El islam, predicado y mostrado por los terroristas, es una amenaza incluso para el propio mundo musulmán

Como un musulmán practicante desearía que los grupos extremistas supieran que “Islam” literalmente significa en árabe paz y condena todas las formas de violencia

La gente lleva flores al colegio de Bois d'Aulne después del asesnato del profesor de historia en el suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia (Reuters)
La gente lleva flores al colegio de Bois d'Aulne después del asesnato del profesor de historia en el suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia (Reuters)

Casi 5 años después del ataque terrorista a Charlie Hebdo, este viernes la sociedad francesa se vio una vez más ensombrecido por nubes oscuras. La decapitación de un profesor francés en relación a las caricaturas de Charlie Hebdo contra el profeta Muhammad, fundador del islam, es otra chispa en el debate sobre el islam y los valores del occidente. Justo pocos días antes de este asesinato bárbaro anunció el presidente francés, Emmanuel Macrón, un vasto proyecto de luchar contra el “separatismo islamista” y construir en Francia “un islam de la Ilustración”. No es solo en Francia, sino que también en otros países del Occidente, algunos han desarrollado la visión que el islam no sea incompatible con la libertad, la democracia y sus valores. Hay personas en los países occidentales que creen, que el islam sea una amenaza para la paz y la unidad de sus sociedades.

La verdad es que el islam, predicado y mostrado por los terroristas y los grupos extremistas, no es solo una amenaza para el Occidente, sino para todo el mundo e incluso el propio mundo musulmán. La realidad es que tales personas y grupos quieren cobardemente ocultar sus propios intereses debajo de la tapa del islam. Como un musulmán practicante desearía que tales grupos extremistas supieran que “Islam” literalmente significa en árabe paz y condena todas las formas de violencia y terrorismo. El Sagrado Corán, el libro divino de los musulmanes, aclara que quien mata a una persona inocente es como si hubiera matado a toda la humanidad.  Desearía que el asesino del profesor hubiera sabido que el fundador del islam definió a un musulmán como tal, de cuyas manos y lengua otros seres humanos están a salvo. Según el islam, un musulmán debe ser una fuente de paz para los demás porque su profeta fue declarado por el Sagrado Corán una misericordia no solo para los musulmanes, sino para toda la humanidad. Ésta es también la razón por la cual a los musulmanes se les ordena a saludar a los demás con palabras de paz, con “Assalamo aleikum”.

Desearía que todas las personas que asocian su violencia al islam supieran que el islam garantiza la libertad de religión y aclara que no hay coacción en la fe. El Yihad no es el nombre de la guerra contra los no musulmanes, sino que la lucha y el esfuerzo contra la propia maldad y el propio egoísmo.

Desearía que los asesinos y todos sus cómplices en el atentado contra los 17 empleados de Charlie Hebdo hubieran sabido que en el islam no hay ningún castigo por un acto blasfemo. No hay un solo versículo del Corán ni un solo incidente en toda la vida del Profeta Muhammad donde él hubiera mostrado alguna reacción violenta o castigado a alguien debido a sus actos blasfemos. Al contrario, el profeto era un modelo en garantizar y respetar la libertad de opinión. El profeta con su propio ejemplo nos enseñó cómo hay que responder a la maldad con bondad,  al odio con la paz y a los insultos con paciencia. No hay ningún permiso ni justificación para que un musulmán responda violentamente incluso a provocaciones o actos blasfemos. Por lo tanto, corresponde a cada musulmán quien afirma amar al Profeta Muhammad seguir su noble ejemplo y sus enseñanzas en vez de justificar falsamente en su nombre la violencia y el odio.

El islam verdadero, que se basa en la revelación del Corán, en la vida práctica y en las palabras del profeta Muhammad, no choca con la civilización occidental, sino que es un garante de paz, unidad y harmonía para cualquier sociedad en el mundo. Se puede resumir todas las enseñanzas del islam en seis palabras: Amor para todos, odio para nadie.

En conclusión, el islam no necesita “la Ilustración” para integrarse en el Occidente, pero las personas y los grupos extremistas la necesitan que quieren secuestrar al islam por sus intereses personales. No se necesita luchar contra “el separatismo islamista”, sino que se necesita luchar contra las personas que quieren tapar su propia ideología de separación y del odio con el nombre del islam. Si hay musulmanes que usurpan los derechos de los no musulmanes y amenazan los valores occidentales, es solo porque rechazan las enseñanzas del islam, o las ignoran por completo. Estas personas no son solo una amenaza para el occidente, sino para la paz en el mundo.

Como líder musulmán es mi esperanza y oración que en lugar de dividirnos al atribuir las acciones malvadas de algunos individuos a una religión pacifica, nos unamos para establecer la paz y condenar juntos cualquier acto de violencia y terrorismo.

*Marwan Sarwar Gill es Imam y presidente de la comunidad musulmana Ahmadia en Argentina.

MAS NOTICIAS