Cómo hace un magnate ruso para distanciarse, con muchísimo cuidado, de Vladimir Putin

Yuri Milner hizo su fortuna en apuestas en empresas de Silicon Valley. Está ligado al jefe de estado ruso mediante un oligarca de los metales

Yuri Milner es uno de los magnates rusos que más conexiones tiene en Silicon Valley. También, uno de sus mayores inversores (Getty)
Yuri Milner es uno de los magnates rusos que más conexiones tiene en Silicon Valley. También, uno de sus mayores inversores (Getty)

A principios de la década de 2010, conseguir una invitación al castillo de Yuri Milner en Los Altos, California, significaba que habías entrado en el círculo más exclusivo de Silicon Valley. Milner es conocido por haber hecho apuestas extremadamente lucrativas en Airbnb, Alibaba, Twitter, Facebook y otras startups, y por ser un prolífico mecenas de las ciencias. Era amigo del difunto Stephen Hawking y se sabe que se relaciona con Mark Zuckerberg y el actor Ed Norton. Cuando Milner organizó una fiesta para ver la serie de HBO Westworld, el cofundador de Google, Sergey Brin, se presentó.

Milner es también un ruso extremadamente rico que comenzó su carrera en el sector del capital riesgo con la ayuda de Alisher Usmanov, un magnate metalúrgico de origen uzbeko cercano al presidente de Rusia, Vladimir Putin. La mayoría de las personas que conocen a Milner se han encogido de hombros ante su conexión con un oligarca pro-Putin. El negocio de Milner -inversiones tecnológicas en fase inicial- está muy alejado del mundo de los oligarcas rusos que se enriquecieron adquiriendo activos estatales a precios ínfimos. Y el dinero de Usmanov, así como el del banco VTB PJSC, controlado por el Estado, llegó durante la presidencia de Dmitry Medvedev, cuando la administración Obama instaba a un “restablecimiento” de las relaciones ruso-estadounidenses.

Pero ahora, mientras el ejército de Putin bombardea ciudades ucranianas, Usmanov y VTB están en las listas de sanciones. Y Milner está a la defensiva. “No puedo volver atrás y cambiar la historia”, dice durante varias horas de entrevistas de Zoom con Bloomberg Businessweek. “No puedo cambiar el hecho de haber nacido en Rusia. No puedo cambiar el hecho de que tuvimos algunos fondos rusos”.

La fundación sin ánimo de lucro de Milner, Breakthrough Prize Foundation, y su empresa de capital riesgo, DST Global, han emitido sendas declaraciones en las que condenan “la guerra de Rusia contra Ucrania, su vecino soberano”, como dice la de DST. Una declaración de la Fundación Breakthrough, atribuida al presidente Pete Worden, se refiere a los “ataques brutales y no provocados de Rusia contra la población civil”. Milner y sus organizaciones han prometido 11,5 millones de dólares para financiar los esfuerzos humanitarios.

Aun así, el propio Milner es cuidadoso al hablar de la guerra en Ucrania. No quiere opinar sobre Putin, sino que cita las declaraciones de sus organizaciones, y califica la guerra de “tragedia desgarradora”. A sus 60 años, sostiene una fotografía familiar en blanco y negro, tomada alrededor de 1970. Le muestra de niño, con un gorro de punto, en Zaporizhzhya, Ucrania, donde dice que pasó muchos veranos con la familia de su padre. Días antes, dice, él y un primo ayudaron a evacuar a una amiga de la familia, una mujer mayor, de Cherkasy; su marido decidió no irse. “Respaldo plenamente las declaraciones de DST Global y de la Fundación Breakthrough Prize”, afirma.

Yuri Milner y Mark Zuckerberg (Getty)
Yuri Milner y Mark Zuckerberg (Getty)

Milner, cuyo patrimonio neto es de 3.900 millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, se encuentra en una situación precaria. Hay una larga historia de dinero extranjero de origen dudoso que llega a Silicon Valley, sobre todo los fondos de Arabia Saudí que siguieron fluyendo incluso después de que el periodista disidente Jamal Khashoggi fuera brutalmente asesinado por agentes del gobierno. Pero la guerra en Ucrania ha galvanizado a Occidente, dice Ayako Yasuda, profesora de finanzas de la Universidad de California en Davis. “Las startups tienen verdaderos motivos para preocuparse por recibir financiación de DST”, dice.

Existe el riesgo de que Milner se vea manchado por la asociación, lo que haría que los empresarios se saltaran esas lujosas fiestas y rechazaran las ofertas de financiación de DST. Los inversores también podrían dudar en volver a comprometerse con la empresa la próxima vez que recaude dinero, y la labor filantrópica de Milner, sobre todo una serie de premios a los logros científicos conocidos como Breakthrough Prize, podría perder su caché. Milner resta importancia a estos riesgos.

Los hechos están de nuestro lado”, dice Milner, argumentando que DST ha sido durante mucho tiempo independiente de los intereses del Kremlin. Habló desde Dubai, donde estaba ayudando a recaudar fondos para una empresa que no quiere nombrar. Sigue siendo ciudadano ruso, pero también tiene la nacionalidad israelí. Ha estado viviendo en Estados Unidos con un visado O-1, para personas con “capacidad extraordinaria”, una vía común para los empresarios tecnológicos nacidos en el extranjero. Pagó 100 millones de dólares por la finca de Los Altos en 2011 y hoy considera a Estados Unidos su hogar.

Si Milner se siente frustrado, se debe en parte a que su traslado a EE.UU. se produjo durante una campaña de un año para separarse de sus controvertidos patrocinadores iniciales. “La gran ironía es que ahora mismo somos el fondo menos ruso y lo hemos sido porque hemos hecho un esfuerzo constante”, dice Milner. DST, dice, no ha tomado ningún dinero de Rusia desde 2011, cuando recaudó un fondo de 900 millones de dólares, ni ha hecho ninguna inversión en Rusia. Milner señala que, hasta hace poco, la mayoría de los bancos occidentales hacían negocios con Rusia, años después de haber dejado de hacerlo. Dice que no ha visto a Usmanov en unos cinco años y que no ha estado en Rusia en ocho.

Para respaldar su afirmación de que se ha separado del dinero en efectivo relacionado con el Kremlin, comparte una carta fechada el 19 de marzo de su director financiero, Kenneth Leung, en la que se describen las medidas que toma DST para cumplir con las disposiciones bancarias de “conozca a su cliente” y contra el blanqueo de dinero. “Si miente”, dice Milner refiriéndose a Leung, “irá a la cárcel”.

La empresa está trabajando activamente en un puñado de operaciones en diversas etapas de diligencia, dice. Habiendo recaudado un noveno fondo de casi 4.000 millones de dólares en 2021, DST no necesitará volver a recaudar fondos hasta dentro de uno o dos años, y Milner dice que cree que los inversores se mantendrán fieles. Algunos no renovaron con DST para su último fondo, pero no fue por la política, dice. Fue porque en 2018 subió sus comisiones al 25% de los beneficios, desde el 20%.

Milner tiene poderosos defensores. “Yuri Milner ha sido un valioso amigo y socio mío, de nuestra firma y de muchas de las mejores nuevas empresas tecnológicas de Estados Unidos durante casi dos décadas”, afirma Marc Andreessen, miembro del consejo de Meta Platforms Inc. (también conocida como Facebook), escribió en un tuit el 1 de marzo. Max Levchin, el director general de origen ucraniano de la empresa de tecnología financiera Affirm Holdings Inc. califica a Milner de buen amigo. “Ha sido un inversor visionario y, lo que es igualmente importante, un apasionado defensor y promotor de la ciencia real”, dijo Levchin en un comunicado.

Ryan Petersen, director general del gigante del transporte de mercancías Flexport, ha aceptado una serie de inversiones de DST, la más reciente en febrero, y dice que no dudaría en aceptar más. “No tengo ninguna preocupación”, dice, y añade que cualquier duda que tuviera sobre los inversores de DST quedó plenamente satisfecha hace años. “Yuri tiene una ética increíblemente alta”. Califica los esfuerzos por conectar a Milner con el Kremlin en cierto nivel, un poco locos” y sugiere que son discriminatorios, al confundir el lugar de nacimiento de Milner con las políticas de Putin.

El estatus de Milner proviene de su éxito como inversor en las primeras etapas de su carrera y de su interés por la ciencia. Bautizado con el nombre del gran cosmonauta Yuri Gagarin, Milner es licenciado en física por la Universidad Estatal de Moscú. Después de decidir que nunca llegaría a la cima del campo, abandonó un programa de doctorado en física y empezó a vender ordenadores. A finales de la década de 1980, cuando la Unión Soviética se derrumbó, se trasladó a Estados Unidos para estudiar empresariales en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania.

Milner trabajó en el Banco Mundial en Washington, D.C., a principios de la década de 1990, y luego regresó a Rusia para dirigir una agencia de valores. Inspirado por un informe de la famosa analista de Internet Mary Meeker, puso en marcha una incubadora y un fondo de inversión para desarrollar empresas rusas de Internet en el molde de EBay Inc. y Amazon.com Inc. Fundó Digital Sky Technologies, una empresa de capital riesgo precursora, en 2005, justo cuando las valoraciones se estaban recuperando de la caída de las puntocom en 2000.

A finales de la década de 2000, Milner, que buscaba diversificarse más allá de Rusia, creó DST Global y puso sus ojos en Facebook. Cuando DST invirtió por primera vez en Facebook en 2009, lo hizo con una valoración de 10.000 millones de dólares, un precio enorme para una empresa joven en plena recesión. Pero casi de la noche a la mañana, la inversión de 200 millones de dólares, que incluía más fondos relacionados con Usmanov de los que se habían revelado anteriormente, según un informe de 2017 del New York Times basado en documentos filtrados conocidos como los Paradise Papers, estableció a DST como una de las principales firmas de capital riesgo en Silicon Valley.

Yuri Milner y Julia Milner asisten a la octava edición de los premios Breakthrough en Mountain View, California, Estados Unidos, el 3 de noviembre de 2019 (Reuters)
Yuri Milner y Julia Milner asisten a la octava edición de los premios Breakthrough en Mountain View, California, Estados Unidos, el 3 de noviembre de 2019 (Reuters)

A medida que su fortuna crecía, Milner gastaba profusamente en su vida personal. También puso más de 75 millones de dólares para financiar la búsqueda de vida extraterrestre y dejó caer otros 300 millones de dólares en los Breakthrough Prizes. En 2013, invirtió en la empresa de satélites Planet Labs PBC y en la compañía de cohetes SpaceX de Elon Musk. Milner dice que la inversión en SpaceX fue de unos 10 millones de dólares. Vendió su posición dos años después por 23,56 millones de dólares.

El acuerdo con SpaceX no ha sido informado previamente. Alrededor de la misma época, la compañía, un importante contratista del Pentágono, se jactaba públicamente de que sus cohetes no utilizaban componentes rusos, a diferencia de otros en la industria espacial. Milner dice que no estaba presionado para desprenderse y que vendió su participación sólo porque no apreciaba todo el potencial del mercado de satélites. “Subestimé a SpaceX”, dice. “Desinvertir antes de tiempo fue un error”. Dice que admira a Musk y que ha hablado con él sobre temas como la búsqueda de extraterrestres y los viajes a las estrellas. Los representantes de SpaceX no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Además de Breakthrough Listen, que busca la comunicación de los extraterrestres, Milner también ha financiado Breakthrough Starshot, que está en las primeras etapas de un proyecto de décadas para construir naves espaciales diminutas y ultrarrápidas que volarían a nuestro sistema solar vecino, Alfa Centauri.

Dice que la guerra de Ucrania pone de manifiesto el propósito de los proyectos, esbozado en un tratado que publicó el año pasado llamado “Manifiesto Eureka”. Si descubrimos que existe vida más allá de la Tierra, el descubrimiento podría “ser el momento de unión de nuestra civilización”, afirma. “Puede ser el equivalente de nuestra generación al primer paso en la luna. Uno de esos momentos en los que todos nos sentimos como uno”.

Dice que confía en que la vida más allá de la Tierra demostraría que nuestras actuales distinciones basadas en las fronteras nacionales nos frenan. “Si hay una civilización ahí fuera que está un millón o mil millones de años por delante de nosotros, estoy muy seguro de que se unió como uno”, dice. Milner, en otras palabras, es mucho más comunicativo en cuestiones políticas intergalácticas hipotéticas que en preguntas sobre Vladimir Putin.

(C) Bloomberg.-

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR