Murieron la mujer embarazada y su bebé símbolos del salvaje ataque ruso contra la maternidad en Mariupol

La imagen dio la vuelta al mundo y expuso uno de los mayores crímenes de guerra de Putin durante la invasión a Ucrania. Ahora se conoce el terrible desenlace de la historia y la súplica final de la joven: “¡Mátenme ahora!”

La imagen que conmocionó al mundo. El ataque contra la maternidad fue uno de los momentos más brutales hasta ahora en la guerra de Rusia contra Ucrania, que ahora lleva 19 días. (AP Foto/Evgeniy Maloletka)
La imagen que conmocionó al mundo. El ataque contra la maternidad fue uno de los momentos más brutales hasta ahora en la guerra de Rusia contra Ucrania, que ahora lleva 19 días. (AP Foto/Evgeniy Maloletka)

Una mujer embarazada y su bebé murieron después de que Rusia bombardeara el hospital de maternidad donde debía dar a luz, según supo The Associated Press. Las imágenes de la mujer siendo llevada de urgencia a una ambulancia en una camilla habían dado la vuelta al mundo, personificando el horror de un ataque contra los más inocentes de la humanidad.

En videos y fotografías tomadas el miércoles por periodistas de AP después del ataque al hospital, se ve a la mujer acariciando la parte inferior de su abdomen ensangrentado mientras los rescatistas la transportaban entre los escombros en la ciudad sitiada de Mariupol, su rostro pálido reflejaba su conmoción por lo que acababa de suceder. Fue uno de los momentos más brutales hasta ahora en la guerra de Rusia contra Ucrania, que ahora lleva 19 días.

Un voluntario trabaja dentro de un hospital de maternidad destrozado por los bombardeos en Mariupol, Ucrania (AP/Evgeniy Maloletka)
Un voluntario trabaja dentro de un hospital de maternidad destrozado por los bombardeos en Mariupol, Ucrania (AP/Evgeniy Maloletka)

La mujer fue trasladada de urgencia a otro hospital, aún más cerca de la línea del frente, donde los médicos trabajaron para mantenerla con vida. Al darse cuenta de que estaba perdiendo a su bebé, dijeron los médicos, les gritó: “¡Mátenme ahora!”.

El cirujano Timur Marin encontró la pelvis de la mujer aplastada y la cadera separada. Los médicos dieron a luz al bebé por cesárea, pero “no mostró signos de vida”, dijo el cirujano.

Luego, se centraron en la madre.

“Más de 30 minutos de reanimación de la madre no produjeron resultados”, dijo Marin el sábado.

“Ambos murieron”.

Una mujer embarazada llamada Mariana Vishegirskaya frente al hospital bombardeado. Al contrario de la otra madre, ella sobrevivió y dio a luz una niña. (AP/Mstyslav Chernov)
Una mujer embarazada llamada Mariana Vishegirskaya frente al hospital bombardeado. Al contrario de la otra madre, ella sobrevivió y dio a luz una niña. (AP/Mstyslav Chernov)

En el caos que siguió al ataque aéreo del miércoles, los médicos no tuvieron tiempo de obtener el nombre de la mujer antes de que su esposo y padre vinieran a retirar su cuerpo. Al menos alguien vino a recuperarla, dijeron, para que no terminara en las fosas comunes que se estaban cavando para muchos de los muertos de Mariupol.

Acusados de crímenes de guerra, los funcionarios rusos afirmaron que extremistas ucranianos habían tomado el hospital de maternidad para usarlo como base, y que no quedaban pacientes ni médicos adentro. El embajador de Rusia ante la ONU y la embajada rusa en Londres calificaron las imágenes de “noticias falsas”.

Los periodistas grabaron videos y fotos de varias madres embarazadas manchadas de sangre que huían de la sala de maternidad volada, médicos gritando, niños llorando.. (AP/Evgeniy Maloletka)
Los periodistas grabaron videos y fotos de varias madres embarazadas manchadas de sangre que huían de la sala de maternidad volada, médicos gritando, niños llorando.. (AP/Evgeniy Maloletka)

Los periodistas de Associated Press, que han estado informando desde el interior del bloqueo de Mariupol desde principios de la guerra, documentaron el ataque y vieron a las víctimas y los daños de primera mano. Grabaron videos y fotos de varias madres embarazadas manchadas de sangre que huían de la sala de maternidad volada, médicos gritando, niños llorando.

Luego, el equipo de AP localizó a las víctimas el viernes y el sábado en el hospital al que habían sido trasladadas, en las afueras de Mariupol.

En una ciudad que lleva más de una semana sin suministro de alimentos, agua, electricidad o calefacción, la electricidad de los generadores de emergencia está reservada para los quirófanos.

En una ciudad que lleva más de una semana sin suministro de alimentos, agua, electricidad o calefacción, la electricidad de los generadores de emergencia está reservada para los quirófanos. (AP Foro/Evgeniy Maloletka)
En una ciudad que lleva más de una semana sin suministro de alimentos, agua, electricidad o calefacción, la electricidad de los generadores de emergencia está reservada para los quirófanos. (AP Foro/Evgeniy Maloletka)

Mientras los sobrevivientes describían su terrible experiencia, las explosiones afuera sacudieron las paredes. Los bombardeos y disparos en la zona son esporádicos pero implacables. Las emociones están muy altas, incluso cuando los médicos y las enfermeras se concentran en su trabajo.

La bloguera Marianna Vishegirskaya dio a luz a una niña el día después del ataque aéreo y rodeó con su brazo a la recién nacida Veronika mientras relataba el atentado del miércoles. Después de que las fotos y el video la mostraran bajando escaleras cubiertas de escombros y agarrando una manta alrededor de su cuerpo embarazado, las autoridades rusas afirmaron que era una actriz en un ataque simulado.

La foto de Mariana Vishegirskaya bajando escaleras cubiertas de escombros y agarrando una manta alrededor de su cuerpo embarazado se convirtió en el símbolo de la resistencia ucraniana frente a la agresión de Putin (AP Foto/Evgeniy Maloletka)
La foto de Mariana Vishegirskaya bajando escaleras cubiertas de escombros y agarrando una manta alrededor de su cuerpo embarazado se convirtió en el símbolo de la resistencia ucraniana frente a la agresión de Putin (AP Foto/Evgeniy Maloletka)

“Ocurrió el 9 de marzo en el Hospital No. 3 de Mariupol. Estábamos acostados en las salas cuando los vidrios, los marcos, las ventanas y las paredes se desmoronaron”, dijo a la AP Vishegirskaya, que aún vestía el mismo pijama de lunares que tenía cuando huyó.

“No sabemos cómo sucedió. Estábamos en nuestras salas y algunos tuvieron tiempo de cubrirse, otros no”.

Mariana Vishegirskaya yace en una cama de hospital después de dar a luz a su hija Veronika el pasado viernes (AP Foto/Evgeniy Maloletka)
Mariana Vishegirskaya yace en una cama de hospital después de dar a luz a su hija Veronika el pasado viernes (AP Foto/Evgeniy Maloletka)

Su calvario fue uno entre muchos en Mariupol, que se ha convertido en un símbolo de resistencia al impulso del presidente ruso, Vladimir Putin, para aplastar a la Ucrania democrática y rediseñar el mapa del mundo a su favor. El hecho de no subordinar a Mariupol ha empujado a las fuerzas rusas a ampliar su ofensiva en otras partes de Ucrania.

Mientras tanto, la ciudad portuaria del mar de Azov de 430.000 habitantes, clave para crear un puente terrestre entre Rusia y Crimea, anexionada por Rusia, se está muriendo de hambre lentamente.

En la nueva sala de maternidad improvisada, cada parto que se aproxima trae nueva tensión.

“Todas las madres que dan a luz han vivido mucho”, dijo la enfermera Olga Vereshagina.

Una de las madres angustiadas perdió algunos dedos de los pies en el bombardeo. Los médicos le realizaron una cesárea el viernes, sacaron con cuidado a su hija y frotaron vigorosamente a la recién nacida para estimular signos de vida.

Después de unos segundos sin aliento, el bebé llora.

Vítores de alegría resuenan en la habitación. La recién nacida Alana llora, su madre llora y los trabajadores médicos se limpian las lágrimas de los ojos.

(Con información de AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR