Preocupante: la mitad de la población de los EEUU asegura que no se vacunará contra el coronavirus

Mientras los CDC trabajan en un plan para "aumentar la confianza en la vacuna", especialistas aseguran que el ritmo frenético del desarrollo de una inmunización contra el COVID-19 "genera preocupación sobre que pueda ser ineficaz o tenga efectos secundarios dañinos"

Un crítico de vacunas con sede en los EEUU aseguró que los científicos están buscando "una de las vacunas más peligrosas jamás intentadas" (Reuters/Dado Ruvic/Ilustración)
Un crítico de vacunas con sede en los EEUU aseguró que los científicos están buscando "una de las vacunas más peligrosas jamás intentadas" (Reuters/Dado Ruvic/Ilustración)

En todo el mundo, el hallazgo de una para prevenir el nuevo coronavirus parece haberse convertido en la condición para la “vuelta a la normalidad”.

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, activistas antivacunas ya insinuaban en las redes sociales que el virus era una estafa, parte de un complot para beneficiarse de una eventual vacuna.

Casi medio año después, los científicos de todo el mundo se apresuran a crear una vacuna contra el COVID-19, y pese a que un producto aprobado aún está a meses, sino años, de distancia, los expertos en comunicación sanitaria creen que deben comenzar a sentar las bases para la aceptación ahora, dado que “la avalancha de desinformación ha aumentado”, según publicó la revista Science.

Neil Johnson es físico de la Universidad George Washington y estudia la dinámica de los grupos antivacunas en las redes sociales. Para él, “en los últimos meses, el 10% de las páginas de Facebook administradas por personas que hacen preguntas sobre las vacunas ya han cambiado a las vistas de antivacunas”.

En ese sentido, “encuestas recientes encontraron que sólo el 50% de las personas en los Estados Unidos están comprometidas a recibir una vacuna”. Incluso algunas de las comunidades más expuestas al virus también son las más recelosas: entre las personas negras, que representan casi una cuarta parte de las muertes de COVID-19 en ése país, el 40% dijo que no recibiría una vacuna en una encuesta realizada a mediados de mayo por la agencia Associated Press (AP) y la Universidad de Chicago. En Francia, el 26% dijo que no recibiría una vacuna contra el coronavirus.

Mientras, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) trabajan en un plan para aumentar la “confianza de la vacuna” como parte del esfuerzo federal para desarrollar una vacuna, dijo el director Robert Redfield a un comité del Senado. “Mejor usamos cada minuto que tenemos entre ahora y cuando esa vacuna o vacunas estén listas, porque es un terreno realmente frágil en este momento”, coincidió Heidi Larson, antropóloga y directora del Proyecto de Confianza de Vacunas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM).

Con tasas de vacunación contra el sarampión y otras enfermedades infecciosas que caen en algunos lugares, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2019 enumeró la “vacilación de la vacuna” como una de las diez principales amenazas para la salud mundial.

En todo el mundo, el hallazgo de una para prevenir el nuevo coronavirus parece haberse convertido en la condición para la "vuelta a la normalidad" (Efe/ Sebastiao Moreira/Archivo)
En todo el mundo, el hallazgo de una para prevenir el nuevo coronavirus parece haberse convertido en la condición para la "vuelta a la normalidad" (Efe/ Sebastiao Moreira/Archivo)

En este contexto, cualquier vacuna contra el coronavirus enfrentará obstáculos adicionales, especialmente la falta de un registro de seguridad a largo plazo, reconoció Johnson, para quien “el ritmo frenético del desarrollo de la vacuna puede influir en esa preocupación. Incluso los defensores se preocupan de que el apuro por una vacuna aumente el riesgo de que pueda ser ineficaz o tener efectos secundarios dañinos”.

Del Bigtree, un crítico de vacunas con sede en los EEUU, aseguró que los científicos están buscando “una de las vacunas más peligrosas jamás intentadas” para un virus que representa poco riesgo para la mayoría de las personas. Él difunde su mensaje a través de un programa de entrevistas en línea, Twitter y presentaciones, y afirma que vio “un crecimiento increíble” desde que comenzó la pandemia.

Además de las preocupaciones de seguridad, los activistas abrazaron una gran cantidad de otros mensajes antivacunas. En mayo, un video de estilo documental, Plandemic, que pretendía que las muertes relacionadas con COVID-19 eran exageradas y que una vacuna podría matar a millones, obtuvo más de 7 millones de visitas en YouTube antes de que se eliminara debido a sus afirmaciones sin fundamento. A fines de abril, activistas norteamericanos organizaron una “Cumbre de Salud Freedom” en línea con líderes antivacunas y protestas contra la “tiranía médica” durante los cierres.

“Las publicaciones en las redes sociales que crean la impresión de un verdadero debate sobre la seguridad de las vacunas pueden aprovechar los hábitos psicológicos que hacen que las personas piensen que no hacer nada es más seguro que tomar medidas”, opinó Damon Centola, un sociólogo de la Universidad de Pennsylvania, quien teme que “tales preocupaciones puedan extenderse más fácilmente entre las personas que ya sospechan de la autoridad médica, incluidas las comunidades minoritarias”.

Los promotores de vacunas dicen que necesitan comenzar ahora para contrarrestar todo esto, porque los epidemiólogos estiman que para romper la pandemia, el 70% de la población puede necesitar desarrollar inmunidad, ya sea al vacunarse o al infectarse. Cuando más de 40 expertos de todo el mundo se reunieron en línea para una sesión de estrategia organizada por expertos de la City University of New York y LSHTM, una de las principales recomendaciones fue desarrollar formas más rápidas y creativas de comunicarse con el público que “hablen más directamente a las emociones.”

“Los mensajes tradicionales que promueven la vacunación parecen no ser suficientes para las personas preocupadas por la seguridad de la vacuna”, sostuvo Larson, cuyo libro sobre rumores de vacunas está a punto de ser lanzado.

"Cualquier vacuna contra el coronavirus enfrentará obstáculos adicionales, especialmente la falta de un registro de seguridad a largo plazo" (Cortesía Schott AG)
"Cualquier vacuna contra el coronavirus enfrentará obstáculos adicionales, especialmente la falta de un registro de seguridad a largo plazo" (Cortesía Schott AG)

Algunas iniciativas actuales han sido pioneras en un enfoque más basado en la historia. La Mesa Redonda Nacional de Vacunación contra el VPH, que promueve la vacunación contra el virus del papiloma humano, una de las principales causas de cáncer de cuello uterino, utiliza videos de YouTube de mujeres que sobrevivieron al cáncer de cuello uterino. “Necesitamos mejorar en la narración de cuentos”, consideró Noel Brewer, un científico del comportamiento de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, y presidente de la mesa redonda de VPH. “Necesitamos llevar historias positivas y también historias negativas sobre los daños de no vacunar”.

“En África occidental, los funcionarios están desplegando las mismas herramientas que difunden los rumores sobre las vacunas para contrarrestarlas”, dijo Thabani Maphosa, quien supervisa las operaciones en 73 países para Gavi, la Alianza de Vacunas, que suministra y promueve vacunas en todo el mundo. En Liberia, por ejemplo, los funcionarios están utilizando la aplicación de mensajería WhatsApp de Facebook para encuestar a las personas y abordar los rumores detrás de una caída en las vacunas de rutina. “Necesitamos usar esto como un momento de enseñanza”, agregó.

En los Estados Unidos, la organización sin fines de lucro Public Good Projects planea reclutar voluntarios para enjambrar brotes de desinformación de vacunas en línea y eventualmente desarrollar memes y videos, señaló el CEO Joe Smyser.

Pero las herramientas más efectivas pueden estar fuera del ámbito digital. “La infraestructura del mundo real, como los recordatorios de llamadas telefónicas para recibir una oportunidad, pueden ser más poderosos que cualquier campaña de redes sociales”, cree Brewer, para quien “las redes sociales no tienen tanto efecto como podría imaginarse por el ruido que está generando”.

“Las agencias de salud pública deberían considerar sacar las vacunas de los entornos médicos y colocarlas en lugares donde la gente trabaja o compra”, agregó por su parte Monica Schoch-Spana, antropóloga médica de la Universidad Johns Hopkins. “Eso también significa hablar con líderes de varias comunidades para comprender sus puntos de vista. Tal alcance podría resultar particularmente importante con las comunidades minoritarias. Realmente tienes que conocer gente donde están tanto en sentido figurado como literal”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO

“Solo una vacuna puede parar esta pandemia”, afirman los científicos de la UBA que desarrollan una contra la enfermedad COVID-19

La carrera mundial hacia la vacuna contra el coronavirus: qué proyectos están más avanzados


MAS NOTICIAS