Condenaron a muerte a una mujer acusada de cometer “blasfemia” al enviar mensajes de WhatsApp en Pakistán

El tribunal de primera instancia de la ciudad de Rawalpindi ordenó la pena capital para Aneeqa Ateeq, hallada culpable de insultar al profeta Mahoma

Policías de Pakistán (POLITICA INTERNACIONAL/PPI via ZUMA Wire/dpa)
Policías de Pakistán (POLITICA INTERNACIONAL/PPI via ZUMA Wire/dpa)

Un tribunal paquistaní condenó a muerte a una mujer musulmana por cometer “blasfemia” al compartir imágenes consideradas insultantes para el profeta Mahoma del Islam y hacia una de sus esposas, también considerada un personaje sagrado por muchos musulmanes.

“El material blasfemo que compartió/instaló la mujer acusada [en la plataforma de mensajería de WhatsApp] y los mensajes, así como las caricaturas que se enviaron a la denunciante, son totalmente insoportables e intolerables para un musulmán”, escribió el juez Adnan Mushtaq. en su veredicto en el caso.

Ateeq, de 26 años, se declaró inocente de los cargos, que se presentaron por primera vez en mayo de 2020.

En una declaración ante el tribunal, Ateeq dijo que su acusador, Hasnat Farooq, la había llevado deliberadamente a una discusión religiosa para incriminarla después de que ella se negara a “ser amistosa” con él. Los dos se conocieron en un popular juego multijugador en línea y continuaron comunicándose por WhatsApp.

“Entonces siento que intencionalmente se metió en este tema para vengarse, por eso registró un caso en mi contra y durante el chat [de WhatsApp] recopiló todo lo que iba en mi contra”, dijo en una declaración probatoria.

Farooq sostiene que la acusada compartió el material supuestamente blasfemo como un estado de WhatsApp y se negó a eliminarlo cuando la confrontó en esa plataforma de mensajería. La sentencia de muerte de Ateeq está sujeta a la confirmación del Tribunal Superior de Lahore, un foro ante el que también tiene derecho de apelación.

Una mujer con una burqa pasa frente a un soldado paramilitar de Pakistán en un punto fronterizo con Afganistán
REUTERS/Saeed Ali Achakzai
Una mujer con una burqa pasa frente a un soldado paramilitar de Pakistán en un punto fronterizo con Afganistán REUTERS/Saeed Ali Achakzai

La blasfemia es un tema delicado en Pakistán, donde las estrictas leyes del país conllevan penas severas para varios tipos de delitos, incluidas sentencias de hasta cadena perpetua por algunas formas del delito y la sentencia de muerte preceptiva por insultar al profeta Mahoma.

Cada vez más, las denuncias de blasfemia han dado lugar a violencia extrajudicial, justicia popular o protestas violentas generalizadas.

Desde 1990, al menos 80 personas han muerto en relación con acusaciones de blasfemia, según un ultimo recuento. Entre los asesinados se encuentran personas acusadas de blasfemia, sus familiares, sus abogados y al menos un juez, según los datos.

En el último ataque de este tipo, un gerente de una fábrica textil de Sri Lanka fue golpeado hasta la muerte por una multitud y su cuerpo quemado públicamente en la ciudad oriental de Sialkot en diciembre después de que sus compañeros de trabajo lo acusaran de blasfemia.

Los grupos de derechos internacionales dicen que los procedimientos legales en casos de blasfemia en Pakistán a menudo están sesgados en contra de los acusados debido a la naturaleza cargada de las acusaciones.

En un informe de 2015, la Comisión Internacional de Juristas (ICJ, por sus siglas en inglés) encontró que los juicios por blasfemia en Pakistán eran “fundamentalmente injustos”, enumerando preocupaciones que iban desde la intimidación y el acoso de los jueces, “sesgo y prejuicio demostrable contra los acusados por parte de los jueces”, e investigaciones y enjuiciamientos. que no cumplen con los requisitos de diligencia debida.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR