Abu Bakr al-Baghdadi, el astuto y enigmático dirigente vestido de negro del Estado Islámico que transformó una flagrante insurgencia en una red terrorista mundial que atrajo a decenas de miles de reclutas de 100 países, ha muerto a los 48 años.

La útima foto de Abu Bakr al-Baghdadi
La útima foto de Abu Bakr al-Baghdadi

Su muerte fue anunciada el domingo por el presidente Trump, quien dijo que al-Bagdadi detonó un chaleco suicida durante una incursión este fin de semana en el noroeste de Siria por parte de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos. Trump dijo que las pruebas preliminares habían confirmado su identidad. No hubo confirmación inmediata del brazo mediático del Estado Islámico, que normalmente se apresura a denunciar los ataques, pero en general tarda más en confirmar las muertes de sus líderes.

Hijo de una familia sunita del distrito iraquí de Samarra, al-Baghdadi aprovechó el fervor religioso, el odio a los no creyentes y el poder de Internet en el camino que lo catapultó a la escena mundial. Comandaba una organización que, en su apogeo, controlaba un territorio del tamaño de Gran Bretaña desde el que dirigía e inspiraba actos de terror en más de tres docenas de países.

Al-Baghdadi era el jefe terrorista más buscado del mundo, el objetivo de una recompensa de 25 millones de dólares del gobierno estadounidense. Su muerte siguió a una cacería internacional de un año de duración que consumió los servicios de inteligencia de varios países y abarcó dos administraciones presidenciales estadounidenses.

Al-Bagdadi eludió la captura durante casi una década mediante una serie de medidas de seguridad extremas, incluso cuando se reunió con sus asociados de mayor confianza. “Incluso me obligaron a quitarme el reloj de pulsera”, relató Ismail al-Ithawy, uno de los principales ayudantes que fue capturado el año pasado. Habló desde una cárcel en Irak, donde ha sido condenado a muerte.

Después de haber sido despojados de aparatos electrónicos, incluidos teléfonos móviles y cámaras, Al-Ithawy y otros recordaron, fueron vendados, cargados en autobuses y conducidos durante horas a un lugar desconocido. Cuando finalmente se les permitió quitarse las vendas de los ojos, se encontraron a al-Bagdadi sentado ante ellos.

Un habitante de Barisha grabó la operación en la que murió el líder de ISIS Abu Bakr al Bagdadi

Las reuniones duraban entre 15 y 30 minutos y el jefe de ISIS salía primero del edificio. Sus visitantes debían permanecer bajo vigilancia armada durante horas después de su salida. Luego fueron vendados una vez más y conducidos de vuelta a su punto de partida original, según los asistentes que lo vieron en tres de los últimos cinco años. “La preocupación de Bagdadi siempre fue: ¿Quién lo traicionará? No confiaba en nadie”, dijo el general Yahya Rasool, portavoz del Comando de Operaciones Conjuntas iraquíes.

Gran parte del mundo se enteró por primera vez de la existencia de al-Bagdadi en 2014, cuando sus hombres invadieron un tercio de Iraq y la mitad de la vecina Siria y declararon el territorio un califato, afirmando que reviviría la teocracia musulmana que terminó con la caída del Imperio Otomano.

La medida distinguió al Estado islámico de Al Qaeda, el grupo terrorista islamista más antiguo bajo cuyo yugo los hombres de al-Baghdadi habían operado durante casi una década en Irak antes de romper violentamente.

Aunque Osama bin Laden, el líder de Qaeda, había soñado con restaurar el califato, era reacio a declararlo, quizás temiendo la abrumadora respuesta militar que finalmente le costó su territorio a al-Bagdadi. Sin embargo, pasaron cinco años antes de que las tropas tomaran en marzo el último acre de tierra bajo el dominio de al-Bagdadi. Y mientras tanto, la promesa de un califato físico electrizó a decenas de miles de seguidores que acudieron en masa a Siria para servir a su estado imaginario.

Osama Bin Laden y Abu Bakr al-Baghdadi
Osama Bin Laden y Abu Bakr al-Baghdadi

En su apogeo, la bandera negra del grupo ondeaba sobre los principales centros de población, incluida la ciudad iraquí de Mosul, con una población de 1,4 millones de habitantes. Su territorio se extendió hacia el este hasta las llanuras de Nínive, la ciudad bíblica donde los extremistas convirtieron iglesias centenarias en fábricas de bombas. Llegó hasta las montañas de Sinjar, cuyas mujeres fueron seleccionadas por su esclavitud sexual. Se extendía hacia el sur hasta los campos petrolíferos sirios de Deir al-Zour y las majestuosas columnatas de Palmira.

Actuando bajo las órdenes de un “Comité Delegado” encabezado por al-Bagdadi, el grupo conocido como ISIS, ISIL y Daesh impuso su violenta interpretación del Islam en estos territorios. Las mujeres acusadas de adulterio fueron apedreadas hasta la muerte, los ladrones tuvieron que cortarles las manos y los hombres que habían desafiado a los militantes fueron decapitados.

Aunque algunos de esos castigos medievales también se aplican en lugares como Arabia Saudí, el Estado islámico conmocionó a la gente de todo el mundo al televisar sus ejecuciones. También ofendió a los musulmanes al inventar castigos horribles que no se mencionan en las escrituras islámicas.

Un piloto jordano fue quemado vivo en una escena filmada por aviones teledirigidos. Los hombres acusados de ser espías se ahogaron en jaulas, mientras las cámaras submarinas capturaban su último suspiro torturado. Otros fueron aplastados bajo las pisadas de un tanque T-55, o colgados de los pies dentro de un matadero y masacrados como animales.

Pero además de la brutalidad, el grupo también prestó servicios, dirigiendo un estado que no era reconocido por nadie más que por ellos mismos, pero que en ciertas categorías superaba al que había usurpado. El Estado islámico recaudaba impuestos y se encargaba de que se recogiera la basura. Las parejas que se casan pueden esperar recibir una licencia de matrimonio impresa en papelería del Estado Islámico. Una vez que los hijos de esas uniones nacieron, su peso al nacer fue debidamente registrado en un certificado de nacimiento emitido por ISIS. El grupo incluso tenía su propia licencia de conducir.

Para un grupo que intentaba restablecer una teocracia de la Edad Media, el Estado islámico era una criatura de su tiempo. Los militantes aprovecharon Internet para conectarse con miles de seguidores en todo el mundo, haciéndolos sentir como si fueran ciudadanos virtuales del califato.

El mensaje de estos nuevos yihadistas era claro, y muchos de aquellos sobre cuyos oídos cayó lo encontraron estimulante: Cualquiera, en cualquier lugar, podría actuar en nombre del grupo. Eso permitió a ISIS multiplicar su letalidad por ataques remotamente inspiradores, llevados a cabo por hombres que nunca pusieron un pie en un campo de entrenamiento.

De esta manera, ISIS fue responsable de la muerte de miles de personas en todo el mundo. Un tiroteo en una fiesta de la oficina en San Bernardino, California. Un ataque a un mercado de Navidad en Alemania. Un ataque de camiones en Niza, Francia, el Día de la Bastilla. Bombardeos suicidas en iglesias el domingo de Pascua en Sri Lanka.

En muchos casos, los atacantes dejaron grabaciones, mensajes en los medios de comunicación social o vídeos en los que prometían lealtad a al-Bagdadi. “Bagdadí fue fundamental para dar voz al proyecto de ISIS de una manera que logró una resonancia sorprendente con las personas vulnerables a nivel mundial”, dijo Joshua Geltzer, quien fue director principal de lucha contra el terrorismo en el Consejo de Seguridad Nacional hasta 2017. “Seguirá siendo una figura singular en el surgimiento y la evolución del grupo”, dijo Geltzer.

Así quedó la zona de Barisha sonde murió Abu Bakr Al Baghdadi

Sheikh Ibrahim

Nacido Ibrahim Awad Ibrahim Ali al-Badri, Abu Bakr al-Baghdadi comenzó su vida en una llanura seca y desolada de la aldea de Al Jallam, en el centro de Iraq. Era uno de los cinco hijos y varias hijas de un hombre sunita conservador que se ganaba la vida vendiendo ovejas. Los vecinos describieron a la familia como promedio, y el área como poco destacable.

Pero hay un detalle que destaca en la historia inicial de al-Bagdadi, y que más tarde se convertiría en un elemento clave de su afirmación de ser un gobernante califa o religioso: Al Jallam está poblado por miembros de la tribu al-Badri, que remonta su linaje al pueblo Quraysh de la Península Arábiga, la tribu del Profeta Mahoma.

Se considera que una conexión hereditaria con el Quraysh es un requisito previo para convertirse en califa, y los panfletos publicados por ISIS que exhortan a los musulmanes a jurar lealtad a al-Bagdadi trazan su ascendencia desde la comunidad Badri en Al Jallam hasta Fátima, la hija menor del profeta.

Cuando al-Baghdadi comenzó la escuela primaria, la familia se había mudado a la cercana ciudad de Samarra. Era un estudiante mediocre. Su expediente académico de la escuela secundaria muestra que su calificación más alta fue en arte (95 de 100), mientras que en materias básicas como álgebra, obtuvo puntajes en los años 50.

En entrevistas con 17 personas que conocían a al-Bagdadi, entre ellas amigos, compañeros de clase, vecinos, profesores y antiguos alumnos, se le calificó de “tímido”, “reservado”, “aislado” y “tranquilo”. El encontró su lugar, dijeron, en la mezquita local, donde su padre lo inscribió en una clase de memorización coránica. “Sí, tenía un don espiritual”, dijo el dueño de la mezquita Ahmed Ibn Hanbal, Khalid Ahmed Ismael, y añadió: “Su alma estaba conectada a la mezquita”.

Ismael recordó que, sin que se lo pidieran, al-Bagdadi -nombre de guerra que adoptó cuando se convirtió en militante- guiaría a los demás niños a limpiar la casa de culto, arrastrando las alfombras hacia afuera, regándolas con mangueras y colocándolas en el techo para que se secaran. Y rápidamente superó a los otros muchachos en la memorización y recitación de las Escrituras. Para cuando estaba en la escuela secundaria, los feligreses comenzaron a pedir que el niño dirigiera la oración en lugar del imán.

“Así de dulce era su voz”, dijo el Ismael. “Era tan dulce que se podía sentir la dulzura y atraía a otros a la mezquita.” Pero ya había indicios de que al-Bagdadi veía su enfoque conservador de la fe como algo que debía imponerse a los demás. Cuando un vecino se tatuó un corazón en el brazo, al-Bagdadi le dio una conferencia. Los tatuajes, el vecino, Younes Taha, le recordó diciendo, están prohibidos por la ley islámica. Pronto, incluso se sintió cómodo reprochando a sus mentores.

El Presidente de los Estados Unidos Donald Trump (C) mirando en la Sala de Situación de la Casa Blanca mientras las fuerzas de Operaciones Especiales de los Estados Unidos se acercan al líder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi. (AFP)
El Presidente de los Estados Unidos Donald Trump (C) mirando en la Sala de Situación de la Casa Blanca mientras las fuerzas de Operaciones Especiales de los Estados Unidos se acercan al líder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi. (AFP)

“Cuando te levantas y recitas la oración, el olor de tu aliento hará que los ángeles se vayan volando”, le dijo al Sr. Ismael cuando el dueño de la mezquita comenzó a fumar. A los 20 años, en 1991, se matriculó en el colegio Shariah de la Universidad de Bagdad, según los registros escolares obtenidos por The New York Times de la agencia de inteligencia iraquí. Obtuvo una licenciatura y luego se matriculó en la Universidad de Saddam, una institución dedicada a los estudios islámicos, donde obtuvo una maestría y un doctorado en temas relacionados con las escrituras islámicas.

Para pagar sus estudios, impartía clases de coránicas en la mezquita al-Haj Zaidan, en el barrio de Topchi de Bagdad, donde sus alumnos lo llamaban “Sheikh Ibrahim”. Los que interactuaron con él lo calificaron de taciturno y reservado, una cualidad que impresionó a sus alumnos.

Cuando le pregunté: “Sheik Ibrahim, tengo una pregunta para ti”, él respondió sólo a la pregunta y nada más", dijo el actual imán de la mezquita, Ahmed Rajab, que fue alumno de al-Bagdadi a principios de la década de 2000. “Intentaríamos que hablara con nosotros. Él no chismorreaba. Su reserva vino de su autodisciplina”.

Pero fuera de la mezquita, algunos comenzaron a molestarse por su proselitismo. Los fines de semana, entrenaba a un equipo de fútbol juvenil, usando las prácticas como una oportunidad para repartir panfletos que abogaban por la cepa ultraconservadora wahabí del Islam.

"Éramos como: ¿Por qué? Estamos aquí para jugar al fútbol. Lo tomé y lo tiré", recuerda Faisal Ghazi Taih, uno de los ex jugadores. Sus padres lo sacaron del equipo cuando se enteraron, dijo.

En 2003, cuando los aviones militares cortaron el cielo de Bagdad y comenzó la invasión estadounidense para derrocar a Saddam Hussein, al-Baghdadi les dijo a sus estudiantes de la mezquita de Topchi que se dirigía a casa. Menos de un año después, el Taha estaba viendo la televisión cuando de repente reconoció a su antiguo vecino en imágenes que mostraban a detenidos arrestados por las fuerzas estadounidenses. Estaban alineados con trajes naranjas, del mismo color que los rehenes occidentales de ISIS se verían obligados a usar en sus videos de ejecución.

Los funcionarios de seguridad dicen que al-Baghdadi fue arrestado cerca de Faluya en la casa de sus suegros en enero de 2004. El objetivo de la redada era el cuñado de al-Bagdadi, que se había levantado en armas contra la ocupación estadounidense. Al-Baghdadi fue arrastrado por la redada, considerada poco más que una trampa en ese momento, dijeron las autoridades. Pasó 11 meses en un centro de detención en Camp Bucca, según registros desclasificados del Pentágono.

Algunos analistas han argumentado que fue su tiempo bajo custodia estadounidense el que lo radicalizó. Sin embargo, quienes lo acompañaban dicen que ya estaba comprometido con la violencia cuando entró en el campo de prisioneros, que se extiende por todo el país.

Talib al-Mayahi, que ahora tiene 54 años, se reunió con al-Bagdadi dentro de la tienda de campaña donde ambos fueron asignados en el campamento de Bucca. Al-Baghdadi tenía más de 30 años y se hacía llamar "Abu Dua", recordó su compañero de detención, que se encuentra bajo protección de testigos en Irak y fue entrevistado en presencia de agentes de inteligencia.

Los prisioneros dentro del campo estaban empezando a organizarse, nombrando “emires” secretos de cada tienda, dijo el al-Mayahi, y al-Baghdadi fue elegido para dirigir la suya. Inmediatamente se puso a trabajar para sacar a los prisioneros chiítas de la tienda de campaña, apoyándose en una banda de otros prisioneros sunitas, armados con patas de metal extraídas de las minas de las unidades de aire acondicionado del campo, dijo el al-Mayahi.

El odio a los chiítas era un sello de la insurgencia que se extendía por todo Irak. Sus lugares de culto comenzaron a ser blanco de ataques en un movimiento que fue criticado incluso por Al Qaeda. Más tarde, se convertiría en un sello distintivo del Estado islámico, cuyos seguidores comenzaron a atacar a la secta en todo el mundo, enviando terroristas suicidas a lugares chiítas en el Líbano, Afganistán, Irán y Bangladesh.

“Llegó el momento en que los prisioneros chiítas pidieron ser trasladados a otra tienda de campaña”, dijo el Sr. al-Mayahi. “Entonces, cuando ya no quedaba ningún chiíta, empezó a amenazar a otros sunitas: ¿Por qué fumas? ¿Por qué no fuiste a rezar? ¿Por qué tienes la barba tan corta?”.

La cacería

Los registros del Pentágono indican que al-Baghdadi fue liberado a finales de 2004, un fracaso de la inteligencia que acecharía a los funcionarios estadounidenses. “Es difícil imaginar que pudiéramos haber tenido una bola de cristal que nos dijera que se había convertido en el jefe de ISIS”, dijo un funcionario del Pentágono a The Times una década después.

Durante años, desapareció de la vista. Luego, en 2009, las fuerzas de seguridad recuperaron un alijo de documentos en una casa segura utilizada por los militantes y encontraron el nombre "Abu Dua" en la lista de personal del grupo.

Su influencia dentro del grupo terrorista no se hizo evidente hasta meses después, cuando las fuerzas de seguridad capturaron a un alto dirigente de la insurgencia, dijo Abu Ali al-Basri, director general de la inteligencia iraquí.

En marzo de 2010, en un puesto de control de Bagdad, agentes iraquíes detuvieron a Manaf al-Rawi, presuntamente uno de los verdugos de un contratista estadounidense, Nick Berg, cuya decapitación grabada en vídeo se publicó en Internet. Durante el interrogatorio, el al-Rawi nombró a “Abu Dua” como uno de los coordinadores del grupo, encargado de transmitir mensajes secretos entre los insurgentes.

“Envié directamente al primer ministro los nombres de tres personas que considerábamos importantes en base al interrogatorio de Manaf al-Rawi”, dijo el al-Basri. “Uno de los tres era Bagdadí.”

Poco después, en mayo de 2010, los insurgentes anunciaron a su nuevo líder: Fue Abu Dua, quien ahora se presentó al mundo como “Abu Bakr al-Baghdadi”. El significado del nuevo nombre de guerra no se perdió en sus futuros seguidores: Abu Bakr fue el primer califa después de la muerte del profeta Mahoma en la antigua Arabia y se le atribuye la ola de expansión islámica que siguió.

Durante los tres años siguientes, los agentes del Sr. al-Basri persiguieron a al-Bagdadi y organizaron al menos seis picaduras para detenerlo. Hubo numerosos cuasi accidentes, afirma, diciendo que estuvieron a punto de atraparlo en el distrito de Mansour, en Bagdad, y luego en Adamiya, donde fue visto conduciendo. En otra ocasión, recibieron un aviso de que se dirigía a la ciudad de Ghazaliya para reunirse con un agente de Qaeda.

Y en Topchi, cerca de la mezquita donde su voz llamaba a los fieles a la oración, tendieron una emboscada. De alguna manera, se las arregló para escapar.

“En ese momento, tuvo más suerte que inteligencia”, dijo el Sr. al-Basri. Pero con cada llamada cercana, al-Bagdadi se volvió más circunspecto, más obsesionado con la seguridad y más desconfiado. Se cree que dejó de utilizar los teléfonos móviles hace más de una década, basándose exclusivamente en mensajes entregados en mano, dijo el al-Basri.

En 2014, cuando subió al púlpito de mármol de una mezquita de Mosul para declarar el califato, fue la primera vez que apareció un vídeo que mostraba su rostro descubierto.

Abu Bakr al-Baghdadi en púlpito de mármol de una mezquita de Mosul
Abu Bakr al-Baghdadi en púlpito de mármol de una mezquita de Mosul

La reclusión de Al-Baghdadi alimentó rumores sobre su muerte, y muchos medios de comunicación publicaron informes especulativos sobre su muerte, todos los cuales resultaron ser falsos. Cada vez, reapareció en grabaciones de audio y más tarde en videos, burlándose del mundo.

Los funcionarios estadounidenses que trabajaron en la administración de Obama dicen que durante los años 2014, 2015 y 2016 no hubo ni una sola vez en que creyeran que tenían información sólida sobre el paradero de al-Baghdadi, incluso cuando muchos otros altos líderes del Estado Islámico fueron perseguidos y asesinados, incluyendo el No. 2 de al-Baghdadi.

Pero a diferencia de Osama bin Laden, al-Bagdadi no era un recluso.

Bin Laden se aisló del mundo en un complejo en Pakistán en un esfuerzo por evitar ser detectado y operó como un gerente distante. Por el contrario, Al-Bagdadi participó directamente en algunas de las atrocidades más notorias de su grupo, incluida la violación organizada de mujeres consideradas no creyentes.

Una de ellas era D, que tenía apenas 15 años cuando fue secuestrada junto a otras mujeres y niñas yazidíes de su aldea al pie del monte Sinjar unas semanas después de la declaración del califato. Entrevistada después de su fuga, pidió ser identificada sólo por su primera inicial debido al estigma de la violación, y describió cómo las mujeres y las niñas fueron transportadas a un edificio en Raqqqa, que servía de galería de observación para los hombres que deseaban esclavizarlas.

El primer hombre en llegar fue al-Baghdadi, dijo, información que fue confirmada por otras dos niñas que fueron retenidas en el mismo centro. “Me di cuenta enseguida de que él era importante - todo el mundo se puso de pie cuando entró”, dijo D. Ella y las otras niñas que él escogió fueron trasladadas de casa en casa, y finalmente terminaron en la misma villa que Kayla Mueller, de 26 años de edad, trabajadora de ayuda humanitaria estadounidense de Prescott, Arizona. Todas ellas fueron sacadas y violadas por al-Baghdadi, incluida la Sra. Mueller, que regresó a su habitación compartida sollozando inconsolablemente, según el relato de sobrevivientes confirmado por funcionarios estadounidenses y la madre de la Sra. Mueller.

Al-Baghdadi disfrutaba de la brutalidad, dijeron las mujeres cautivas. Un día de agosto de 2014, D fue convocado para verlo. Temiendo que estuviera a punto de ser violada de nuevo, se sorprendió cuando al-Baghdadi la llevó a la sala de estar, no al dormitorio, y le pidió que se sentara junto a él en un sofá. “Tenía un ordenador portátil grande y negro”, dijo, recordando que había pulsado “play” en un vídeo de la pantalla. Mostraba la ejecución de un periodista americano, James Foley. “Nos dijo:'Hoy matamos a este hombre'”, dijo ella. “Se estaba riendo de nuestra reacción.”

James Foley, intantes antes de ser brutalmente decapitado
James Foley, intantes antes de ser brutalmente decapitado

Algunos de los que más tiempo conocieron a al-Bagdadi se preguntaron si era su propia naturaleza lo que explicaba su capacidad de evadir la captura durante tanto tiempo, y no sólo sus extremas medidas de seguridad.

Hussam Mehdi, un miembro de ISIS que conoció a al-Baghdadi en Camp Bucca y ahora está en la cárcel en Bagdad, dijo que su recuerdo perdurable del hombre que se convertiría en uno de los terroristas más poderosos del mundo fue de él caminando de un lado a otro a lo largo de la valla - por sí mismo.

“Es algo que me he preguntado: un hombre que estaba totalmente solo, una persona que no socializa, sólo ‘salaam alaikum’, y luego sigue adelante”, dijo el Mehdi. “Me pregunto si es porque le gusta estar solo que el aislamiento le resultaba fácil.”

Mehdi recordó a los hombres que se habían presentado ante al-Bagdadi al frente del Estado islámico. “Abu Musab fue asesinado”, dijo. “Abu Omar fue asesinado. Pero Abu Bakr duró.”

MÁS SOBRE ESTE TEMA: