WhatsApp, Telegram y Signal ya no se usarán en el Ejército Suizo por filtración de datos

La filtración de datos es un problema recurrente y es motivo de preocupación para los gobiernos

Logos de Telegram y WhatsApp. (foto: Hipertextual.com)
Logos de Telegram y WhatsApp. (foto: Hipertextual.com)

Los servicios de mensajería instantánea hacen parte de la vida diaria de las personas, no solo sirven para la comunicación casual sino que muchas veces son verdaderas herramientas de trabajo; sin embargo, existe una gran preocupación en torno a la seguridad y privacidad de las conversaciones que allí se recopilan.

Muestra de ello es el fortalecimiento de Telegram y Signal tras la migración de miles de usuarios de WhatsApp a raíz de las modificaciones a sus políticas y caídas del servicio; sin embargo, en algunas ocasiones ni esas alternativas son suficientes.

El Ejército de Suiza ha decidido no utilizar más WhatsApp, Telegram y Signal como servicio de mensajería de sus soldados, por lo cual, ahora obligan a utilizar una app creada en el mismo país llamada Threema.

El motivo radica precisamente en la privacidad y el temor que ciertas personas u organizaciones puedan acceder a las conversaciones de los soldados suizos sin autorización.

Los motivos del Ejército de Suiza no son infundados, pues en el caso de WathsApp y Signal, ambas están sujetas a la ley CLOUD de Estados Unidos, la cual habilita al gobierno estadounidense para acceder a ciertos datos de las conversaciones aunque no estén almacenados en servidores ubicados dentro del país americano.

La anterior ley no aplica para Threema, pues dicha aplicación está sujeta a la normativa suiza, por lo que ninguna otra autoridad puede venir a solicitar acceso a las conversaciones, con ello, el gobierno se asegura de que nadie pueda leer las conversaciones de sus soldados y controlar el intercambio de datos.

Cabe destacar que dicha plataforma es de pago, pues en Google Play Store tiene un costo de un poco más de 4.5 dólares (se paga una sola vez) actualmente, la aplicación cuenta con más de un millón de descargas y una puntuación de 4.5 estrellas sobre 5.

Threema también destaca por qué no se necesita ningún correo o número de teléfono para ser utilizada, pues la aplicación asignará un ID único para acceder, lo que según la empresa garantiza un “anonimato total”.

Otra de las ventajas es que al tratarse de un proyecto de código abierto, puede ser consultado por cualquier persona para identificar que no hay ningún tipo de programación para extraer datos de algún modo.

Es importante mencionar para los usuarios que quieran migrar a dicha aplicación, el límite de tamaño de los archivos que se pueden enviar es de 50 MB; sin embargo, posee opciones para la compresión de imágenes y videos.

Qué hacer ante una filtración de datos

Las leyes han ayudado a mejorar la transparencia, sin embargo, las filtraciones continúan, sobre todo en regiones en donde ni siquiera existen normativas o discusiones sobre el tema.

De acuerdo con ESET, compañía de ciberseguridad, en Estados Unidos el número de brechas solo en los primeros tres trimestres de 2021 superó las registradas en todo el 2020. En el Reino Unido, casi dos tercios de las medianas y grandes empresas admitieron haber sufrido una filtración durante el año pasado.

Ante una filtración de datos, aunque parezca obvio, lo primero que se recomienda es mantener la calma y leer la notificación con atención.

Según ESET, una reacción impulsiva podría terminar empeorando las cosas. Por lo tanto, no es necesario cerrar inmediatamente las cuentas en línea ni cancelar todas las tarjetas. En su lugar se debe respirar y concentrarse en entender qué sucedió.

Leer los detalles del incidente hasta que se comprenda qué fue robado y qué implica esto. También, vale la pena guardar el correo con la notificación en caso de que se necesite demostrar en un futuro que la filtración no fue responsabilidad del usuario.

En segundo lugar, debe asegurarse de que la notificación sea realmente legítima: Una campaña de phishing podría estar buscando captar la atención de los usuarios alegando que algunos datos han sido involucrados en una filtración para convencerlos a que hagan clic en un enlace malicioso o que divulguen más información personal.

En tercer lugar, el cibernauta debe mantener la guardia alta ante posibles fraudes, ya que posiblemente los responsables de la brecha intenten vender los datos obtenidos en foros clandestinos dentro de la dark web.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR