humo se eleva tras un bombardeo aéreo israelí a una base operativa del grupo terrorista Hamas en el norte de la Franja de Gaza, el 9 de noviembre de 2023 (EFE)
El humo se eleva tras un bombardeo aéreo israelí a una base operativa del grupo terrorista Hamas en el norte de la Franja de Gaza, el 9 de noviembre de 2023 (EFE)

Pero lo que todos estos países comparten son las dudas sobre cómo se sopesará el enredo de Washington con otra guerra lejana, además de Ucrania, y las necesidades del Indo-Pacífico. Muchos se preguntan: ¿Cuántas promesas de apoyo a cuántas naciones puede asumir realmente Estados Unidos, una potencia al límite de sus fuerzas en el exterior y políticamente dividida en el interior?

Las armas son una de las preocupaciones comunes. La industria de defensa estadounidense ha tenido que hacer frente a la escasez de munición suministrada tanto a Ucrania como a Israel, incluidos proyectiles de artillería de 155 milímetros. También se están enviando municiones guiadas y sistemas estadounidenses más complejos a ambos conflictos, incluso mientras los socios estadounidenses del Indo-Pacífico esperan sus propias entregas de armas.

Japón, Taiwán y Australia podrían sufrir retrasos en los equipos militares contratados y prometidos por Estados Unidos.

No se trata sólo de material”, afirmó Andrew Nien-Dzu Yang, ex ministro de Defensa de Taiwán. “Hay que enseñar o formar a la gente para que maneje esos sistemas”.

La preocupación es que Estados Unidos no tenga una capacidad más eficaz y abundante para disuadir a China”, añadió.

Si la guerra de Gaza se prolonga, sus repercusiones podrían cambiar. Aunque un conflicto prolongado podría sobrecargar aún más los arsenales estadounidenses, China podría aprender de él que la guerra urbana es extraordinariamente difícil, lo que quizá disuadiría a Beijing de seguir adelante con sus amenazas de tomar la densamente poblada isla de Taiwán, que considera un territorio perdido.

Por ahora, sin embargo, Beijing parece estar a favor de continuar con las maniobras arriesgadas. Dos semanas después de que Hamás atacara Israel el 7 de octubre, un barco de la guardia costera china y un buque de la milicia marítima embistieron a barcos filipinos que realizaban una misión de reabastecimiento en el Second Thomas Shoal, un puesto avanzado filipino en una parte del Mar de China Meridional que China reclama como propia. Fue uno de los encuentros más conflictivos entre ambos países en más de 20 años de idas y venidas por el territorio en disputa.

Pocos días después, un caza chino se acercó a menos de 3 metros de un bombardero estadounidense B-52 en una maniobra nocturna sobre el Mar de China Meridional que estuvo a punto de provocar una colisión, parte de lo que el ejército estadounidense calificó de “peligroso patrón de comportamiento operativo coercitivo y arriesgado”.

El objetivo de China, según el almirante John C. Aquilino, comandante estadounidense del Indo-Pacífico, es “forzar la salida de Estados Unidos de la región”. Los funcionarios del Pentágono han insistido en que eso no ocurrirá.

Pero para los escépticos del compromiso estadounidense, los salvajes vaivenes en la atención de Washington están entretejidos en el tejido histórico. Vietnam es un ejemplo, pero también lo es la era de George W. Bush. En la campaña electoral de 2000, dijo: “Cuando sea presidente, China no tendrá dudas sobre nuestro poder y propósito en la región, sobre nuestro firme compromiso con los aliados democráticos de toda Asia”.

Un mes después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, viajó a Beijing para reunirse con el entonces líder chino, Jiang Zemin. Bush evitó hablar del gigante emergente como un “competidor estratégico”, e hizo hincapié en el comercio y en la necesidad de luchar juntos contra el terrorismo.

Soldados ucranianos en un entrenamiento en el norte de Ucrania el 8 de noviembre de 2023 (AP)
Soldados ucranianos en un entrenamiento en el norte de Ucrania el 8 de noviembre de 2023 (AP)

India aún recuerda el impacto de ese cambio: la guerra de Afganistán acercó a Estados Unidos al archienemigo de Nueva Delhi, Pakistán. Y ahora que se espera que Xi Jinping, actual líder chino, se reúna con el presidente Biden en una cumbre que se celebrará este mes en San Francisco, algunos comentaristas indios se preguntan si Washington podría volver a inclinarse hacia Oriente Próximo.

Si se vuelve a la antigua relación comercial y a la idea de ‘vamos a solucionar el acomodo en Asia’, eso afectaría a Taiwán, Japón, India y todos nuestros vecinos”, afirmó C. Raja Mohan, investigador principal del Asia Society Policy Institute de Nueva Delhi. “Pero no creo que hayamos llegado todavía a ese punto”.

Para algunos países, la reavivación del conflicto sobre la cuestión palestina también ha inflamado viejas creencias de que Estados Unidos es antimusulmán, o al menos demasiado parcial hacia Israel. Tras años de ver cómo Washington evitaba enfrentarse a los malos tratos infligidos a los palestinos tanto por el gobierno israelí como por los colonos extremistas israelíes, algunos ya no confían en que Estados Unidos sea un intermediario justo.

Cuando Austin, el secretario de Defensa, llegue a Indonesia, es probable que se enfrente a un público enfadado, si no a protestas antiestadounidenses, a pesar de sus esfuerzos por asesorar al ejército de Israel sobre cómo evitar víctimas civiles en Gaza.

Existe un gran cinismo hacia los llamamientos estadounidenses a la moderación israelí”, afirma Chong Ja Ian, profesor asociado de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Singapur. “En muchos sentidos, la administración Biden tiene un trabajo difícil y debe cargar con el bagaje de la política estadounidense del pasado, lo que hace aún más importante que la administración haga las cosas bien y demuestre que se esfuerza por ser ecuánime”.

Los esfuerzos de Blinken por reunirse con dirigentes árabes y tratar de negociar una pausa en los combates a cambio de ayuda humanitaria “atenúan en cierta medida la impresión de que Estados Unidos se limita a respaldar a Israel independientemente de sus acciones”, añadió Chong. Y en una reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 celebrada esta semana en Japón, la agrupación de las principales democracias se sumó a esa petición de “pausas humanitarias”.

Pero para Japón y muchos otros socios estadounidenses en Asia, la guerra en Gaza corre el riesgo de interrumpir tanto el suministro de petróleo como los avances en materia de seguridad. Cuanto antes termine, en su opinión, antes podrá el mundo volver a lo que Washington sigue definiendo como su reto más importante: la disuasión y la competencia con China en un mundo interdependiente.

Cuando se le preguntó el miércoles en Japón si Estados Unidos estaba demasiado ocupado con los conflictos de Gaza y Ucrania como para continuar con su pivote hacia Asia, el Sr. Blinken respondió: “Puedo decirle que estamos decididos y que estamos, como diríamos, corriendo y mascando chicle al mismo tiempo. El Indo-Pacífico es la región crítica para nuestro futuro”.

Incluso mientras nos enfrentamos a una crisis real en Gaza y Oriente Medio”, añadió, “no sólo somos capaces, sino que estamos plenamente comprometidos con todos los intereses que tenemos en el Indo-Pacífico”.

* Este artículo se publicó originalmente en The New York Times.-

Guardar

Nuevo