El gigantesco cohete Falcon Heavy, con el que la empresa SpaceX confía en el futuro conquistar Marte, despegó desde el Centro Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, en Florida, para un viaje de prueba en el que por primera vez se pondrá en el espacio un automóvil, en una ruta estimada en 400 millones de kilómetros.

Con este viaje se trata de probar si el Falcon Heavy, de 70 metros de alto y con capacidad para transportar más de 64 toneladas, puede servir para llevar carga útil al espacio.

(Reuters)
(Reuters)

SpaceX decidió que la carga que el Falcon Heavy dejará en una órbita cercana a Marte (si la misión se desarrolla con éxito) será un automóvil eléctrico Tesla rojo. En el asiento del vehículo estará ubicado un maniquí con el traje especial de la compañía.

El vehículo será el “pasajero” de la nave (AP)
El vehículo será el “pasajero” de la nave (AP)

"Starman en un Roadster rojo", escribió Musk en su cuenta de  Instagram, en la que se ve el auto y a su piloto sobre una especie de pedestal.

El multimillonario también dijo que la canción "Space Oddity" de David Bowie sonará en el vehículo durante el lanzamiento.

Starman in Red Roadster

A post shared by Elon Musk (@elonmusk) on

El Falcon Heavy es esencialmente tres cohetes Falcon 9 en uno, con un total de 27 motores Merlin. Tendrá el doble de potencia que el cohete más potente en funcionamiento actualmente, el Delta IV Heavy, de la empresa United Launch Alliance.

La última prueba antes del lanzamiento de mañana tuvo lugar el 24 de enero, fue exitosa y consistió en el encendido de los 27 motores del cohete de forma simultánea.

Como ocurre con los lanzamientos de los otros cohetes de SpaceX, en esta prueba se espera recuperar tres de los aceleradores que proyectarán la aeronave.

Este es uno de los despegues más esperados desde las misiones Apolo (1961-1972) que llevaron el hombre a la Luna, tanto que se han puesto entradas a la venta para presenciarlo de cerca, desde Cabo Cañaveral.

Un oficial de seguridad revisa los equipos que usarán los periodistas en la cobertura del lanzamiento (Reuters)
Un oficial de seguridad revisa los equipos que usarán los periodistas en la cobertura del lanzamiento (Reuters)

El objetivo de SpaceX es utilizar el gigantesco cohete para llevar al espacio satélites más pesados e incluso, en un futuro, a humanos, gracias a su potencia y capacidad solo superada por la aeronave Saturno V, que operó en las misiones Apolo en la década de los 60 y los 70.

El Falcon Heavy viajará al espacio a una velocidad de 11 kilómetros por segundo.

"Estaremos en el espacio profundo por mil millones de años si no explota en su ascenso", dijo Musk en Twitter, advirtiendo que el lanzamiento podría fallar.

No sería la primera vez. Los Falcon 9, antecesores de este cohete fallaron en otras oportunidades.  Pero aún cuando eso ocurra, será una gran oportunidad para aprender sobre esta experiencia, según se lee en el sitio oficial de Space X, la mayor proveedora de suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS).

(Reuters)
(Reuters)
 
 
 

LEA MÁS: