El régimen iraní condenó a muerte a cinco personas por el presunto asesinato de un paramilitar

Otros 11 recibieron largas penas de prisión. Los 13 hombres y tres menores fueron acusados de matar a Ruhollah Ajamian, un efectivo del Basij, afiliada a la Guardia Revolucionaria

El presidente iraní Ebrahim Raisi (West Asia News Agency via REUTERS)
El presidente iraní Ebrahim Raisi (West Asia News Agency via REUTERS)

Las autoridades iraníes condenaron a muerte a cinco personas por el presunto asesinato de un efectivo de la fuerza paramilitar Basij, afiliada a la Guardia Revolucionaria, informó la prensa estatal el martes. Otros 11 recibieron largas penas de prisión.

Los 13 hombres y tres menores fueron acusados de matar a Ruhollah Ajamian, un efectivo del Basij, según el informe de la agencia noticiosa estatal IRNA.

La Corte Revolucionaria acusó a los cinco condenados a muerte y a otras ocho personas. Tres menores de edad fueron acusados por la Corte Criminal de Irán, según el informe. El vocero judicial Masoud Setayeshi, citado por el informe, no suministró pruebas en apoyo a las acusaciones.

IRNA no identificó a los 16 condenados. Dijo que todas las sentencias son apelables.

El presunto asesinato tuvo lugar el 12 de noviembre en Karaj, cerca de Teherán, cuando un grupo de hombres persiguió y atacó Ajamian con cuchillos y piedras, según el informe. El informe de IRNA se refirió a los condenados como “revoltosos”, el término utilizado por el gobierno para referirse a los manifestantes. En ese momento se producían manifestaciones contra el gobierno en la zona.

Desde hace meses se producen manifestaciones contra el gobierno que las fuerzas de seguridad han reprimido brutalmente (REUTERS)
Desde hace meses se producen manifestaciones contra el gobierno que las fuerzas de seguridad han reprimido brutalmente (REUTERS)

Desde hace meses se producen manifestaciones contra el gobierno que las fuerzas de seguridad han reprimido brutalmente. Las protestas comenzaron tras la muerte a mediados de septiembre de Mahsa Amini, de 22 años, cuando estaba detenida por la policía de la moral por presunta violación del estricto código de vestimenta de la República Islámica. Desde entonces miles han reclamado la caída del régimen clerical, en uno de desafíos más serios a la teocracia instaurada por la revolución de 1979.

La Corte Revolucionaria, creada después de la Revolución Islámica de 1979, emite habitualmente penas de muerte. Según Amnistía Internacional, Irán ejecutó al menos a 314 personas en 2021, más de la mitad de las penas de muerte ejecutadas por los Estados del Medio Oriente ese año.

También el martes, la agencia de noticias estatal semioficial del país, Tasnim, dijo que las autoridades arrestaron a 12 personas a las que acusó de estar vinculadas con agentes extranjeros “antirrevolucionarios” en Alemania y los Países Bajos.

Según una declaración de IRG citada por Tasnim, el grupo planeaba adquirir armas y actuar contra la seguridad del país. No se proporcionaron más detalles. Los arrestos también fueron informados por YJC. ir, un sitio web de noticias afiliado a la televisión estatal iraní.

En los últimos días ha crecido la confusión en torno al destino de la policía de moralidad de Irán y la aplicación de Irán de su estricto código de vestimenta religiosa (West Asia News Agency via REUTERS)
En los últimos días ha crecido la confusión en torno al destino de la policía de moralidad de Irán y la aplicación de Irán de su estricto código de vestimenta religiosa (West Asia News Agency via REUTERS)

Irán arresta y sentencia regularmente a personas por cargos relacionados con el espionaje y ha acusado a los países occidentales de impulsar las protestas. Hasta el momento, al menos 473 personas han muerto y otras 18.200 han sido arrestadas en las manifestaciones y la represión de las fuerzas de seguridad que siguió, según Human Rights Activists in Iran, un grupo que monitorea las manifestaciones.

El martes también marcó el segundo día de una huelga nacional de tres días convocada por los manifestantes. En publicaciones que circulan en las redes sociales, los manifestantes pidieron el cierre de negocios y llamaron a la gente a dejar de usar los bancos. El nivel de participación no estaba claro, pero en los barrios del norte de Teherán, la mayoría de las tiendas estaban cerradas el martes por la tarde y había una fuerte presencia de seguridad.

El jefe judicial de Irán, Gholamhossein Mohseni Ejehi, ordenó el lunes el arresto de cualquier persona que aliente la huelga o intente intimidar a las tiendas para que cierren. Según Tasnim, las autoridades de la ciudad sureña de Shiraz cerraron una farmacia luego de que, según los informes, se negara a vender artículos a los pacientes el lunes.

En los últimos días ha crecido la confusión en torno al destino de la policía de moralidad de Irán y la aplicación de Irán de su estricto código de vestimenta religiosa. El domingo, el fiscal jefe de Irán, Mohamed Jafar Montazeri, dijo que la policía de moralidad había sido clausurada en un informe publicado por la agencia de noticias estatal semioficial ISNA. El día anterior, el fiscal también dijo que se estaban revisando las leyes que rigen el uso del hiyab, pero no ofreció indicios de que el país planeara revocar la ley.

(Con información de AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR