Un estudio sostiene que los teléfonos y relojes inteligentes tendrían bajo riesgo para personas con marcapasos

Un grupo de investigadores alemanes probó los efectos que producen estos accesorios en 148 pacientes con dispositivos cardíacos

Los dispositivos cardíacos no se verían afectados por accesorios tales como smartphones o relojes inteligentes (Shutterstock)
Los dispositivos cardíacos no se verían afectados por accesorios tales como smartphones o relojes inteligentes (Shutterstock)

El riesgo de interferencia electromagnética (EMI) de teléfonos y relojes inteligentes en dispositivos cardíacos es bajo, sugiere una nueva investigación, pero advierte que la evolución de estos accesorios requiere un estudio constante de esta condición.

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se coloca debajo de la piel del pecho para ayudar a controlar los latidos del corazón. Se utiliza para hacer que el corazón lata de manera más regular si se tiene un latido irregular, denominado arritmia, particularmente uno lento. La implantación de un marcapasos en el pecho requiere un procedimiento quirúrgico. Un desfibrilador-cardioversor implantable (DCI) es un dispositivo que detecta ritmos cardíacos. Éste luego envía rápidamente un electrochoque al corazón para hacer que el ritmo vuelva a la normalidad. Ambos son dos recursos de tecnología cardiovascular implantable. Su reacción frente a la cercanía de ciertos dispositivos digitales es una hipótesis que ha llevado a un estudio profundo.

El grupo de investigadores encabezados por Florian Blaschke, del departamento de medicina Interna y cardiología de Charité Universitätsmediz, Berlín probó los dispositivos electrónicos implantables cardiovasculares (CIED) en 148 pacientes para ver si los teléfonos y relojes inteligentes producían riesgo de interferencia electromagnética que pudieran afectar a los CIED. Las pruebas incluyeron toda la activación posible de los dispositivos, incluidos los modos de espera, marcación y conexión.

Una investigación sugiere que el riesgo de interferencia electromagnética (EMI) de teléfonos y relojes inteligentes en dispositivos cardíacos es bajo (Shutterstock)
Una investigación sugiere que el riesgo de interferencia electromagnética (EMI) de teléfonos y relojes inteligentes en dispositivos cardíacos es bajo (Shutterstock)

De todos los escenarios de prueba, los investigadores observaron solo un caso de interferencia electromagnética inducida por teléfonos móviles en un marcapasos de doble cámara, y se encontraron interferencias de telemetría inducidas por teléfonos inteligentes con el programador del dispositivo en el 14% de los casos.

Por el contrario, cuando investigaron el reloj inteligente, no encontraron EMI con CIED o el programador del dispositivo.

“Debido a los avances tecnológicos, tanto en CIED como en tecnología de teléfonos móviles, la probabilidad de EMI es actualmente insignificante, pero los médicos deben saber que los EMI de móviles con telemetría de interrogación de dispositivos son bastante comunes”, indicaron los profesionales en el estudio publicado en Medscape Cardiology.

“La rápida evolución de los CIED, los teléfonos móviles y la tecnología de los relojes inteligentes hace necesario reevaluar continuamente las recomendaciones de seguridad para los pacientes con CIED”, dijo el principal investigador.

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se coloca debajo de la piel del pecho para ayudar a controlar los latidos del corazón (Shutterstock)
Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se coloca debajo de la piel del pecho para ayudar a controlar los latidos del corazón (Shutterstock)

Datos obsoletos

Las EMI pueden ser peligrosas para los pacientes con CIED, como o ICD”, dijo Blaschke. Estudios anteriores han sugerido que la radiación electromagnética puede conducir a la inhibición de la estimulación o la administración de descargas inadecuadas en los desfibriladores, así como a la inactivación temporal de las funciones antitaquicardia, debido a una respuesta magnética, afirman los autores.

Actualmente, todos los fabricantes de CIED recomiendan mantener los teléfonos móviles al menos a 15 cm de distancia de estos dispositivos para evitar interferencias electromagnéticas; sin embargo, estas recomendaciones se basan en estudios realizados hace más de 10 años”, dijo Blaschke.

"En estos estudios se utilizaron generaciones anteriores de teléfonos móviles, pero debido a los avances tecnológicos, como la baja potencia de emisión de los teléfonos móviles modernos y los filtros CIED efectivos, asumimos que estas recomendaciones podrían quedar obsoletas", agregó, señalando que no existen recomendaciones de los fabricantes de dispositivos con respecto al uso de relojes inteligentes.

Por lo tanto, los investigadores buscaron “evaluar el riesgo y las consecuencias” de las EMI en pacientes con un CIED utilizando un teléfono móvil “contemporáneo” (iPhone 6) y un reloj inteligente popular (Apple Watch Series 1 [A1553]). Para el estudio si determinó que se registraría “cualquier cambio en el ritmo cardíaco en el ECG de superficie [electrocardiograma] con o sin síntomas clínicos”.

Shutterstock
Shutterstock

La interferencia con el programador del dispositivo “incluyó cualquier distorsión en los canales de EGM [electrograma intracardíaco] auricular o ventricular o pérdida de canales marcadores”. Los 148 participantes fueron sometidos a 1352 pruebas, con el teléfono o reloj en modo de espera, marcación y conexión (conexión telefónica y acceso a Internet).

Solo un paciente con fibrilación auricular persistente tenía EMI entre su iPhone y un marcapasos bicameral implantado, y el campo electromagnético inducía infradetección auricular. Esto condujo a una “posterior desactivación inapropiada” del cambio de modos, lo que resultó en estimulación ventricular con el límite de frecuencia superior. El paciente experimentó palpitaciones y mareos.

En particular, estos EMI se produjeron cuando el iPhone se colocó directamente sobre el generador y se puso en el modelo de marcación o conexión; cuando se interrumpieron estos modos, la subdetección auricular se detuvo inmediatamente.

Un desfibrilador-cardioversor implantable (DCI) es un dispositivo que detecta ritmos cardíacos (Shutterstock)
Un desfibrilador-cardioversor implantable (DCI) es un dispositivo que detecta ritmos cardíacos (Shutterstock)

Ninguno de los pacientes experimentó interferencias electromagnéticas entre el reloj inteligente y el CIED, y no hubo evidencia de un efecto magnético causado por la proximidad del reloj inteligente o el teléfono inteligente.

Hubo interferencia con la telemetría con palas en 20 (14%) de los pacientes; sin embargo, estas interferencias con el programador CIED ocurrieron solo cuando el teléfono inteligente se colocó directamente sobre el CIED en el modo de marcación o conexión. No se observaron interferencias con el reloj inteligente.

"En resumen, el riesgo de interferencias electromagnéticas de teléfonos móviles y relojes inteligentes con CIED es bajo", dijo Blaschke. Sin embargo, "en el caso ideal, se podrían realizar pruebas individuales de pacientes con un dispositivo electrónico cardiovascular implantable para detectar la falta de interacción con su propio teléfono móvil y reloj inteligente", agregó.

El estudio advierte que advierte que la evolución de estos accesorios requiere un estudio constante de esta condición (Shutterstock)
El estudio advierte que advierte que la evolución de estos accesorios requiere un estudio constante de esta condición (Shutterstock)

Informar, sin alertar

Comentando el estudio para Medscape Cardiology, Carsten Lennerz, cardiólogo del German Heart Center de Munich, afirmó que los pacientes con CIED “se preocupan mucho por la EMI en la vida diaria y profesional”, por lo que el “estudio presentado es importante, ya que los teléfonos móviles se identificaron como una fuente de EMI relevante hace 10 a 20 años y, en consecuencia, todavía se recomienda una distancia de seguridad de 15 cm “.

Señaló que su grupo demostró anteriormente que “la prevalencia de EMI con teléfonos inteligentes y CIED es del 0,3%”, y el presente estudio “lo confirma con una tasa de ocurrencia tranquilizadora del 0,6%”.

En ambos estudios, "la EMI ocurrió en el 'peor de los casos', cuando se coloca el teléfono inteligente directamente sobre la piel sobre el generador y cuando el teléfono inteligente suena o se conecta", dijo Lennerz, que no participó en el estudio actual.

Solo un paciente con fibrilación auricular persistente tenía EMI entre el iPhone y un marcapasos bicameral implantado, y el campo electromagnético inducía infradetección auricular
Solo un paciente con fibrilación auricular persistente tenía EMI entre el iPhone y un marcapasos bicameral implantado, y el campo electromagnético inducía infradetección auricular

Sin embargo, esta situación es "afortunadamente rara debido a los avances en el blindaje de los CIED y también a los cambios en las propiedades de los teléfonos inteligentes".

Añadió que es poco probable que los relojes inteligentes funcionen como una fuente potencial de EMI, debido a sus propiedades, pero este estudio proporciona la primera evidencia de su seguridad.

Lennerz recomendó que se informe a los pacientes de que las EMI con teléfonos inteligentes "aún pueden ocurrir pero son muy raras", y señaló que, aunque la "distancia de seguridad actual de 15 cm es probablemente demasiado estricta", "garantiza una seguridad completa".

Blaschke agregó que la “rápida evolución” de los CIED y las tecnologías de teléfonos móviles y relojes inteligentes “hace necesario reevaluar continuamente las recomendaciones de seguridad para los pacientes”.

SEGUÍ LEYENDO: