Los vacunados con tres dosis en Italia no se tendrán que aislar tras el contacto con un caso de COVID-19 positivo

El país, que registró en la víspera casi 100 mil contagios, también ampliará desde el 10 de enero la exigencia del certificado de vacunación ante la variante ómicron

Personas muestras el certificado sanitario antes de ingresar a a una iglesia (EFE/EPA/TINO ROMANO)
Personas muestras el certificado sanitario antes de ingresar a a una iglesia (EFE/EPA/TINO ROMANO)

El Gobierno de Italia anunció que a partir del 10 de enero de 2022 ampliará la exigencia de presentación del certificado de vacunación para acceder a transportes, hoteles y terrazas, entre otros lugares, en el marco de los esfuerzos para contener la propagación de la variante ómicron.

El Ejecutivo indicó en un comunicado que el Consejo de Ministros ha decidido aprobar “medidas urgentes para contener la propagación de la pandemia”, incluido un decreto ley a propuesta del primer ministro, Mario Draghi, y el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.

De esta forma, desde el 10 de enero este documento será necesario para acceder a albergues y otros alojamientos, fiestas posteriores a ceremonias civiles y religiosas, centros de congresos, festivales y ferias, terrazas en restauración, piscinas, centros de deporte, centros culturales y remontes en zonas de esquí.

Por otra parte, los vacunados en Italia con la dosis de refuerzo y los que hayan recibido la pauta completa en los últimos cuatro meses no deberán guardar cuarentena si han tenido contacto con un positivo de coronavirus, pero usarán la mascarilla FPP2 durante diez días. Se deberán realizar además una prueba de coronavirus cinco días después del contacto, solo si la persona infectada tenía síntomas.

Por último, el decreto aprobado por el Ejecutivo de Draghi establece que los aforos quedarán limitados al 50 por ciento en zonas exteriores y al 35 por ciento en interiores.

Sin embargo, el Consejo de Ministros no ha aprobado la exigencia del certificado sanitario reforzado (que se obtiene si se está vacunado o se ha pasado el coronavirus) para todos los trabajadores, tras las reticencias de algunos partidos como la ultraderechista Liga, que veía en la medida una forma encubierta de obligación a vacunarse.

El primer ministro italiano Mario Draghi (REUTERS/Remo Casilli/archivo)
El primer ministro italiano Mario Draghi (REUTERS/Remo Casilli/archivo)

Este certificado, que hasta ahora se necesita para las actividades de ocio y para consumir en bares y restaurantes, será requerido para usar los medios de transporte y también para acceder a hoteles y otros alojamientos, participar en ceremonias civiles o religiosas, festivales, ferias, centros de convenciones o servicios de catering al aire libre, así como para piscinas y centros de bienestar, incluso aunque estén al aire libre.

El Consejo de Ministros no se pronunció sobre la vuelta a las aulas tras las navidades, aunque el ministro de Educación italiano, Patrizio Bianchi, aseguró a los medios que las vacaciones no se extenderán y que se volverá a las escuelas el 10 de enero.

Italia sumó este miércoles otro récord de nuevos contagios desde el comienzo de la pandemia tras contabilizar en las últimas 24 horas 98.030 casos, mientras que el número de fallecidos fue de 148.

Estas cifras elevan los datos totales hasta los 5,8 millones de contagiados desde febrero del 2020 y 137.091 muertos.

(Con información de Europa Press y EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR