Quién era Jacob Flickinger, el estadounidense que murió en Gaza durante el ataque contra World Central Kitchen

Es el primer norteamericano muerto por una operación de las Fuerzas de Defensa de Israel en medio de la guerra contra Hamas en la Franja de Gaza. En el hecho perdieron la vida otros seis trabajadores humanitarios

Guardar

Nuevo

Jacob Flickinger, cooperante de World Central Kitchen, junto a su pareja, Sandy Leclerc, y su hijo. (John Flickinger)
Jacob Flickinger, cooperante de World Central Kitchen, junto a su pareja, Sandy Leclerc, y su hijo. (John Flickinger)

Los ataques aéreos israelíes que mataron a siete trabajadores humanitarios en Gaza resonaron en todo el mundo, mientras amigos y familiares lloran las pérdidas de quienes entregaban alimentos a los palestinos asediados como parte de la organización benéfica World Central Kitchen.

El líder del equipo era Jacob Flickinger, de 33 años, con doble ciudadanía de Estados Unidos y Canadá.

La muerte de Jacob el lunes marca la primera vez que un estadounidense muere en Gaza a manos de las Fuerzas de Defensa de Israel desde que comenzó la guerra el 7 de octubre, tras el ataque de Hamas contra Israel. Al menos 21 ciudadanos estadounidenses que servían en las FDI también murieron en Gaza.

Flickinger viajó a la Franja de Gaza hace tres semanas para distribuir alimentos con World Central Kitchen y tenía previsto partir a finales de esta semana, según contó su padre, John, al diario Washington Post.

“Era un buen hombre”, dijo su padre. “Hacía lo que le gustaba y sólo quería servir y ayudar a los demás”.

Jacob Flickinger nació y pasó la mayor parte de su infancia en Saint-Georges, una pequeña ciudad de Quebec, hijo de madre canadiense y padre estadounidense.

Flickinger pasó casi una década en las Fuerzas Armadas canadienses e hizo un período de servicio en Afganistán, donde sirvió en Kandahar, dijo su padre al Post.

Tras dejar el ejército en 2019, conoció a su pareja, Sandy Leclerc, y tuvieron un hijo. La pareja se mudó a Costa Rica, donde Flickinger comenzó un negocio como entrenador físico.

Jacob Flickinger tenía 33 años.(World Central Kitchen/WCK.org via AP)
Jacob Flickinger tenía 33 años.(World Central Kitchen/WCK.org via AP)

Para mantener a su familia, empezó a buscar otras oportunidades, según el padre. Su primera colaboración con World Central Kitchen fue el pasado noviembre, cuando pasó un mes en México tras el paso de un gran huracán.

Cuando un amigo le habló de la movilización de la WCK en Gaza, se ofreció voluntario para ayudar a distribuir los cargamentos de alimentos que llegaban por mar.

El trabajo combinaba las habilidades que aprendió en el ejército y su deseo de ayudar, dijo su padre.

“Las mujeres y los niños mueren de hambre, sale todos los días en las noticias”, explicó John Flickinger al Post. “Sintió que podía marcar una pequeña diferencia”.

John describió a su hijo como un amigo leal, alguien que ya de niño se inclinaba por proteger a los débiles y plantar cara a los agresores.

Cuando viajó a la Franja de Gaza hace tres semanas Jacob le pidió a su padre que le dijera a su madre que estaba en Chipre. No quería que se preocupara. Hablaron la última vez el domingo. Se desearon felices Pascuas. Fue su última conversación.

Para apoyar a la pareja de Jacob y a su hijo de 18 meses, John y un amigo de Jacob pusieron en marcha una recaudación de fondos.

“Quiero que se cuente su historia”, dijo John al Post entre lágrimas. En la guerra, “los que sufren son las madres, los padres, los hijos, las hijas, los supervivientes de lo que es una locura”.

Además de Flickinger, en el ataque israelí también murieron tres ciudadanos británicos, una australiana, un polaco y un palestino. (World Central Kitchen/WCK.org via AP)
Además de Flickinger, en el ataque israelí también murieron tres ciudadanos británicos, una australiana, un polaco y un palestino. (World Central Kitchen/WCK.org via AP)

Tras el hecho, la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Mélanie Joly, pidió una investigación exhaustiva y dijo en una publicación en X que los ataques al personal humanitario eran “absolutamente inaceptables”.

Al hablar el miércoles en Bruselas antes de una reunión de la OTAN, reiteró el llamado a una investigación y destacó que se había comunicado con el ministro israelí de Relaciones Exteriores.

“Israel debe respetar el derecho humanitario y nos aseguraremos de que así sea”, agregó.

Además de Flickinger, en el ataque también murieron tres ciudadanos británicos, una australiana, un polaco y un palestino. Algunos habían viajado por todo el mundo y participado en los esfuerzos de ayuda en las secuelas de guerras, terremotos e incendios forestales.

Guardar

Nuevo