Actualmente hay más de 3.250 colmenas a menos de 10 km del epicentro del proyecto de Gibson (Sarah Wyndham Lewis)
Actualmente hay más de 3.250 colmenas a menos de 10 km del epicentro del proyecto de Gibson (Sarah Wyndham Lewis)

The Sharp es único, es el filo que cosquillea cielo de Londres. Hasta hace cinco años era el edificio más alto de Europa. El trono se lo sacó la Mercury City Tower de Moscú. Cuando el galardonado arquitecto Renzo Piano fue invitado a darle vida, su reacción inicial fu tajante. Dijo: “Odio los edificios altos; son arrogantes, agresivos, como fortalezas”. Pero había algo sobre la energía de las líneas ferroviarias y la belleza del Támesis que le atraían. Entonces, Renzo lo dibujó en cuestión de segundos.

A pasos del Borough Market, bajo la mirada del famoso rascacielos, Dale Gibson habita en un viejo depósito de azúcar. Con su encanto victoriano, asombrado por la riqueza verde del espacio, la reciente cesión de una colmena de un cliente le despertó la inquietud primaria.

Rodeada de parques y jardines a azotea de Bermondsey Street ofrece un entorno sorprendentemente asoleado. Allí nació la idea: sería un lugar perfecto para mantener a las abejas en el corazón de Londres. Después de completar el entrenamiento de apicultor, instaló las primeras colmenas hace 12 años y dio vida a Bermondsey Street Bees, una compañía que se ha cansado de lograr premios: ‘La mejor miel de Londres’ tanto en el National Honey Shows de 2017 como en el de 2011.

“Probablemente -cuenta- nuestro momento más orgulloso haya sido los Great Taste Awards 2016, en los que fuimos nombrados ‘Pequeño Productor Artesano del Año’, después de nuestro Three Star Great Taste Award y figurar en el Top 50 de alimentos del Reino Unido".

Rodeada de parques y jardines a azotea de Bermondsey Street ofrece un entorno sorprendentemente asoleado. Allí nació la idea: sería un lugar perfecto para mantener a las abejas en el corazón de Londres (Sarah Wyndham Lewis)
Rodeada de parques y jardines a azotea de Bermondsey Street ofrece un entorno sorprendentemente asoleado. Allí nació la idea: sería un lugar perfecto para mantener a las abejas en el corazón de Londres (Sarah Wyndham Lewis)

La temperatura está por encima de los 10 grados cuando Dale Gibson revisa sus colmenas en la azotea. A unos cientos de metros en todas las direcciones, su miel está siendo consumida. En The Shard, los huéspedes del Shangri La Hotel desayunan con su miel. Al sur, el restaurante Pizarro, el favorito del barrio, lo rocía sobre el queso de cabra frito español. Directamente debajo, los amantes de la comida lo compran en la jarra de la tienda de delicatessen del vecindario, Giddy Grocers.

Si el trabajo de las abejas melíferas se expresaran en dinero, la suma en el mundo sería de 153.000 millones de euros al año según un estudio publicado en la revista Ecological Economics.

El cuidador de abejas

Con un té caliente, miel y limón en mano explica cómo abandonó su carrera como corredor de bolsa para comenzar Bermondsey Street Bees. “Me quedaban diez años de carrera activa y tenía que decidir si seguir haciendo lo mismo o algo diferente. Me desperté un sábado por la mañana y le dije a Sarah (Wyndham Lewis, su esposa) que íbamos a un curso de apicultura. El único problema era que ella es alérgica a las picaduras de abejas”. Convenciéndola de que solo criaría abejas tranquilas, tomaron un curso de apicultura con el especialista de la Reina John Chapple, quien sigue siendo su mentor hoy.

La miel no es lo único que la empresa lleva al vecindario. Sus abejas necesitan polen y néctar. “Rogamos por los trozos de tierra que podemos encontrar, y los sembramos”, dice. “Actualmente hay más de 3.250 colmenas a menos de 10 km de las nuestras de Bermondsey Street, eso es un montón de bocas que alimentar”. Las plantas no solo proporcionan forraje para las abejas, sino que contribuyen al bienestar de los residentes locales. Dale, por ejemplo, recientemente trabajó con la urbanización de Dickens para obtener una subvención de 11,5 mil libras para transformar un pedazo de tierra baldía en un jardín comunitario amigable para las abejas.

Sarah Wyndham Lewis y Dale Gibson comenzaron por capacitarse para instalar en su casa la primera colmena (Bermondsey Street bees)
Sarah Wyndham Lewis y Dale Gibson comenzaron por capacitarse para instalar en su casa la primera colmena (Bermondsey Street bees)

Hoy, Bermondsey Street Bees tiene ochenta colmenas propias y un próspero negocio de consultoría que ayuda a empresas, como Soho Farmhouse y Berkeley Homes Group, a diseñar y mantener apiarios sostenibles. La miel es utilizada por restaurantes de renombre como Hakkasan, Kerridge Bar & Grill y Roux en The Landau.

Honey HQ es la casa de la pareja en Bermondsey Street, un antiguo almacén de azúcar de cuatro pisos que alberga ocho de las colmenas en el techo. El edificio que comparten con dos perros y dos gatos funciona de manera muy parecida a una colmena, y gran parte del trabajo se realiza en la planta baja. Es aquí donde Sarah, una sommelier de miel entrenada, mantiene su biblioteca mundial de miel mundial. Se utiliza para dar sesiones de degustación a los chefs, así como para educarlos sobre el siniestro mundo de la falsificación de miel.

La diferencia entre los sabores complejos de la miel cruda de Bermondsey Street Bees y la dulzura empalagosa de una marca producida en masa se debe al hecho de que Dale nunca calienta, mezcla o microfiltra sus mieles. Los productos comerciales de “supermercado” se mezclan con mieles compradas masivamente, a menudo adulterados con otros azúcares. Por lo general, se someten a un procesamiento riguroso para producir un producto rígido uniforme de bajo costo. El microfiltrado, que elimina los pólenes ricos en proteínas de la miel, se usa habitualmente para retrasar la cristalización natural y eliminar la trazabilidad de la miel. Filtrar estos granos de polen oscurece los orígenes de la miel, permitiendo que vendedores sin escrúpulos pasen de contrabando miel fuera de la UE.

Por el contrario, las mieles de Dale son siempre de una sola fuente, sin procesar y, al igual que un buen vino o aceite de oliva, muestran una variedad excepcional año a año según la disponibilidad de forraje. “El análisis de polen de nuestra cosecha de 2018 muestra que nuestras colmenas de Bermondsey Street se alimentaron de 26 especies de plantas diferentes, desde la zarza silvestre hasta el castaño”, explica.

Las terrazas frente a The Shard que iniciaron la tendencia en Londres pertenecen a Dale Gibson (Sarah Wyndham Lewis)
Las terrazas frente a The Shard que iniciaron la tendencia en Londres pertenecen a Dale Gibson (Sarah Wyndham Lewis)

De vuelta en la azotea, Dale parece haber cumplido su promesa de criar abejas amigas. Estas son buenas noticias para Sarah (quien, afortunadamente, solo ha sido picada dos veces desde que comenzó el negocio), así como para los vecinos de la pareja, uno de los cuales tiene un jacuzzi a metros de las colmenas. "Tengo la responsabilidad como apicultor urbano de criar abejas tranquilas -dice Dale-. Una de las claves para esto radica en proporcionar suficiente forraje. Como los humanos, las abejas se enojan cuando tienen hambre ”.

La sommelier alérgica

Sarah Wyndham Lewis es como un doble de riesgo. Se aventura en una disciplina que la mantiene al borde del peligro. Trabaja codo a codo en el proyecto como sommelier. Ella indica que “siempre se piensa que las abejas son criaturas del campo, pero la realidad de la agricultura moderna (cultivos monoculturales, insecticidas y fertilizantes, pérdida del paisaje natural) ha dificultado la prosperidad de las abejas en muchas áreas rurales. Londres, por otro lado, como muchas ciudades, tiene una gran cantidad de espacios verdes y plantas forrajeras nativas y no nativas que pueden dar a las abejas las fuentes muy variadas de forraje que necesitan para una buena salud”.

Para los habitantes de la ciudad, hay varios beneficios positivos: la existencia de miel local, las abejas para polinizar los cultivos alimentarios cultivados en jardines urbanos y, muy crucialmente, la polinización de los árboles y arbustos fructíferos que alimentan a muchas más especies; desde insectos y pájaros hasta mamíferos. Entonces, en las ciudades, como en el campo, las abejas de muchas especies sustentan la biodiversidad. “Hay un último elemento para mencionar -sugiere-, que para los habitantes de la ciudad, la conexión con la naturaleza obtenida al ver a los polinizadores en el trabajo es muy poderosa y de apoyo”.

Bermondsey Street Bees tiene ochenta colmenas propias y un próspero negocio de consultoría que ayuda a empresas, como Soho Farmhouse y Berkeley Homes Group, a diseñar y mantener apiarios sostenibles (Sarah Wyndham Lewis)
Bermondsey Street Bees tiene ochenta colmenas propias y un próspero negocio de consultoría que ayuda a empresas, como Soho Farmhouse y Berkeley Homes Group, a diseñar y mantener apiarios sostenibles (Sarah Wyndham Lewis)

En Londres ha surgido un nuevo problema muy específico. Mantener las colmenas se ha convertido en un pasatiempo tan de moda que ahora tiene la mayor densidad de colmenas que cualquier otro lugar de Europa (lo que casi con seguridad significa en cualquier parte del mundo). Esta densidad de abejas debe compararse con el hecho de que el espacio verde disponible se está reduciendo debido a que se están construyendo nuevos edificios, cubriendo jardines y se están urbanizando otras áreas, antes, silvestres. Entonces, por un lado, tiene una población de abejas en constante aumento y, por otro, tiene cada vez menos forraje disponible para alimentarlos. “Es por eso que en Bermondsey Street Bees constantemente plantamos nuevas áreas de alimentación para nuestras abejas -afirma-, concentrándonos en árboles y arbustos que serán productivos durante décadas”.

Polinizar el mundo

Muchas ciudades en todo el mundo tienen leyes locales que prohíben mantener colmenas. Según un artículo del New York Times, el edificio del Radio City Music Hall y el Museo Americano de Historia Natural albergaron colmenas en el inicio de la pasada centuria. Pero las abejas entre rascacielos parecieron ser una moda pasajera y para 1950 la apicultura urbana se había reducido sustancialmente.

En 1999 se lanzó una ley que prohibía la producción urbana porque incluía a las abejas en la lista de animales salvajes que los residentes de New York no podían conservar. A su lado figuraban los hurones, iguanas, buitres y hasta ballenas. Un grupo de amigos de Gibson logró revertir la experiencia y hoy se ha transformado en líder en el continente en la producción de miel urbana, esencialmente concentrada en Brooklyn.

“En algunos lugares, la ley es lo primero que debe abordarse -explica Sarah-. Las abejas bien cuidadas pueden coexistir perfectamente junto con las personas, como lo ha demostrado nuestra experiencia en Londres. También debemos ser realistas sobre dónde prosperan las abejas en las ciudades. Naturalmente, son criaturas que viven en los árboles, por lo que los tejados no son un problema, de hecho, a menudo son un espacio muy seguro, pero cualquier cosa de más de 6 pisos de altura comienza a plantear a las abejas algunos desafíos muy difíciles”.

La otra cuestión clave para una apicultura exitosa en la ciudad es la capacitación. Nadie que no haya recibido un entrenamiento realmente bueno de apicultores expertos debería pensar siquiera en conseguir sus propias abejas. Primero debe experimentar todo un año de la vida de los insectos, comprender lo que necesitan temporada por temporada y aprender a identificar con confianza problemas como enfermedades y plagas.

¿Y en el resto del mundo? La sommelier afirma que tienen “muy buenos amigos que mantienen abejas en Berlín, París, España y Tokio, y aunque sus preocupaciones básicas son similares, todas se enfrentan a entornos diferentes”. En Berlín, por ejemplo, tienen abundante forraje, pero sufren el traslado de los apicultores rurales que llevan sus colmenas a la ciudad cuando los tilos están en flor y tienen que compartir el forraje entre muchas más colmenas. En París, se enfrentan a la amenaza del avispón asiático, que se ha extendido por Europa y es un agresivo depredador de las abejas melíferas.

En España, el colectivo Miel de Barrio se encuentra trabajando para obtener el marco legal necesario para organizar la disciplina. En Alemania, el 80 por ciento de las plantas dependen de la polinización por parte de las abejas. La iniciativa “¡Alemania zumba!” se aboca a aumentar el número de abejas urbanas. Desde hace tres años se instaló una colmena en el patio del Parlamento, donde habitan las ya famosas “abejas del Bundestag”.

Ginza, uno de los más ajetreados barrios de Tokio, cobija en las azoteas de los más altos edificios un grupo activo de colmenas que provee de la miel local que se vende en los comercios de la zona. Atsuo Tanaka es el líder del proyecto Ginza Honey Bee. En tanto, París ya posee unos 400 panales que se distribuyen desde los balcones familiares a los espacios públicos. El furor es tal que los grandes hoteles están instalando sus propias colmenas para producir su miel. Así, el Tour d´Argent, por ejemplo, vecino a Notre Dame, ya tiene abejas en su techo.

Los próximos pasos en Bermondsey Street Bees se atan a la biodiversidad. “Necesitamos proporcionar suficiente alimento a nuestras abejas para que los polinizadores salvajes, como los abejorros, no sean expulsados de la biosfera por el éxito de nuestras colmenas”, sostiene Sarah. También trabajan en un esquema de capacitación para jardineros de todo el Reino Unido, especialmente a aquellos que trabajan en el ámbito público (parques y otros espacios verdes) para que tomen mejores decisiones con la flora que plantan.

SEGUÍ LEYENDO