Verne Global, que tiene como clientes varios gigantes del mundo IT, tiene su centro de datos en Islandia.
Verne Global, que tiene como clientes varios gigantes del mundo IT, tiene su centro de datos en Islandia.

Gigantes tecnológicos como Google, Facebook o Apple, así como otras compañías dedicadas a minar criptomonedas tienen sus centros de datos en países nórdicos. ¿Por qué?

El primer motivo es que las temperaturas en esos países se mantiene baja durante todo el año. En, la zona norte de Noruega, por ejemplo, la media en invierno está en torno a los -4 grados y en verano no supera los 12 grados. Y estos fríos polares son uno de los grandes beneficios que ofrecen estas latitudes para las compañías.

En los centros de datos se transmite información, se procesan instrucciones, se minan criptomonedas. La magia de la web no se sustenta sólo de un entorno intangible, sino que requiere de enormes edificios, generadores y cables. Todas esas columnas de maquinarias que habitan en los centros de datos generan mucho calor y de ahí que el frío sea clave: los equipos tienen que estar refrigerados. Por eso los países nórdicos son tan valorados a la hora de instalar este tipo de centros.

Facebook tiene un centro de datos en Luleå, Suecia.
Facebook tiene un centro de datos en Luleå, Suecia.

El otro punto es que ofrecen energía a bajo costo y limpia. La mayoría de los países de esta región utilizan energía hidroeléctrica, lo cual resulta beneficioso para las empresas por que se reducen los gastos y, además, se ayuda a cuidar el medio ambiente.

En los centros de datos se almacena y procesa gran cantidad de información.
En los centros de datos se almacena y procesa gran cantidad de información.

Advania, la empresa de tecnología más grande de Islandia, tiene 10 edificios que funcionan como centros de datos: en 2016 tenía apenas 3. Verne Global, una joven empresa que nació en 2012 creció al ritmo de sus centros de datos. Y el país entero está creciendo de la mano de esta industria. Estas instalaciones requieren energía y en un año se duplicó la demanda energía en Islandia y como si esto fuera poco, se espera que incremente otro 50% para cuando termine el año, según un artículo del MIT.

Por su parte, la Agencia Energética de Dinamarca estima que entre 2017 y 2030, los nuevos centros de datos representarán el 85% de incremento de consumo eléctrico en el sector de negocios de ese país.

Un data center de Nvidia
Un data center de Nvidia

Google fue de las primeras empresas de tecnología en poner la mira en los países nórdicos. En 2009 adquirió instalaciones en Hamina, Finlandia donde hoy funciona uno de sus centros de datos más importantes, un hub de información que procesa información de todo el mundo. "HMD Global, el hogar de los teléfonos Nokia, anuncia su asociación con CGI, la empresa de consultoría de negocios y TI, y Google Cloud para trasladar el almacenamiento de datos relacionados con activación y desempeño a la plataforma de nube de Google ubicada en la región de Hamina, en Finlandia", comunicó HMD hace unos días.

Facebook, por su parte, abrió un centro de datos en el norte de Suecia en 2013. Las instalaciones aprovechan la refrigeración natural que aportan estas latitudes. También tiene centros de datos en otras locaciones frías como en Oregon.

La planta de Kolos en Noruega, de 600 mil metros cuadrados.
La planta de Kolos en Noruega, de 600 mil metros cuadrados.

Kolos está apostando a crear uno de los centros de datos más grandes del mundo en Ballangen, al norte de Noruega. La planta, de una extensión de 600.000 metros cuadrados estará alimentada por energía renovable, producida por fuentes eólicas e hidráulicas, en un 100%, tal como ocurre en Green Mountain, otro centro de datos noruego.

El centro de datos de Google en Hamina, Finlandia.
El centro de datos de Google en Hamina, Finlandia.

Lefdal Mine Datacenter, también ubicado en Noruega, desarrolló un data center subterráneo de 120 mil metros cuadrados y está ubicado en una antigua mina, también está nutrido por energía 100% renovable.

Los centros de datos en todo el mundo consumieron, en un año, unos 416 terawats, que es el 3% del valor total. Y esto seguirá creciendo: con el avance de la inteligencia artificial y el aumento de equipos (se estima que el año que viene habrá más de 20 mil millones de dispositivos conectados) se requerirá mayor cantidad de procesamiento de información. Y con esto, la energía necesaria para potenciar toda esta estructura. Encontrar formas de utilizar energía sustentable es el desafío hoy en día. Las cartas están echadas. Si algo queda claro es que la demanda no bajará.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: