Por qué la mentira puede desafiar considerablemente nuestras capacidades cognitivas

En un mano a mano con Infobae, la investigadora alemana Kristina Suchotzki, especialista en el análisis de mentiras e integrante del equipo de Psicología Forense en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, asegura que lo que conocemos de la serie “Lie to me” es falso.  “Las personas que quieren mentir deben evitar que la verdad se escape, una tarea que requiere energía”, dice

 Kristina Suchotzki se especializa en el análisis de mentiras
Kristina Suchotzki se especializa en el análisis de mentiras

El experto en mentiras de la serie “Lie to me”, protagonizada por Tim Roth, intenta inspirarse en Paul Ekman, el investigador decano de mentiras y emociones más famoso del mundo. No solo asesoró a los creadores de la serie, sino también a numerosas autoridades estadounidenses como el FBI y la CIA. Su mantra se cierra en una frase: “La verdad está escrita en nuestros rostros”. Sin embargo, emergió una figura femenina para poner en duda esos principios tan afianzados. La investigadora alemana más activa sobre mentiras es Kristina Suchotzki, quien es parte del equipo de Psicología Forense en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz. Su mayor interés es cómo los signos de tensión mental están asociados con declaraciones falsas. Porque mentir no es tan fácil: hay que ocultar la verdad, inventar una historia alternativa coherente, ponerse en el lugar de la otra persona, tener bajo control los sentimientos de traición y, al mismo tiempo, parecer auténtico.

“Hasta ahora, las emociones y las cogniciones se han examinado principalmente por separado. Me gustaría reunir ambas cosas y aclarar qué es exactamente lo que pasa por tu cabeza cuando mientes “, comparte Suchotzi en diálogo con Infobae.

La especialista trabaja en los fundamentos psicológicos de la mentira, la edición y detección de mentiras, utilizando medidas conductuales, autonómicas y neuronales, la modulación emocional de la memoria para detalles relacionados con el crimen y detección de conocimiento fáctico. Suchotzki aborda esas contradicciones contra todo lo que creíamos válido en torno a la mentira y profundiza en cómo se ha avanzado en su estudio en los últimos años.

— ¿Por qué le atrajo la mentira como base de su profesión?

— Mentir es un comportamiento muy complejo al que todos nos hemos enfrentado en algún momento de nuestras vidas. Cuando la mentira pasa desapercibida, puede tener graves consecuencias en determinadas circunstancias. Mentir facilita la interacción social, por ejemplo, mentiras piadosas que alguien dice para evitar lastimar a otra persona. Es esta complejidad la que encuentro más emocionante, ya que abre una serie de enfoques de investigación interesantes. Por ejemplo, hay habilidades necesarias para mentir con éxito: debe recordar la respuesta verdadera y ser capaz de suprimirla. Necesita tener una idea de lo que la otra persona está pensando mientras trata de parecer relajado y honesto.

Cuando la mentira pasa desapercibida, puede tener graves consecuencias en determinadas circunstancias (Shutterstock)
Cuando la mentira pasa desapercibida, puede tener graves consecuencias en determinadas circunstancias (Shutterstock)

— ¿Cuáles son las claves de investigación en torno a la mentira hoy?

— Se trabaja en descubrir cómo se desarrolla la habilidad de mentir a lo largo de la vida: qué tan bien pueden mentir las personas, desde niños pequeños hasta personas mayores. La ubicuidad de las mentiras en la vida cotidiana no implica que mentir sea un juego de niños. Las investigaciones han demostrado que mentir desafía considerablemente las capacidades cognitivas. Esto se debe a que la respuesta a la verdad se activa primero en el cerebro, lo que induce un conflicto de respuesta. Las personas que quieren mentir, por lo tanto, deben evitar que la verdad se escape, una tarea que requiere energía. Los niños pequeños, en particular, con frecuencia aún no son capaces de este proceso de inhibición. Además, la verdad debe mantenerse activa en la memoria de trabajo para ayudar a formular una respuesta alternativa y engañosa.

— Es decir que, entonces, la habilidad de mentir se desarrolla.

— Sí, es necesario desarrollar la capacidad de mentir. En la vejez, esta capacidad parece disminuir, posiblemente debido a la degradación del rendimiento cognitivo. Hemos descubierto que tres criterios centrales mejoraron durante la infancia, alcanzaron su punto máximo en la edad adulta temprana y empeoraron durante la edad adulta: control cognitivo, competencia en mentiras y frecuencia de mentiras a diario.

— En una de sus investigaciones se ha basado en preguntar a los mentirosos con qué frecuencia mienten.

— Muchos han supuesto que esta era una pregunta improbable. Suena extraño, por supuesto. Pero debo decir que ha proporcionado algunas ideas muy interesantes. Por ejemplo, encontramos grandes diferencias en la frecuencia con la que la gente miente. Por supuesto, nunca puede estar 100% seguro de que lo que la gente dice en los cuestionarios es realmente cierto. Pero es exactamente por eso que los cuestionarios suelen ser solo un elemento de estudio.

 shutterstock 162
shutterstock 162

— Usted contradice las ideas de Ekman en cuanto a que las microexpresiones traducen la mentira.

— Muchos investigadores no se toman muy en serio la idea de Ekman de usar microexpresiones para descubrir el engaño. Simplemente hay una falta de estudios que respalden sus afirmaciones. Si alguien se asusta durante un interrogatorio, eso no significa que esté mintiendo. No se puede inferir una ilusión de una emoción. Mi interés está en buscar signos de tensión mental asociados con declaraciones falsas. Porque mentir no es tan fácil: hay que ocultar la verdad, inventar una historia alternativa coherente, ponerse en el lugar de la otra persona, tener bajo control los sentimientos de traición y al mismo tiempo parecer auténtico. Hasta ahora, las emociones y las cogniciones se han examinado principalmente por separado. Me gustaría reunir ambas cosas y aclarar qué es exactamente lo que pasa por tu cabeza cuando mientes.

— ¿No existe un indicador de las mentiras?

— No, no hay un indicador claro, solo evidencia que sugiere mentiras. La idea de que el flujo de sangre en la nariz podría ser un indicio de mentiras, por ejemplo, es absurda. Tales afirmaciones son peligrosas porque sugieren que las características también son útiles en la práctica, por ejemplo, en el aeropuerto. En una situación controlada en el laboratorio, tal efecto podría posiblemente probarse. Pero ninguna tecnología puede resolver el problema de que los supuestos rasgos de una mentira también aparecen en los sospechosos que dicen la verdad. Los efectos son tan pequeños e inestables que en la práctica no ayudan a reconocer las mentiras. Las características lingüísticas podrían ser resultado de ser un poco más significativas. Pero incluso estos no son importantes. Las diferencias entre mentirosos y no mentirosos solo se pueden encontrar en estudios y no serían adecuadas para la detección de mentiras en la práctica. Además, existen muchas diferencias individuales y culturales en la forma en que las personas mienten, lo que hace que la generalización sea casi imposible.

— Entonces ¿no serían fiables los detectores de mentiras?

— Son muy propensos a errores. Por ejemplo, las personas que dicen la verdad suelen estar nerviosas cuando se les pregunta. Esa es una de las razones por las que los detectores a menudo producen resultados falsos positivos, lo que puede ser particularmente problemático cuando se investigan casos penales. El problema es: los humanos somos extremadamente malos para distinguir la verdad de la mentira. Las personas solo tienen un 54% de aciertos cuando se trata de detectar mentiras, por lo que no son mucho mejores que el azar. Incluso entre expertos y personas comunes, no hay diferencias en la capacidad de reconocer mentiras.

Los detectores de mentiras son muy propensos a errores, asegura Kristina Suchotzki
Los detectores de mentiras son muy propensos a errores, asegura Kristina Suchotzki

— ¿Tampoco sería posible trabajar con inteligencia artificial?

— Por un lado, es muy poco probable que realmente puedan detectar mentiras. Por otro lado, los algoritmos que se utilizan a menudo no se prueban en muestras representativas, lo que podría conducir a sesgos y discriminación contra ciertos grupos. Gastar dinero en investigación en tales tecnologías sin trabajar en las técnicas de encuesta y los fundamentos teóricos es una pura pérdida de tiempo y recursos.

— Sin embargo, los desarrolladores indican que estos dispositivos serían orientativos, no determinantes.

— Si el programa ya me muestra un resultado incorrecto, influye en la búsqueda de información. Ya no soy imparcial. Prefiero otros métodos más probados en casos penales y en la detección de mentiras, por ejemplo, técnicas de interrogatorio bien estructuradas o la prueba de conocimiento fáctico, en las que, en cambio, se busca información relevante en las respuestas del encuestado.

—¿Qué ocurre en un mundo globalizado donde las mentiras pueden aparecer en otro idioma?

— Hay una serie de situaciones en las que hay incentivos para que las personas mientan. Imagine, por ejemplo, negociaciones comerciales en las que un socio comercial quiere convencer al otro de las ventajas de su producto. O tome una entrevista policial en la que el sospechoso de asesinato intenta convencer a la policía de su coartada en el momento del crimen. Hasta ahora, la investigación forense se ha centrado principalmente en la confiabilidad percibida de las personas que hablan en su idioma nativo. Una nueva investigación ha revelado que los observadores parecen tener más probabilidades de juzgar las declaraciones de hablantes nativos como verdaderas en comparación con las declaraciones de hablantes no nativos. Sin embargo, solo una pequeña investigación ha investigado si las personas realmente mienten peor en un idioma extranjero. Los hallazgos indican que la discriminación de mentira- verdad puede ser menos precisa para declaraciones en un idioma extranjero que para declaraciones en el idioma nativo del hablante.

SEGUIR LEYENDO: