El jefe militar del golpe en Sudán reveló que el primer ministro secuestrado está en su propia casa y anunció la formación de un nuevo gobierno

El general Abdelfatah Al Burhan aseguró que Abdalá Hamdok “goza de buena salud”. El lunes fueron detenidos varios ministros y representantes políticos del país africano que aún no han sido identificados

El general Abdel Fatah al Burhan (EFE)
El general Abdel Fatah al Burhan (EFE)

El jefe de las Fuerzas Armadas de Sudán, el general Abdel Fatah al Burhan, anunció este martes que el hasta ayer primer ministro del país, Abdalá Hamdok, está en su propia casa después de haber sido arrestado por los militares y haber permanecido en paradero desconocido hasta el momento.

“Nadie lo secuestró ni agredió, está en mi casa”, dijo Al Burhan en una rueda de prensa en Jartum en referencia a Hamdok, asegurando que “cuando la situación se tranquilice y prevalezca la paz volverá a su casa”.

La liberación del primer ministro ha sido exigida por la comunidad internacional desde que los militares lo arrestaron el lunes.

“Sí, detuvimos a ministros y políticos, pero no a todos”, afirmó el general para justificar su accionar. Hamdok, un ex economista de la ONU, “goza de buena salud” y “regresará a su casa cuando termine la crisis”, añadió.

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, en una imagen de archivo. EFE/EPA/OMER MESSINGER
El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, en una imagen de archivo. EFE/EPA/OMER MESSINGER

“El primer ministro está conmigo en mi casa y hace su vida de forma normal”, aseveró Al Burhan, quien puntualizó que “no está bajo presión”, a pesar de que el Ministerio de Información del ya disuelto Gobierno denunció el lunes que Hamdok había sido “secuestrado” tras haber rechazado apoyar el golpe de Estado militar.

Además de Hamdok, el lunes fueron detenidos varios ministros y representantes políticos sudaneses, de los cuales Al Burhan no ofreció detalles.

Sólo reveló que se trata de “algunos políticos”, sobre los que tenía “dudas” y cuya presencia representaba “una amenaza para la unidad nacional o tenía una influencia negativa” en la situación en Sudán.

Un grupo de manifestantes bloquea una carretera durante lo que el ministerio de Información sudanés calificó de golpe de Estado en Jartum, Sudán, el 25 de octubre de 2021. REUTERS/El Tayeb Siddig
Un grupo de manifestantes bloquea una carretera durante lo que el ministerio de Información sudanés calificó de golpe de Estado en Jartum, Sudán, el 25 de octubre de 2021. REUTERS/El Tayeb Siddig

Al mismo tiempo, Al Burhan prometió que habrá un nuevo Gobierno que será “aceptado por el pueblo” y en él estarán representados todos los estados que componen Sudán, después del conflicto con algunas tribus locales.

“Nosotros lograremos la transición con una participación civil, insistimos en que haya un gobierno civil que realizará con nosotros la transición y acatamos los objetivos acordados en el documento constitucional”, dijo el militar, quien agregó que ese texto firmado junto a los civiles tras el derrocamiento del dictador Omar al Bashir, en abril de 2019, “no fue anulado”.

Asimismo, anunció que formarán de nuevo los tres órganos estipulados en el documento constitucional para la etapa transitoria, que dio comienzo en agosto de 2019, pocos meses después de la caída de Al Bashir.

Por un lado, detalló que se “completará” en los “próximos dos días” el Consejo Soberano, el máximo órgano de gobierno que el lunes quedó disuelto y para el que cada estado sudanés podrá presentar un candidato.

Jartum. EFE/EPA/MOHAMMED ABU OBAID
Jartum. EFE/EPA/MOHAMMED ABU OBAID

Por otro lado, se elegirá un ministro de cada estado para el nuevo Consejo de Ministros y, por último, habrá un nuevo Consejo Legislativo formado por “los jóvenes de la revolución”, según Al Burhan.

Además, prometió que antes de final de este mes se completarán las instituciones judiciales como el Tribunal Constitucional y el Consejo Supremo de la Judicatura, que estarán “apartados de la política y serán independientes”.

Al Burhan anunció el lunes la disolución del Consejo de Ministros y del Consejo Soberano, que representaban el poder Ejecutivo repartido por civiles y militares, así como el cese de todos los gobernadores de los estados de Sudán.

El golpe de Estado militar tuvo lugar después de un mes de tensiones entre el Gobierno civil y las fuerzas armadas, a raíz de una intentona golpista de la que Hamdok acusó a los “remanentes” del régimen de Al Bashir.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR