2021: las dos oposiciones en México

Por Eder Guevara*

 EFE/José Luis de la Cruz
EFE/José Luis de la Cruz

Estamos a meses de que la ciudadanía ratifique su respaldo general al proyecto del Presidente López Obrador votando masivamente por MORENA, y es que, aunque la jornada electoral del 6 junio no será un día de campo, el respaldo popular sigue estando con la 4T, la gente tiene muy fresca aún la imagen de los corruptos y delincuentes que por casi 40 años gobernaron el país porque dejaron a sus cómplices gobernando casi todos los estados y municipios del país, este panorama es alentador para quienes queremos que se consolide el proyecto social histórico de México, anhelo que nos obliga a analizar con mucho detenimiento las amenazas y retos que tenemos enfrente.

MORENA se presenta a esta elección, donde se renovarán 15 de las 32 gubernaturas del país, con 3 escenarios estatales:

El escenario mayoritario es el de los estados donde somos favoritos, tenemos condiciones para ganar la gubernatura, municipios y distritos federales y locales y las/os candidatas/os y el partido se han dado a la tarea de generar procesos unitarios para abordar la elección; como es natural en todos los estados hay conflictos internos, pero en la mayoría de los casos los problemas internos no han rebasado los límites de la gobernanza interna y los preparativos para la elección están caminando.

Uno o dos estados donde la derecha tienen un amplio respaldo popular y MORENA, en 6 años, no fue capaz de fortalecer liderazgos, pero sobre todo no pudo o no quiso resolver sus diferencias internas haciendo del partido un espacio en permanente disputa interna y, por lo tanto, aunque tendremos buenos resultados por el cariño que la gente le tiene a la 4T y a AMLO, sería una verdadera proeza si logramos vencer.

Guerrero, con esta profunda contradicción que atraviesa a nuestro movimiento, pero también al grueso de la población, porque pese a las denuncias por violación que recaen sobre Salgado Macedonio MORENA decidió respetar el resultado de las encuestas que, invariablemente, ponen en primer lugar de la preferencia popular al senador con licencia. A menos que algo extraordinario suceda Salgado ganará la elección con un margen holgado.

Esta situación en Guerrero coloca a la 4T en un punto de no retorno porque en las calles el único movimiento social que durante los últimos dos años ha abarrotado las calles, incluso con pandemia, es el movimiento feminista, porque ellas, aunque no son una fuerza electoral sí son un punto de referencia ética y programática, en otras palabras, ellas, al no estar organizadas en términos electorales, no evitarán que MORENA saque buenos resultados en junio, mucho menos le darán su confianza a los verdaderos causantes del genocidio de la violencia feminicida, reconocida como pandemia por la ONU, medirlas en términos electorales sería injusto y abusivo.

Para nuestra generación es un privilegio que mientras nos gobierna un movimiento progresista y honesto, en las calles lo que convoca no es el odio retrógrada de las derechas, sino la rabia del movimiento social, una oposición que no busca cargos sino el cumplimiento de sus demandas, las feministas esperan que la 4T siente las bases para la erradicación de todo tipo de violencia patriarcal, agenda que en nada choca con la del Presidente López Obrador. No nos confundamos, el riesgo de desoír a los legítimos movimientos sociales que luchan por conseguir derechos, no por mantener privilegios, no es que la 4T deje de ganar elecciones, sino que la Transformación Nacional pierda profundidad,

La otra oposición, la electorera, no busca más que descarrilar este procesos de transformación para regresar al régimen de privilegios que nos condenó a la peor crisis humanitaria en nuestra historia, esos no tienen credibilidad ni capacidad para controlar un movimiento tan plural, contestatario y desorganizado como el feminista, esa oposición basa su sobrevivencia en los resultados electorales porque entre más espacios pierdan, menos incidencia tienen y por lo tanto menos ingresos recibirán, a ellos hay que derrotarlos, no hay más.

*Eder Guevara es antropólogo y militante fundador de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)

SEGUIR LEYENDO: