Científicos secuenciaron el primer genoma humano de las ruinas de la antigua Pompeya

El ADN de un hombre entre 35 y 40 años y el de una mujer de 50 fueron secuenciados en un avance histórico que podría arrojar detalles inéditos del estilo de vida de los pompeyanos

Los dos individuos, tendidos mientras morían (Notizie degli Scavi di Antichità)
Los dos individuos, tendidos mientras morían (Notizie degli Scavi di Antichità)

Por primera vez en la historia, los científicos han secuenciado el genoma de un hombre que murió en la antigua ciudad de Pompeya por la catastrófica erupción volcánica del Monte Vesubio en el año 79 d.C., un desastre que ha inspirado miedo y asombro durante casi 2000 años, informa un nuevo estudio.

El logro sin precedentes ofrece una visión íntima de la vida de un hombre que tenía entre 35 y 40 años y medía 1.64 metros de altura, cuando la aproximación de una nube de ceniza volcánica caliente probablemente lo mató instantáneamente dentro de una de las habitaciones de la Casa del Fabbro (Casa del Artesano) en Pompeya.

Mientras que hebras sueltas de ADN humano y animal de Pompeya se han secuenciado anteriormente, los investigadores dirigidos por Gabriele Scorrano, geogenetista de la Universidad de Copenhague, ahora presentan este “primer genoma humano pompeyano secuenciado con éxito”, que revela un hombre con ascendencia compleja y una posible infección tuberculosa, según un estudio publicado el jueves en Scientific Reports.

“Trabajar con Pompeya es absolutamente emocionante”, dijeron Scorrano y Thomaz Pinotti, becario de doctorado en la Universidad de Copenhague, en un correo electrónico conjunto. “Todo sobre la ciudad es surrealista o simplemente demasiado bueno para ser verdad. Sabemos dónde vivía la gente, qué tenían en sus casas, incluso sabemos las cosas desagradables que la gente escribía en las paredes; si sabemos jurar en latín, es por Pompeya”.

Los intentos anteriores de analizar el ADN de los antiguos pompeyanos utilizaron técnicas de reacción en cadena de la polimerasa, devolviendo segmentos cortos de ADN de víctimas humanas y animales, y sugiriendo que al menos parte de la información genómica había sobrevivido a los estragos del volcán y del tiempo.

Sin embargo, los avances recientes en la secuenciación del genoma han aumentado drásticamente la cantidad de información que se puede recuperar de fragmentos de ADN que previamente habrían estado demasiado dañados para ser viables.

El segundo individuo era una mujer, de más de 50 años cuando murió, que medía alrededor de 1.53 metros de altura. Ambas alturas son consistentes con los promedios romanos en ese momento.

De estos individuos, los investigadores extrajeron ADN del hueso petroso del cráneo, uno de los huesos más densos del cuerpo y, por lo tanto, entre los que tienen más probabilidades de retener ADN viable.

Utilizando métodos idénticos, se extrajo y secuenció material de ambos huesos. Sin embargo, solo el hueso del hombre produjo suficiente ADN para un análisis razonable.

El equipo comparó la muestra con los genomas de 1.030 individuos antiguos y 471 modernos de Eurasia occidental. Los resultados sugieren que el hombre era italiano, con la mayor parte de su ADN consistente con personas del centro de Italia, tanto en la antigüedad como en la actualidad.

Sin embargo, hubo algunos genes que no se ven en personas italianas del continente, pero se encuentran en la isla de Cerdeña.

Esto, dicen los investigadores, sugiere que hubo un alto nivel de diversidad genética en toda la península italiana durante el tiempo que vivió el hombre.

Esto tiene sentido, dada la cantidad de movimientos de los antiguos romanos y la cantidad de esclavos que importaron de otras regiones. Pero la alta proporción de genes asociados con la población italiana sugiere que el hombre era italiano y no un esclavo.

Es la primera vez en la historia que los científicos logran secuenciar el ADN de humanos que murieron en la tragedia de Pompeya
Es la primera vez en la historia que los científicos logran secuenciar el ADN de humanos que murieron en la tragedia de Pompeya

Curiosamente, el material genético obtenido de su peñasco mostró evidencia de la presencia de ADN de Mycobacterium tuberculosis, la bacteria que causa la tuberculosis. Un estudio cuidadoso de sus vértebras sugiere que padecía tuberculosis espinal, una forma particularmente destructiva de la enfermedad.

Esto es consistente con registros escritos más o menos contemporáneos de Aulo Cornelio Celso, Galeno, Caelio Aureliano y Areteo de Capadocia. El surgimiento de un estilo de vida urbano y el posterior aumento de la densidad de población durante el Imperio Romano facilitaron la propagación de la tuberculosis, y probablemente no era poco común.

Ninguno de estos resultados es necesariamente sorprendente, pero el hecho de que se hayan obtenido es increíble, y el avance significa que podemos tener una nueva ventana a la vida de los pompeyanos, cuyas muertes fueron increíblemente sorprendentes.

“Nuestro estudio, aunque limitado a un individuo, confirma y demuestra la posibilidad de aplicar métodos paleogenómicos para estudiar los restos humanos de este sitio único”, escriben los investigadores en su artículo .

“Nuestros hallazgos iniciales proporcionan una base para promover un análisis intensivo de individuos pompeyanos bien conservados. Con el respaldo de la enorme cantidad de información arqueológica que se recopiló en el siglo pasado para la ciudad de Pompeya, sus análisis paleogenéticos nos ayudarán a reconstruir el estilo de vida de esta fascinante población de la época imperial romana”, concluyen.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR