El fundador y ex CEO de Uber Travis Kalanick al llegar en la corte federal de San Francisco federal (REUTERS/Jane Lee)
El fundador y ex CEO de Uber Travis Kalanick al llegar en la corte federal de San Francisco federal (REUTERS/Jane Lee)

El ex director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, negó el miércoles ante un tribunal de San Francisco haber conspirado para robar tecnología de automóviles autónomos, una declaración que podría ser clave en el caso.

En el segundo día de testimonio del proceso que enfrenta a Uber con Waymo, división de automóviles de Google, Kalamnick mantuvo que no pidió los derechos de propiedad cuando contrató a un ingeniero estrella del gigante tecnológico.

Cuestionado por la abogada de Uber, Karen Dunn, Kalanick reconoció que Uber quería liderar la carrera por la tecnología de los automóviles autónomos y añadió que la "prioridad número uno (fue) obtener los mejores ingenieros".

El ex directivo dijo que contrató a Anthony Levandowski -quien ha sido acusado de descargar miles de documentos antes de dejar Google- porque pensó que "era increíblemente visionario".

Preguntado directamente si pidió a Levandowski que extrajera información de Google para Uber, Kalanick respondió "no".

También señaló que el ingeniero no le dijo que llevaría la información confidencial de Google a Uber o que había descargado archivos de la compañía rival.

Pero al principio del turno de presuntas del abogado de Waymo, Charles Verhoeven, Kalanick fue confrontado con documentos embarazosos e intercambios con Levandowski.

Al jurado también se le mostró un fragmentó de la película de "Wall Street" de 1987 que Levandowski envió a Kalanick, en donde Michael Douglas, el protagonista, dice "la codicia es buena".

"Tu querías ganar, ¿cierto?", preguntó Verhoeven poco antes de mostrar el extracto de la película.

"Es correcto", respondió Kalanick.

También reconoció que firmó documentos autorizando a Uber a indemnizar a Levandowski contra cualquier reclamo de Google sobre tecnología adquirida ilegalmente, pero dijo que no leyó los papeles.

"Nunca leí el acuerdo de indemnización", testificó Kalanick manteniendo que había confiado en sus asesores legales.

"Como un director ejecutivo, tu tienes literalmente cientos de documentos para firmar cada mes… el CEO no puede leer todos los documentos", indicó.

La aparición de Kalanick – la primer pública desde que fue expulsado como CEO de Uber el año pasado – podría ser clave para decidir el caso, que enfrenta a dos prominentes empresas que compiten por liderar los automóviles autónomos.

La división Waymo de Alphabet esta buscando al menos 1.000 millones de dólares por el robo de información confidencial de su programa de automóviles autónomos, en el proceso que lleva el juez federal William Alsup.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: