Una sonata de Mozart mejora la epilepsia de personas resistentes a medicamentos

Así lo descubrieron investigadores estadounidenses que publicaron los hallazgos en una revista científica. Más estudios se suman a las bondades de la música en la medicina

Las ondas cerebrales son estudiadas en medicina con frecuencia
Las ondas cerebrales son estudiadas en medicina con frecuencia

Escuchar la Sonata de Mozart para dos pianos en re mayor (K448) durante al menos 30 segundos puede estar asociado con picos menos frecuentes de actividad eléctrica asociada a la epilepsia en el cerebro en personas con epilepsia resistente a los medicamentos.

Así lo confirmaron científicos estadounidenses, que también sugieren que las respuestas emocionales positivas a K448 pueden contribuir a sus efectos terapéuticos, según publicaron ayer en Scientific Reports. Estos datos, curiosamente, no resultan sorprendentes, ya que investigaciones anteriores han demostrado que escuchar la Sonata K448 de Mozart también se relaciona con picos menos frecuentes de actividad eléctrica asociada a la epilepsia en el cerebro en los pacientes con esta enfermedad neurológica.

Sin embargo, hasta ahora se desconocía el impacto de la duración de la música en dicha asociación y las causas.

La obra mozartiana abarca todos los géneros musicales de su época e incluye más de seiscientas creaciones
La obra mozartiana abarca todos los géneros musicales de su época e incluye más de seiscientas creaciones

Ello hizo que un equipo de la Universidad de Medicina de Geisel School en Dartmouth, (EE.UU.), coordinado por Robert Quon, emplearon la técnica de electroencefalograma (EEG) para evaluar la actividad eléctrica en los cerebros de 16 adultos con epilepsia resistente a los medicamentos mientras escuchaban una serie de clips musicales de 15 o 90 segundos, incluido el de la Sonata K448.

Un electroencefalograma es una prueba que detecta la actividad eléctrica del cerebro mediante pequeños discos metálicos (electrodos) fijados sobre el cuero cabelludo. Las neuronas cerebrales se comunican a través de impulsos eléctricos y están activas todo el tiempo, incluso mientras duermes.

Y los resultados mostraron que solo Mozart, en concreto su Sonata K448, tenía efectos beneficiosos sobre los pacientes.

Los científicos comprobaron que la Sonata K448, tenía efectos beneficiosos sobre los pacientes.
Los científicos comprobaron que la Sonata K448, tenía efectos beneficiosos sobre los pacientes.

Los autores comprobaron que escuchar entre 30 y 90 segundos de K448 causaba una reducción media del 66,5% en el número de picos de actividad eléctrica asociados con la epilepsia en todo el cerebro. Un análisis más detallado mostró que estas disminuciones eran mayores en las cortezas frontales izquierda y derecha del cerebro, partes del cerebro involucradas en la regulación de las respuestas emocionales.

“Existe una creciente evidencia de la eficacia de la música, específicamente la Sonata para dos pianos en re mayor de Mozart (K448), para reducir la actividad epileptiforme ictal e interictal. No obstante, se sabe poco sobre el mecanismo subyacente a este beneficioso “efecto Mozart K448” para las personas con epilepsia”, explicaron los expertos en el estudio.

Los investigadores también observaron que cuando los participantes escuchaban el final de secciones largas y repetitivas dentro de K448, un tipo de actividad eléctrica, conocida como actividad theta, aumentaba en sus cortezas frontales.

Los autores comprobaron que escuchar entre 30 y 90 segundos de K448 causaba una reducción media del 66,5% en el número de picos de actividad eléctrica asociados con la epilepsia
Los autores comprobaron que escuchar entre 30 y 90 segundos de K448 causaba una reducción media del 66,5% en el número de picos de actividad eléctrica asociados con la epilepsia

“Medimos la influencia que K448 tuvo en las descargas epileptiformes interictales intracraneales (IED) en dieciséis sujetos sometidos a monitorización intracraneal para la epilepsia focal refractaria. Encontramos IED reducidos durante la versión original de K448 después de al menos 30 s de exposición. Estos resultados sugieren que el “efecto Mozart K448” depende de la duración de la exposición y puede modular preferentemente la actividad en las redes emocionales frontales, proporcionando información sobre el mecanismo subyacente a esta respuesta. Nuestros hallazgos fomentan la evaluación continua del K448 de Mozart como una intervención no invasiva y no farmacológica para la epilepsia refractaria”, agregaron los expertos.

Investigaciones anteriores han sugerido que la actividad theta puede estar asociada con respuestas emocionales positivas a la música.

Los autores plantean la hipótesis de que escuchar K448 durante tan solo 30 segundos puede activar redes dentro del cerebro que están asociadas con respuestas emocionales positivas a la música y están reguladas por la corteza frontal.

La activación de estas redes puede contribuir a la reducción de los picos de actividad eléctrica asociados a la epilepsia entre las personas con epilepsia resistente a la medicación, concluyeron.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR