Reducen el estrés y generan dopamina: así afectan las vacaciones al cerebro

El descanso nos ayuda a reducir los niveles de estrés crónico. ¿Por qué lo necesitamos? Y, sobre todo, ¿cuáles son los beneficios que nos aporta pasar unos días ociosos?

El tiempo al aire libre, las experiencias novedosas y el descanso adicional son solo algunos de los componentes que pueden potenciar los efectos rejuvenecedores del tiempo libre (Getty Images)
El tiempo al aire libre, las experiencias novedosas y el descanso adicional son solo algunos de los componentes que pueden potenciar los efectos rejuvenecedores del tiempo libre (Getty Images)

¿Te sentís estresado? ¿Agobiado? O incluso, ¿querés maximizar la neuroplasticidad de tu cerebro? Tomarse unas vacaciones es más que una simple distracción de la rutina diaria. Cada vez hay más pruebas científicas que demuestran que viajar es muy bueno para la salud mental.

Los beneficios de unas buenas vacaciones pueden sentirse incluso antes de que den comienzo. Estudios científicos muestran que el simple hecho de esperar una futura recompensa puede ser incluso más gratificante que esta misma. Lo es gracias a una pequeña molécula llamada dopamina, de la que hablaremos más adelante.

Tomarse días de descanso del trabajo es imprescindible. Así lo concluyó un estudio de 2016 en el que participaron 46 trabajadores de una empresa holandesa. Algunos psicólogos promocionan los beneficios mentales de ir de vacaciones a un lugar nuevo. Una encuesta de 2013 de 485 adultos en los Estados Unidos relacionó los viajes con una mayor empatía, atención, energía y concentración. Otra investigación sugirió que el acto de adaptarse a culturas extranjeras también puede facilitar la creatividad.

El estrés crónico puede afectar la memoria y la toma de decisiones. Las vacaciones brindan una oportunidad para que el cuerpo y mente se recarguen (Getty Images)
El estrés crónico puede afectar la memoria y la toma de decisiones. Las vacaciones brindan una oportunidad para que el cuerpo y mente se recarguen (Getty Images)

El tiempo al aire libre, las experiencias novedosas y el descanso adicional son solo algunos de los componentes que pueden potenciar los efectos rejuvenecedores del tiempo libre. Los entornos novedosos mejoran la función de las regiones cerebrales asociadas con el aprendizaje y la memoria, la creatividad y el pensamiento crítico. Y promueven el crecimiento de nuevas células cerebrales, lo que ayuda a postergar la neurodegeneración y el deterioro cognitivo.

Una experiencia novedosa, como un bautismo de buceo, bailar salsa o hacer paddle surf, modifica nuestra percepción del tiempo. Los neurocientíficos afirman que cuando nos encontramos con algo estimulante el cerebro se centra en ello. Como resultado, los recuerdos se fijan mejor y el tiempo vuela. Esto sucede porque en nuestro cerebro hay dos relojes: el biológico, que marca los ritmos metabólicos del sueño y la vigilia; y el emocional, que suele llevarle la contraria al ritmo cardíaco: sus “manecillas” van más rápido con las emociones positivas (menos pulsaciones) y más lento con las negativas, como el miedo o el disgusto, que, sin embargo, aceleran nuestro corazón.

Que nuestro cerebro produce dopamina, también llamada “hormona del placer”, es moneda corriente. Se produce en las neuronas de un par de regiones del cerebro conocidas como Sustancia Negra (por su color oscuro al microscopio) y Área Tegmental Ventral (situadas en el centro de nuestro cerebro, más o menos detrás de las orejas). Ambas regiones contienen entre 400 mil y 600 mil neuronas, las cuales envían axones (impulsos nerviosos) a numerosas zonas del cerebro. Esta acción biológica repercute en una sensación placentera en el cuerpo frente a las novedades y recompensas.

Las vacaciones que nos liberan del estrés ayudan a reequilibrar el sistema dopaminérgico (Getty Images)
Las vacaciones que nos liberan del estrés ayudan a reequilibrar el sistema dopaminérgico (Getty Images)

Por eso, nuestro cerebro hace que estemos felices antes incluso de que llegue el período vacacional, ya que la segregación de dopamina se ve drásticamente aumentada. Este sistema que nos genera placer también se ve afectado durante el estrés crónico.

Hay estudios que muestran que niveles altos o crónicos de estrés (como a los que estamos sometidos durante todo el año),son capaces de causar una reducción de la cantidad de dopamina que se libera, o los cambios en cómo esta se metaboliza. Además, dichos cambios no ocurren únicamente en la Sustancia Negra o en el Área Tegmental Ventral, sino también en los sitios a los que mandan sus axones.

Existen estudios que han demostrado que el estrés crónico puede cambiar el número de receptores de dopamina en las áreas que reciben su alcance. Cuando esto ocurre, se suelen desarrollar comportamientos depresivos. Por lo tanto, las vacaciones que nos liberen del estrés ayudarán a reequilibrar el sistema dopaminérgico. Los expertos están centrando las nuevas investigaciones en dar respuesta a si es mejor tener unas vacaciones prolongadas o si resulta más beneficioso realizarlas en períodos cortos y escalonados.

“Viajes dopaminérgicos”

Robado de la tendencia de la industria de la moda de “vestirse con dopamina”, está surgiendo una nueva tendencia para “viajar con dopamina”
Robado de la tendencia de la industria de la moda de “vestirse con dopamina”, está surgiendo una nueva tendencia para “viajar con dopamina”

¿Sentís que a tu cerebro le vendría bien un reinicio de estos últimos meses? Según algunos en la industria de viajes, un colorido viaje de aventura podría ser la respuesta. Robado de la tendencia de la industria de la moda de “vestirse con dopamina”, está surgiendo una nueva tendencia para “viajar con dopamina”. En esencia, se trata de un gran cambio de escenario, en el que es posible inundar nuestros sentidos con destinos dramáticamente coloridos, monocromáticos o estéticamente agradables.

Al igual que los campeones de la moda de vestir con dopamina que visten colores brillantes, a menudo primarios, en bloque, la encarnación de los viajes se centra principalmente en ir a algún lugar con un paisaje uniformemente brillante. Un ejemplo es Chefchaouen de Marruecos, también conocida como la “Ciudad Azul”, no lejos de Tánger, mientras que otro podría ser la “Ciudad Rosa” de la India, Jaipur.

La teoría es que ciertos colores tienen un efecto fuerte e inmediato en el estado de ánimo de las personas, como los llamativos blancos hielo y azules celestes de las islas Cícladas de Grecia (incluidas Santorini, Milos y Paros), o islas tropicales densamente verdes como Bali, Santa Lucía y Sri Lanka.

“La cromoterapia y la cromoterapia han sido durante mucho tiempo de interés para las culturas que se remontan al antiguo Egipto y se han integrado en el diseño de interiores y ambientales”, sostuvo en diálogo con The Independent, Maria Costantino, profesora de estudios culturales en el London College of Fashion.

Se trata de sumergirse en un entorno que brinda una reacción emocional y psicológica instantánea, ya sea un pico de felicidad, curiosidad o una calma absoluta (Getty Images)
Se trata de sumergirse en un entorno que brinda una reacción emocional y psicológica instantánea, ya sea un pico de felicidad, curiosidad o una calma absoluta (Getty Images)

“Por ejemplo, los tonos fríos se utilizan para aumentar la concentración, o el verde pálido para aumentar la tranquilidad. El color está estrechamente asociado a las emociones; colorea nuestro lenguaje: decimos que ‘nos sentimos azules’, que ‘vemos rojo’, que ‘estamos verdes de envidia’ o que ‘estamos de rosa’”.

Otros lo han interpretado como lugares fantásticos y multicolores que nos llenan de una explosión de energía simplemente por ser estéticamente agradables. Este enfoque podría llevarnos a la Lisboa de mosaicos brillantes; caja de pintura variada Ciudad de Oaxaca, México; el barrio de color caramelo de Balat en Estambul o el pueblo de pescadores de color pastel de Manarola en Cinque Terre de Italia.

Es el enfoque de Original Travel esta temporada, cuyo fundador, Tom Barber, asegura que se trata de sumergirse en un entorno que brinda una reacción emocional y psicológica instantánea, ya sea un pico de felicidad, curiosidad o una calma absoluta. “Este año nos estamos enfocando en las ‘gratificaciones’: todos merecen un descanso, literalmente, y debe ser lo más alegre y libre de culpa posible”, explicó Tom al periódico británico.

Además, añadió que esta tendencia consiste en acotar los colores y la estética que nos alegran específicamente. “Estoy bastante fascinado por la forma en que el color influye en nuestro estado de ánimo. Carl Jung dijo que ‘el color es la lengua materna del subconsciente’. Pero no todos los colores provocan la misma respuesta en todos”.

Verter el máximo de color en nuestra psique durante una semana o fin de semana libre es una idea positiva y práctica (Getty Images)
Verter el máximo de color en nuestra psique durante una semana o fin de semana libre es una idea positiva y práctica (Getty Images)

Tom y su equipo organizaron una variedad de recorridos por lugares como Chefchaouen y sus alrededores en Marruecos; Oaxaca y la costa del Pacífico en México (“El color les encanta. Hablando con los mexicanos, eso siempre ha sido parte de la cultura”, detalló el experto); y Raja Ampat en Indonesia (“Hay inmersiones allí donde se pueden ver más de 300 especies de peces de colores brillantes en una sola sesión”).

Asimismo, Michael Edwards del operador turístico Explore recomienda los paisajes multicolores de “Rainbow Mountain” (o Vinicuna) en Perú o el barrio La Candelaria en Bogotá, Colombia (“¡Donde el color y la energía de la película de Pixar Encanto, cobran la vida!”). Mientras tanto, el jefe de producto de Audley Travel, Alex Bentley, prescribe una foto del barrio de Bo-Kaap de Ciudad del Cabo o del bohemio distrito de La Boca de Buenos Aires para lo que nos aqueja.

Aunque es caprichosa, esta tendencia tiene cierta lógica. Incluso el hotel que elijamos puede animarnos: imanes de color como el legendario y kitsch Madonna Inn de California o el Ritz-Carlton de Tenerife, Abama, de color rosa salmón, por ejemplo. Tom identifica los amarillos, rojos y naranjas como los colores más “alegres”, y los blancos, azules y verdes como los más tranquilos. También, señala a América Latina como un hervidero de paisajes y arquitectura coloridos, y a Guatemala en particular como una opción infravalorada.

Para los destinos coloridos y fotogénicos, esto puede ser tanto una bendición como una maldición (Getty Images)
Para los destinos coloridos y fotogénicos, esto puede ser tanto una bendición como una maldición (Getty Images)

Hablamos de cómo la planificación y reserva de viajes en general se está convirtiendo en algo más estético de cara a la generación de Instagram y TikTok. “Hoy en día somos más visuales, eso es un hecho. Ya sea en su estantería con código de colores o en su cuadrícula de Instagram”, añadió Barber.

Y señaló que, para los destinos coloridos y fotogénicos, esto puede ser tanto una bendición como una maldición. “En cuanto a Chefchaouen -que era bastante secreto hasta hace unos años-, extender el dólar turístico más allá de Marrakech o Fez no puede ser algo malo”. Sin embargo, teme que el hecho de que los lugares coloridos se vuelvan virales contribuya a un exceso de turismo y abrume a los pequeños destinos que carecen de la infraestructura necesaria para el público de Instagram.

Al final, sin embargo, verter el máximo de color en nuestra psique durante una semana o fin de semana libre es una idea positiva y práctica. “Y lo que es mejor -concluyó el experto-, no hace falta que hagamos actividades especialmente ostentosas ni alojarnos en un hotel muy glamuroso. Se trata de lugares con mucho color, que se pueden experimentar caminando por la calle”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR