Si hace cinco años el público privilegiaba las redes sociales, ahora parece privilegiar la mensajería social como WhatsApp.
Si hace cinco años el público privilegiaba las redes sociales, ahora parece privilegiar la mensajería social como WhatsApp.

"Los próximos 1.000 millones": así llama la industria tecnológica a la nueva ola de personas que en el mundo se incorporan a internet con teléfonos inteligentes. No usan textos, en parte porque son una franja de educación escasa. Pero en parte también porque existen recursos para manejarse en línea mediante la voz y las imágenes.

Y esas aplicaciones que permiten navegar a gente que quizá no tiene más que una alfabetización básica y compra teléfonos de bajo costo ofrecen la misma sencillez intuitiva a cualquiera. "Las empresas tecnológicas predominantes descubren que deben repensar sus productos para estos nuevos usuarios y enfrentar a los competidores locales que han sido más veloces", explicó el periódico Wall Street Journal (WSJ).

SHAREit se originó en China y permite transferir música e imágenes offline.
SHAREit se originó en China y permite transferir música e imágenes offline.

Dio un ejemplo: Megh Singh, de 36 años, carga maletas sobre su cabeza en una estación de tren de Nueva Delhi por casi USD 8 al día. "No le resulta cómodo leer o utilizar el teclado. Eso no le impide comprobar los horarios de los trenes, enviar mensajes a su familia o descargar películas", detalló el artículo. No ha usado el e-mail —ni siquiera aprendió a hacerlo— en el año que lleva utilizando internet. Pero eso no es obstáculo para su comunicación.

En cuclillas bajo una escalera de la estación, donde la señal de wifi es mejor, Singh murmura a su teléfono —un Sony con 4GB de memoria— que cuenta con apps de reconocimiento de voz: en su pantalla se ven, además de Google Search y WhatsApp, otras como UC Browser, MX Player y SHAREit, casi desconocidas en los Estados Unidos pero imposibles de mover del top 10 de las descargas en la India.

Y no sólo allí: también en "smartphones a lo largo y a lo ancho de Asia, Medio Oriente y África", en lugares donde nichos de personas con poca educación se suman online. "UC Browser está entre las descargas principales en países como Indonesia y Yemen. SHAREit es popular en Irán y Sudáfrica. A MX Player le va muy bien en Bangladesh, Omán y Camboya".

UC Browser
UC Browser

Google es una de las empresas que trata de adaptarse a esta nueva ola. "Los nuevos usuarios son muy diferentes de los primeros 1.000 millones", dijo Caesar Sengupta, de Alphabet, a WSJ. Y son muchísimos: solo unos 400 millones de los 1.300 habitantes de la India acceden a internet. Debido a la guerra de precios entre los proveedores, el crecimiento en el futuro cercano puede ser enorme.

En lugar de interesarse por comprender los límites de datos de un servicio, quieren saber si pueden usar mensajería social, YouTube —cuyo uso se ha duplicado— y otras aplicaciones de entretenimiento. No preguntan por el e-mail ni por las redes sociales: "Hace cinco años, era al revés", recordó Sandeep Kataria, director comercial de Vodafone India.

WhatsApp, que para muchas personas reemplaza a la vez el correo electrónico y las redes sociales, tiene sus mercados más grandes en la India y Brasil. Pero en países como esos la plataforma de comunicación que compró Facebook enfrenta competidores que no sólo conocen mejor el terreno sino que han demostrado astucia para atraer al usuario de menos recursos y menos educación.

Sengupta dijo al periódico de finanzas que esas empresas "crean aplicaciones y servicios que responden a las necesidades locales y, al hacerlo, crean productos para el futuro de internet". El próximo Silicon Valley podría surgir en ciudades como Bangalore o Ho Chi Minh, agregó.

UC Browser, por ejemplo, pertenece a UCWeb, que es una subsidiaria del grupo Alibaba; su penetración en Europa es de menos de un 1%, pero en la India su ventajosa conexión con menos datos sedujo al 40% de los que usan internet. La difusión de la plataforma promete aumentar esa mínima injerencia en los países desarrollados.

MX Player es una aplicación casi desconocida en los países desarrollados, pero no sale del top 10 en los de menos recursos.
MX Player es una aplicación casi desconocida en los países desarrollados, pero no sale del top 10 en los de menos recursos.

SHAREit, otro ejemplo, proviene de China: esta app del grupo Lenovo permite que las personas transfieran música y películas a sus amigos mientras están offline, otro ahorro de datos al que ningún usuario, más allá de sus recursos o de su ubicación geográfica, se negaría.

Google comenzó a hacer encuestas en los trenes indios: cómo bajan música nueva, qué clase de ícono les resulta más sencillo de entender. Dado que se beneficia del dominio de su sistema operativo Android en el mundo, espera utilizar esa base para imponer nuevas aplicaciones sin teclado virtual.

LEA MÁS: