¿Cuál es el fin de controlar el contagio de COVID-19 en animales?

Científicos de Estados Unidos están monitoreando las mascotas, el ganado y la vida silvestre para determinar dónde podría esconderse el virus y si podría resurgir

Podría acechar a varias especies, mutar y luego resurgir en humanos incluso después de que la pandemia haya terminado - REUTERS
Podría acechar a varias especies, mutar y luego resurgir en humanos incluso después de que la pandemia haya terminado - REUTERS

Más de un año después del inicio de la pandemia, un visón salvaje aparentemente sano dio positivo al SARS-CoV-2 en Utah. No se sabía que un animal que deambulara libremente hubiera contraído el virus antes, aunque los investigadores habían estado observando esto de cerca. Podría acechar a varias especies, mutar y luego resurgir en humanos incluso después de que la pandemia haya terminado.

Eso cerraría la historia del SARS-CoV-2, porque los animales salvajes probablemente lo llevaron a los humanos en primer lugar. Una fuerte evidencia sugiere que el virus se originó en los murciélagos herradura (Rhinolophus spp). Posiblemente llevado a otros animales antes de infectar a las personas. Dentro de unos años, cuando se haya suprimido la propagación comunitaria, un reservorio de SARS-CoV-2 en animales que deambulan libremente podría convertirse en una fuente de nuevos brotes.

Los animales salvajes no son los únicos que han sido objeto de escrutinio. Los estudios han demostrado que el SARS-CoV-2 puede infectar a muchas criaturas domesticadas y cautivas, desde perros y gatos, hasta pumas, gorilas y leopardos de las nieves en zoológicos. Los brotes en granjas de visones ya han demostrado que los animales infectados pueden transmitir el virus a los humanos.

Los camellos son reservorios de coronavirus, como el que causó la epidemia por MERS. REUTERS/Eric Gaillard
Los camellos son reservorios de coronavirus, como el que causó la epidemia por MERS. REUTERS/Eric Gaillard

Aunque estos casos han generado preocupación, los investigadores están menos preocupados por los brotes virales en animales domésticos y de granja porque tales erupciones pueden mantenerse bajo control mediante la cuarentena, la vacunación y el sacrificio. Sin embargo, si el virus se propaga en animales salvajes, será mucho más difícil de controlar. “Entonces no hay esperanza de erradicación”, dice Sophie Gryseels, bióloga evolutiva de la Universidad de Amberes, Bélgica.

“En teoría, el virus podría evolucionar a medida que circula entre los animales, posiblemente de formas que amenacen la eficacia de las vacunas o hagan que el patógeno sea más mortal e infeccioso para las personas”, explica Arinjay Banerjee, investigador de coronavirus en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá.

“En un año, los científicos han recopilado tantos datos sobre la susceptibilidad de diferentes especies al SARS-CoV-2 como los acumulados durante los últimos 50 años para la influenza”, aporta Martin Beer, virólogo del Instituto Federal de Investigación para la Salud Animal en Greifswald, Alemania.

Se sabe que el SARS-CoV-2 infecta a una amplia gama de especies animales. Este hecho, combinado con la gran cantidad de personas infectadas, significa que, en principio, el virus ha tenido millones de oportunidades para saltar de personas a animales. Muchos de esos pasajes podrían pasar desapercibidos. Los estudios sobre la vida silvestre son difíciles de realizar y las infecciones animales no han sido una prioridad para gran parte de la comunidad investigadora. “El visón salvaje que dio positivo en Utah podría ser solo la punta del iceberg”, explicó Sarah Hamer, epidemióloga y veterinaria de la Universidad Texas A&M en College Station.

Las aves también suelen transmitir distintos virus que alojan - REUTERS/Eric Gaillard
Las aves también suelen transmitir distintos virus que alojan - REUTERS/Eric Gaillard

Al principio de la pandemia, los cerdos eran los primeros en la lista de vigilancia. Se sabe que incuban otros virus, como la influenza, y viven en grandes cantidades cerca de los humanos: unos 300 millones de cerdos se crían en China, donde comenzó la pandemia. En 2018, los investigadores describieron un nuevo coronavirus de murciélago que había matado a unos 25.000 cerdos en el sur de China. Y en febrero de 2020 demostraron que podía ingresar a las células de cerdo a través de la proteína ACE2, el mismo receptor que usa para infectar a las personas.

Pero cuando los investigadores comenzaron a infectar artificialmente a cerdos y lechones, encontraron que no se replicaba bien. Estos estudios sugieren que los cerdos son en gran parte resistentes a la infección por el virus. “Gracias a Dios, porque con el volumen de producción porcina a nivel mundial, eso habría sido un gran problema”, dice Peter Daszak, presidente de la organización de investigación sin fines de lucro Ecohealth Alliance en la ciudad de Nueva York.

Con los cerdos fuera de la lista de prioridades, los murciélagos se convirtieron en el centro de atención. Sin embargo, al igual que con los cerdos, los resultados de los estudios en murciélagos han sido tranquilizadores. Un estudio de los receptores ACE2 en las células de 46 especies de murciélagos encontró que la mayoría eran huéspedes pobres. Pero experimentos controlados han demostrado que algunas especies, como los murciélagos frugívoros ( Rousettus aegyptiacus ), pueden infectarse y transmitir la infección a otros murciélagos. Y, con más de 1.400 especies, “los murciélagos son una caja negra”, sostiene Gryseels.

Un soldado que viste equipo de protección personal (EPP) se sienta junto a un perro militar luego de una demostración de cómo el animal detecta el COVID-19, en un hospital veterinario del Ejército en Nueva Delhi, India. 9 de febrero, 2021. REUTERS/Adnan Abidi
Un soldado que viste equipo de protección personal (EPP) se sienta junto a un perro militar luego de una demostración de cómo el animal detecta el COVID-19, en un hospital veterinario del Ejército en Nueva Delhi, India. 9 de febrero, 2021. REUTERS/Adnan Abidi

“Debido a que los murciélagos y los humanos no suelen estar en contacto cercano, es muy poco probable que las personas transmitan el virus a colonias que no han estado expuestas”, según Kaitlin Sawatzki, viróloga de la Universidad de Tufts en Boston, Massachusetts. En un estudio de la que es su principal autora, su equipo ha testeado a 321 murciélagos capturados en todo el noreste de los Estados Unidos y hasta ahora no han detectado ARN viral del SARS-CoV-2. Los científicos dicen que el riesgo podría aumentar cuando la pandemia disminuya y aumenten los viajes y el turismo.

De la mascota a la genética

A medida que la pandemia se intensificó, los investigadores comenzaron a centrar su atención en otros animales que están genéticamente estrechamente relacionados con las personas, viven en contacto o son fuentes conocidas de otros brotes virales. Los experimentos de laboratorio han descartado una horda de huéspedes potenciales: ratones de campo (Myodes glareolus) y mapaches, por ejemplo, y ganado importante como vacas, patos y pollos, que parecen todos resistentes a la infección. Pero los experimentos han encontrado muchos animales que pueden albergar el virus y transmitirlo. Entre ellos se encuentran hurones y gatos, por ejemplo. “Los animales infectados que son sociables, en una manada o con los humanos, presentan un riesgo mayor que los vagabundos solitarios”, dice Sawatzki.

Personal sanitario hace un test de COVID-19 a un perro en España - (Foto: Senasica)
Personal sanitario hace un test de COVID-19 a un perro en España - (Foto: Senasica)

Sin embargo, incluso cuando están en contacto muy cercano con los humanos, la barrera contra la infección natural puede ser alta. En un estudio sorprendente, Sawatzki probó 29 hurones domésticos cuyos dueños habían contraído COVID-19. Mientras los dueños convalecían en casa, cansados y febriles, descansaban en sus camas con sus hurones y, sin embargo, ninguna de sus mascotas dio positivo por ARN viral o por anticuerpos contra la infección. “No podría haberme sorprendido más”, dijo Sawatzki.

Un número creciente de estudios está comenzando a revelar el verdadero riesgo que representan los animales. A medida que surgieron más informes de mascotas que habían contraído el COVID-19 de sus dueños enfermos, los investigadores se interesaron cada vez más por los gatos, que a menudo son libres de escabullirse entre los hogares y mezclarse en la naturaleza. Sin embargo, su posible papel en la transmisión de COVID-19 es un tema de debate.

En entornos de laboratorio, los gatos se infectan fácilmente y son contagiosos para otros gatos. Tampoco se enferman mucho, lo que significa que detectar una infección es complicado. “Pero superan la infección rápidamente, lo que significa que probablemente no sean infecciosos por mucho tiempo -dice Angela Bosco-Lauth, investigadora de enfermedades infecciosas de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins, quien ha estudiado los efectos de la infección por SARS-CoV-2 en gatos. No creo que los gatos supongan ningún riesgo para la salud humana, ni siquiera a largo plazo”. No se ha informado que ningún gato haya transmitido la infección a las personas en un entorno natural.

Varios animales son testaeados para saber si poseen COVID-19 REUTERS/Eric Gaillard
Varios animales son testaeados para saber si poseen COVID-19 REUTERS/Eric Gaillard

“Sin embargo, ninguna cantidad de trabajo de laboratorio o de campo podría haber preparado a los científicos para lo que sucedió en las granjas de visones -dice Linfa Wang, viróloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Singapur de Duke-. El virus nos enseñó una lección con el visón: nunca podremos atraparlo”.

Un aumento inusual en la muerte de visones en dos granjas en los Países Bajos, y un sólido sistema de vigilancia, alertó a los investigadores sobre los primeros brotes. A fines de 2020 había llegado a 70 granjas holandesas, así como a granjas en una docena de otros países, incluidos Dinamarca, Grecia, Canadá y Estados Unidos. Sawatzki describe la situación en las granjas como la “tormenta perfecta”. “Los animales susceptibles a la infección se empaquetan juntos y están en contacto directo y regular con los agricultores infectados. En una granja danesa, por ejemplo, alrededor del 97% de los visones evaluados tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2, un aumento del 6% solo 8 días antes”, revela Anette Boklund, epidemióloga de la Universidad de Copenhague.

A medida que el virus se multiplica en los huéspedes infectados, puede mutar levemente, dejando en su genoma pistas de sus viajes pasados. Al secuenciar estos genomas y rastrear las interacciones entre las personas infectadas y los animales, investigadores en los Países Bajos confirmaron que dos trabajadores agrícolas habían contraído COVID-19 del visón, la primera prueba de que los animales podían transmitir el virus a las personas. Hasta ahora, se sospecha que al menos 60 personas han contraído el virus de este modo. Hasta ahora, el visón capturado en Utah es el único animal salvaje que ha dado positivo en la prueba, pero varios consorcios de investigación nacionales y regionales continúan estudiando animales salvajes cerca de las granjas de visones en busca de evidencia de infección.

La historia del visón y el COVID-19 ha confirmado los primeros temores de los investigadores de que el virus pueda encontrar refugio en los animales de formas difíciles de predecir y controlar, y que luego pueda volver a las personas.

Los esfuerzos de vigilancia se están unificando cada vez más. La OIE, la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. han publicado directrices sobre el estudio de los animales (ninguno recomienda realizar pruebas generalizadas, pero la OMS aboga por las pruebas en las granjas de pieles infectadas). La OIE se reúne mensualmente con investigadores en el campo para discutir las últimas investigaciones sobre animales en la pandemia.

SEGUIR LEYENDO: