Un estudio realizado en abejas revela que la cafeína ayuda a focalizar las ideas y la concentración

Científicos han descubierto que una descarga de cafeína ayuda a las abejas a concentrarse y hacer el trabajo de manera más eficiente. Además, visitan las flores perfumadas más rápido y con más frecuencia que las que no tienen ese impulso adicional

El experimento es una “fuerte demostración de cómo la cafeína puede ayudar a enseñar a las abejas qué plantas polinizar. Una experiencia para trasladar a otras especies, incluso a las personas"
El experimento es una “fuerte demostración de cómo la cafeína puede ayudar a enseñar a las abejas qué plantas polinizar. Una experiencia para trasladar a otras especies, incluso a las personas"

En los supermercados modernos se ofrece una gran variedad de frutas y verduras. Pimientos, paltas, frutilas, pepinos, todos son posibles gracias a las abejas. Pero “simplemente no hay suficientes polinizadores en el mundo natural” para cuidar la carga global de cultivos, explica Sarah Arnold, ecóloga de la Universidad de Greenwich. Entonces, los agricultores liberan abejas criadas comercialmente en sus campos, donde los insectos zumban diligentemente y polinizan cultivos por un valor de miles de millones de dólares cada año. A medida que las abejas se sumergen en las flores para encontrar comida, sus cuerpos recogen el polen en polvo que se esparce cuando visitan la siguiente flor.

Pero las abejas comerciales a veces se desvían de los campos de cultivo para examinar las flores silvestres cercanas. Ahora, los científicos han descubierto que una descarga de cafeína ayuda a las abejas a concentrarse y hacer el trabajo de manera más eficiente. Arnold y sus colegas demostraron que alimentar a los abejorros con cafeína mientras los exponen a un aroma floral objetivo los anima a buscar ese olor cuando abandonan el nido. Las abejas con cafeína visitan las flores perfumadas más rápidamente y con más frecuencia que las que no tienen ese impulso adicional.

“Ya se sabía que los polinizadores aprendían qué flores visitar al estar expuestos a los aromas dentro del nido, dice Jessamyn Manson”, ecóloga de la Universidad de Virginia. “Estudios anteriores habían demostrado que a las abejas les gusta visitar flores artificiales que producen cafeína -señala Arnold-, pero no estaba claro cómo la cafeína en sí podría afectar las acciones de las abejas”. Otra investigación muestra que las abejas atrapadas expuestas a un olor objetivo mientras consumen cafeína sacan la lengua en respuesta a ello durante períodos de tiempo más largos, pero esas abejas no pudieron elegir libremente qué flores visitar.

Los científicos han descubierto que una descarga de cafeína ayuda a las abejas a concentrarse y hacer el trabajo de manera más eficiente REUTERS/ Amir Cohen
Los científicos han descubierto que una descarga de cafeína ayuda a las abejas a concentrarse y hacer el trabajo de manera más eficiente REUTERS/ Amir Cohen

Para investigar más a fondo, Arnold y su equipo crearon tres grupos de abejorros. Uno tomó agua azucarada con cafeína y una ráfaga de olor a flor de fresa. Otro recibió agua pura con azúcar y el olor, y otro recibió solo el agua pura con azúcar. Ninguna de las abejas había encontrado previamente ningún tipo de flor o aroma floral. Cada grupo fue liberado de su colmena y dentro de una arena de laboratorio salpicada de flores robóticas, algunas de las cuales exhalaban el mismo olor a frutilla y otras que liberaban un aroma floral “distractor” completamente diferente. Todas las flores falsas contenían depósitos de agua azucarada sin cafeína para que las abejas lamieran al seleccionarlas.

Las abejas con cafeína mostraron una clara preferencia por las flores falsas de frutilla, y 70,4% de ellas visitaron las flores objetivo de inmediato. Solo el 60% de los sujetos sin cafeína pero acostumbrados al olor a buscar se dirigieron primero a las fresas de plástico, y las abejas que no recibieron ni cafeína ni el aroma de preparación visitaron las flores de fresa en un poco menos de la mitad del tiempo, un resultado esperado porque nunca lo habían hecho.

Las abejas expuestas tanto a la cafeína como al olor formaron una “asociación súper fuerte” entre los dos, afirma Arnold, lo que sugiere que una abeja podría pensar: “Cuando tuve ese olor en el pasado, obtuve este azúcar con cafeína realmente agradable y lo recuerdo así de claro”. Con cada visita consecutiva a las flores, el ritmo de estas abejas también aumentó más rápido que el de las abejas sin cafeína, lo que indica que la cafeína podría mejorar adicionalmente sus habilidades motoras.

Las abejas con cafeína mostraron una clara preferencia por las flores falsas de frutilla, y 70,4% de ellas visitaron las flores objetivo de inmediato (Photo by ALFREDO ESTRELLA / AFP)
Las abejas con cafeína mostraron una clara preferencia por las flores falsas de frutilla, y 70,4% de ellas visitaron las flores objetivo de inmediato (Photo by ALFREDO ESTRELLA / AFP)

Aunque la asociación positiva fue fuerte, finalmente desapareció: después de visitar docenas de flores, las abejas con cafeína también comenzaron a investigar las flores distractoras, y Arnold culpa a la configuración del laboratorio como una de las causas. “Encontrar flores de plástico que estén a solo unos centímetros de distancia entre sí es una tarea bastante fácil de resolver para las abejas -afirma-. Las abejas, tarde o temprano, probarían las flores distractoras y se darían cuenta de que son igualmente gratificantes”. Pero en un campo de plantas de fresa, las flores “distractoras” de la vida real estarían mucho más lejos, y podrían tardar más en desviarse de su tarea. “En un entorno agrícola, la cafeína podría suministrarse junto con los aromas de imprimación para plantas específicas en colmenas comerciales”, dice Arnold.

Cualquiera que sea la aplicación industrial a la que puedan conducir los nuevos hallazgos, Manson dice que “el uso de cafeína en estos experimentos como estimulante de preparación es particularmente revelador. Los seres humanos buscan activamente la cafeína, y espero que los polinizadores también lo hagan”. Pero debido a que en este estudio se administró cafeína en el nido en lugar de distribuirla como recompensa en la flor, el experimento es una “fuerte demostración de cómo la cafeína puede ayudar a enseñar a las abejas qué plantas polinizar. Una experiencia para trasladar a otras especies, incluso a las personas”, concluye.

SEGUIR LEYENDO: