Los secretos prohibidos de Putin: un misterio en Montecarlo, fortunas ocultas e inmuebles dignos de un zar

La investigación periodística llevada adelante por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en la que participaron más de 140 organizaciones de medios en 117 países, incluida Infobae, arrojó datos reveladores sobre el lavado de activos y la corrupción en la Rusia de Putin

Vladimir Putin saluda al público durante un encuentro con jóvenes en una foto de archivo. El presidente ruso quedó en el centro de la polémica tras los descubrimientos hechos por Pandora Papers (Reuters)
Vladimir Putin saluda al público durante un encuentro con jóvenes en una foto de archivo. El presidente ruso quedó en el centro de la polémica tras los descubrimientos hechos por Pandora Papers (Reuters)

MÓNACO - El apartamento cuelga sobre las aguas azules del Mediterráneo bajo el casino de Montecarlo de la leyenda de James Bond. En el puerto de abajo, la realeza, los magnates y los oligarcas pasan flotando en yates del tamaño de un iceberg.

Los humildes antecedentes de Svetlana Krivonogikh no indican que tuviera los medios para adquirir una propiedad con vistas a este patio de recreo de la élite mundial. Al parecer, la mujer rusa creció en un apartamento comunal abarrotado en San Petersburgo y tuvo trabajos que incluían la limpieza de una tienda del barrio.

Pero los registros financieros no revelados anteriormente, combinados con los documentos fiscales locales, muestran que Krivonogikh, de 46 años, se convirtió en la propietaria del apartamento en Mónaco a través de una empresa offshore creada apenas unas semanas después de dar a luz a una niña. La niña nació en un momento en el que, según un informe de los medios de comunicación rusos del año pasado, mantenía una relación secreta de años con el presidente ruso Vladimir Putin.

La unidad de lujo de Krivonogikh en el Monte Carlo Star ha sido revelada por documentos obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y compartidos con The Washington Post. Los documentos, conocidos como los Pandora Papers, exponen su propiedad de una empresa fantasma en las Islas Vírgenes Británicas, así como su uso de una empresa de servicios financieros de Mónaco que simultáneamente trabajaba para uno de los amigos multimillonarios de Putin.

Los archivos no indican de dónde sacó el dinero para pagar un apartamento que costó 4,1 millones de dólares en 2003, y que probablemente vale mucho más que eso hoy. Pero la transacción coincidió con un periodo en el que Krivonogikh mantenía supuestamente una relación con Putin y amasaba una asombrosa cartera de activos en Rusia, según Proekt, un medio de investigación ruso en línea que sacó a la luz su supuesto vínculo con el líder del Kremlin y que desde entonces ha sido ilegalizado en Rusia.

Un portavoz del Kremlin rechazó ese informe cuando se publicó el año pasado. Pero los detalles sobre el apartamento refuerzan su afirmación principal: que después de que Krivonogikh comenzara su supuesta relación con Putin, acumuló activos a menudo vinculados a sus asociados cercanos de alguna manera.

Antes del informe de Proekt, los vínculos de Krivonogikh con el círculo íntimo de Putin habían salido a la luz pero no habían llamado la atención del público. El Banco Rossiya reveló en 2010 que era una de sus mayores accionistas a través de su empresa OOO Relax. El banco, con sede en San Petersburgo, sería posteriormente objeto de sanciones por parte del Tesoro de Estados Unidos, que lo calificó de “banco personal de altos funcionarios de la Federación Rusa”.

Krivonogikh no ha hablado de su supuesta relación con Putin ni de su notable acumulación de riqueza.

Svetlana Krivonogikh, la mujer que tendría una hija con Vladimir Putin y ahora tiene una sorprendente fortuna
Svetlana Krivonogikh, la mujer que tendría una hija con Vladimir Putin y ahora tiene una sorprendente fortuna

Pero su hija, que cumplió 18 años este año y se llama Luiza Rozova, ha alimentado las especulaciones sobre su paternidad en entrevistas, aprovechando la atención para construir un creciente número de seguidores en Internet. En las fotos, Rozova tiene un sorprendente parecido con el presidente ruso, y ha reconocido ese parecido aunque se niega a confirmar o negar que Putin sea su padre.

En los documentos oficiales rusos obtenidos por Proekt y revisados por The Post no figura el nombre del padre de Rozova. Pero esos documentos sí registran un segundo nombre, “Vladimirovna”, que es un patronímico que significa “hija de Vladimir”. En su cuenta de Instagram, que tiene más de 83.000 seguidores, da su nombre como “rozova luiza v”.

Krivonogikh no respondió a las solicitudes de comentarios que se le enviaron a través de sus empresas con sede en San Petersburgo, el Banco Rossiya, su hija y la firma de servicios financieros de Mónaco. Los intentos de contactar con Krivonogikh en tres direcciones residenciales asociadas a ella no tuvieron éxito.

Luiza Rozova, la supuesta hija no reconocida de Vladimir Putin
Luiza Rozova, la supuesta hija no reconocida de Vladimir Putin

Un portavoz del Kremlin no respondió a una solicitud de comentarios presentada por el ICIJ en nombre de The Post y otras organizaciones de medios de comunicación asociadas en el proyecto Pandora.

Las pistas que conectan a Krivonogikh con la propiedad de Mónaco están contenidas en el nuevo y enorme depósito de materiales financieros. Los documentos de Pandora incluyen hojas de cálculo, notas, facturas y correos electrónicos obtenidos de bufetes de abogados, oficinas de contabilidad y administradores de fideicomisos que operan en algunas de las jurisdicciones financieras más permisivas del mundo. El tesoro contiene más de 11,9 millones de documentos, más que los expuestos hace cinco años en los Panama Papers, una colección similar de archivos que desencadenó escándalos y reformas.

Los registros iluminan las maniobras financieras ocultas de líderes mundiales, inversores multimillonarios, celebridades, atletas y otros clientes de élite. El caché proporciona una visión particularmente amplia de cómo muchos de los más leales a Putin se han enriquecido exorbitantemente y han escondido activos en el extranjero, incluso cuando el presidente ruso ha despreciado a Occidente y ha pedido a las élites rusas que mantengan su capital en casa.

Los archivos muestran, por ejemplo, que el ejecutivo de los medios de comunicación Konstantin Ernst obtuvo una participación en un lucrativo negocio inmobiliario tras ganarse los elogios del líder ruso por ayudar a organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi. El proyecto consistía en convertir complejos cinematográficos de la era soviética que aún son propiedad del Estado en complejos comerciales y de apartamentos privados. La asociación de Ernst no se ha hecho pública, pero se detalla en los documentos de Pandora relacionados con el proyecto.

Vladimir Putin (d) y Konstantin Ernst (i), en una imagen de archivo. EPA/YURI KOCHETKOV
Vladimir Putin (d) y Konstantin Ernst (i), en una imagen de archivo. EPA/YURI KOCHETKOV

En una declaración escrita, Ernst confirmó su participación en la empresa inmobiliaria, pero negó que fuera una “compensación por los Juegos Olímpicos de 2014″. No respondió a otras preguntas presentadas por The Post, el ICIJ y otros medios de comunicación, pero dijo: “No he cometido ninguna acción ilegal”.

Otros documentos muestran que Herman Gref, director del banco estatal ruso Sberbank, tenía más de 50 millones de dólares en efectivo y créditos en el extranjero para su familia utilizando cuentas en Samoa, Panamá y Singapur, a pesar de ser la cara pública más prominente del sistema bancario estatal ruso.

Las autoridades de Singapur señalaron las transacciones en las que estaban implicados Gref y dos de sus colegas rusos, según un informe de auditoría de la Autoridad Monetaria de Singapur incluido en los archivos de Pandora, y posteriormente multaron a la empresa financiera que manejaba los activos de Gref con 1,1 millones de dólares por incumplir las normas contra el blanqueo de capitales. Una portavoz de la autoridad monetaria de Singapur dijo que la empresa pagó la multa y ha tomado medidas correctivas para subsanar los fallos.

Gref declinó hacer comentarios a través de una portavoz de Sberbank.

En general, los materiales refuerzan la descripción de Rusia como un país donde una élite cercana al poder gubernamental gana millones de dólares y salvaguarda esa riqueza personal utilizando estructuras financieras opacas en el extranjero.

Cinco años después de las revelaciones de los Panama Papers, los nuevos archivos muestran que, en lugar de retirarse del uso de cuentas en el extranjero, los rusos ricos y sus administradores de dinero han tratado de mejorar la ocultación de sus activos. En un pasaje, un abogado que representaba a dos de los amigos de Putin de toda la vida advirtió a una empresa panameña que no repitiera los errores que llevaron a la filtración nombrada para ese país.

Están obligados a mantener el secreto para nuestros clientes”, escribió el abogado en un mensaje de 2016, “y a no hacer viable en absoluto una segunda historia de los Panama Papers”.

Los implicados en la organización de la compra de Montecarlo para Krivonogikh tomaron medidas que aseguraban que su nombre y su condición de propietaria no aparecieran en los registros públicos.

El 2 de abril de 2003 -casi exactamente un mes después de que naciera la hija de Krivonogikh- se constituyó una empresa fantasma llamada Brockville Development Ltd. en la isla caribeña de Tórtola, según los registros de los Panama Papers. Meses más tarde, según los registros inmobiliarios de Mónaco, esa empresa fantasma compró el apartamento en Mónaco por 3,6 millones de euros, unos 6 millones de dólares actuales ajustados a la inflación.

El edificio es “muy codiciado por los más ricos del mundo”, según el material promocional en línea de una empresa inmobiliaria de Mónaco. Los apartamentos “luminosos y aireados” del complejo cuentan con “amplias terrazas ideales para cenar al aire libre o para ver cómo entran y salen algunos de los superyates más lujosos del mundo del mundialmente famoso Puerto Hércules”, escribe la empresa.

Los archivos de Pandora no muestran con precisión cuándo Krivonogikh se convirtió en la “propietaria efectiva” de Brockville, un término que se refiere a la persona que, en última instancia, controla una empresa offshore o se beneficia de ella financieramente, incluso si otros nombres aparecen en los documentos de registro. Éstos indican que ella era la propietaria efectiva ya en 2006.

El presidente ejecutivo del banco ruso Sberbank, Herman Gref, asiste a una sesión del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF), Rusia 6 de junio de 2019. REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo
El presidente ejecutivo del banco ruso Sberbank, Herman Gref, asiste a una sesión del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF), Rusia 6 de junio de 2019. REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo

Moores Rowland, la empresa de servicios financieros de Mónaco que gestionó las transacciones, utilizó empresas ficticias que habrían dificultado a cualquiera que quisiera desentrañar la propiedad de Krivonogikh. Brockville estaba metida dentro de una segunda empresa fantasma llamada Sefton Securities, que a su vez era propiedad de Eamonn McGregor, un contable de origen británico que dirige Moores Rowland en Mónaco. Ahí es donde termina el rastro de papel público.

El 1 de enero de 2006, Krivonogikh firmó un acuerdo que convertía a Sefton en el propietario declarado de Brockville, cuando, en realidad, el piso era suyo, según los registros de Pandora. Una carta de divulgación de 2015 en los archivos de Pandora hace explícito el acuerdo, señalando que Krivonogikh había autorizado una estructura en la que Sefton “fue nombrado nominado y fiduciario para el propietario beneficiario.”

Las oficinas de Moores Rowland están en el corazón de Montecarlo, a pocas cuadras del interior del famoso casino. La firma parece haber transferido el control de Brockville a una cáscara diferente con sede en Panamá en 2018, pero no hay ninguna indicación en esos archivos o registros públicos de que Krivonogikh haya renunciado a la propiedad.

Cuando un reportero del Post visitó el complejo Monte Carlo Star a mediados de agosto, un funcionario de seguridad en la entrada del edificio dijo que nadie llamado Svetlana Krivonogikh figuraba en el directorio de residentes.

Cuando un reportero del Post llamó a la puerta de la unidad identificada por los registros de propiedad local como propiedad de Brockville, una mujer que respondió dijo que nadie llamado Svetlana vivía en el apartamento. No se parecía a las fotos de Krivonogikh.

No se vio a ningún otro residente en el pasillo o entrando y saliendo de la entrada principal del edificio. El interior parece datar de la década de 1970, con paredes de color ladrillo, puertas con paneles de madera de nogal y lámparas de araña de formas geométricas que cuelgan sobre la escalera principal.

Los funcionarios de Hacienda de Mónaco confirmaron que Brockville sigue siendo propietaria del apartamento. Si Krivonogikh lo está alquilando, los listados recientes indican que podría ganar 25.000 dólares o más en ingresos mensuales.

La ley de Mónaco exige a las empresas financieras que operan en esa jurisdicción que dediquen un escrutinio especial a los clientes considerados “personas políticamente expuestas”, es decir, aquellos que ocupan cargos públicos destacados o tienen vínculos estrechos con otras personas que encajan en esa descripción. Moores Rowland no incluyó a Krivonogikh como “políticamente expuesto” en los documentos incluidos en los archivos de Pandora.

Moores Rowland tiene conexiones comerciales con otros rusos cercanos a Putin. Entre ellos está Gennady Timchenko, un multimillonario comerciante de petróleo cuya amistad con Putin se remonta a los años 90 en San Petersburgo.

Los documentos de registro y otros registros del fondo muestran que Moores Rowland actuó en nombre de Timchenko, ayudando a formar una empresa que se convertiría en parte de su imperio de comercio de petróleo. Otros documentos similares muestran la participación de Moores Rowland en la creación de empresas ficticias entre cuyos activos figuraban yates comprados por Timchenko y su hija.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Timchenko en 2014, alegando que Putin tenía inversiones en su empresa de comercio de petróleo. La empresa de Timchenko negó la acusación, pero tiene un historial de participación en transacciones comerciales con personas supuestamente cercanas a Putin.

El empresario ruso, fundador del Grupo Volga, Gennady Timchenko, asiste al Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) en San Petersburgo, Rusia, el 4 de junio de 2021. REUTERS/Evgenia Novozhenina
El empresario ruso, fundador del Grupo Volga, Gennady Timchenko, asiste al Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) en San Petersburgo, Rusia, el 4 de junio de 2021. REUTERS/Evgenia Novozhenina

Por ejemplo, Timchenko vendió un lujoso apartamento junto al río en San Petersburgo a la abuela de una gimnasta rítmica, Alina Kabayeva, que supuestamente tuvo una relación romántica con Putin, según un informe de la televisión rusa Rain que cita los registros de propiedad rusos. Putin negó en 2008 haber mantenido una relación con Kabayeva.

Kabayeva no respondió a una solicitud de comentarios enviada a través del Grupo Nacional de Medios de Comunicación de Rusia, del que es presidenta.

Timchenko también vendió una mansión en Biarritz, Francia, y una gran participación en la empresa petrolera y petroquímica rusa Sibur al ex yerno de Putin, según Reuters.

Carter-Ruck, un bufete de abogados londinense que representa a Timchenko, dijo que “siempre ha actuado de forma totalmente legal a lo largo de su carrera y sus negocios”.

En una carta enviada a The Post, un bufete de abogados británico que representa a Moores Rowland defendió a su cliente, pero no hizo ningún comentario para su publicación.

El apartamento de Mónaco forma parte de una asombrosa cartera de propiedades acumulada por Krivonogikh después de que supuestamente comenzara su relación con Putin.

Posee una participación en un banco ruso dirigido por socios de Putin, según los registros públicos y la investigación de Proekt. Posee una participación mayoritaria en una estación de esquí donde se casó una de las dos hijas que Putin tuvo con su esposa. Tiene un yate, una cuenta bancaria en Suiza también expuesta en el escándalo de Pandora, y apartamentos en las direcciones más codiciadas de San Petersburgo, según los informes de Proekt y los registros públicos rusos.

María Vorontsova, una de las hijas de Vladimir Putin
María Vorontsova, una de las hijas de Vladimir Putin

Antes de ser vinculada públicamente con Putin el año pasado, Krivonogikh mostraba los rasgos de la riqueza en las fotos de perfil publicadas por Proekt. Una de las fotos que ahora circula ampliamente la muestra con una piel y gafas de sol de espejo. Otra la muestra recostada con ropa elegante frente a un helicóptero.

No hay indicios de que su fortuna personal provenga de la riqueza familiar.

Dos fuentes anónimas que dijeron conocer a Krivonogikh dijeron a la publicación rusa que ella había sido “amiga íntima” de Putin durante años, forjando una relación que comenzó en la década de 1990 en San Petersburgo, donde Putin trabajó como alto funcionario de la ciudad, y continuó a principios de la década de 2000 en Moscú después de que él se convirtió en presidente. Proekt informó de que había revisado los registros de pasajeros que mostraban que Krivonogikh se convirtió en un viajero frecuente de las aerolíneas a la capital rusa cuando Putin se asentó en sus funciones.

Las perspectivas profesionales de Krivonogikh mejoraron repentinamente, según los detalles expuestos en la investigación de Proekt. Ya en 2001, comenzó a trabajar en el Banco Rossiya. Posteriormente, adquirió una participación de aproximadamente el 3% en el banco, según los extractos bancarios.

Se convirtió en propietaria de un apartamento en la prestigiosa isla Kamenny de San Petersburgo y adquirió una participación en un centro de artes escénicas en San Petersburgo, según la investigación de Proekt, que cita registros públicos rusos verificados por The Post.

Otro acuerdo le dio una participación del 75 por ciento en una estación de esquí al norte de San Petersburgo, de la que es propietaria junto con un amigo de Putin que fue durante mucho tiempo presidente y principal accionista del Banco Rossiya, según los registros públicos rusos.

Los siete telesillas y las diminutas pistas de la estación de Igora no son un atractivo para los esquiadores de élite de Europa. Pero la propiedad se ha beneficiado de millones de dólares en inversiones y expansiones desde que se inauguró durante el segundo mandato de Putin como presidente, y en 2013 sirvió de escenario para la boda de la menor de las dos hijas de Putin con la esposa de la que se divorció en 2014.

Putin ha guardado detalles sobre su vida privada y su riqueza personal con la dedicación que cabría esperar de un antiguo oficial del KGB. Incluso sus dos hijas reconocidas protegieron sus identidades del público viviendo bajo alias.

Yekaterina Tíjonova, una de las hijas de Vladimir Putin
Yekaterina Tíjonova, una de las hijas de Vladimir Putin

Sin embargo, el muro del secreto se ha resquebrajado en los últimos años debido a la oleada de revelaciones en línea por parte de activistas de la oposición, periodistas y detectives de Internet. A principios de este año, por ejemplo, el principal adversario político de Putin, Alexei Navalny, publicó una denuncia en Internet en la que afirmaba que un palacio de 1.000 millones de dólares en la costa del Mar Negro es una residencia secreta del líder ruso pagada con los ingresos de la corrupción. Putin ha negado ser el dueño de la propiedad.

Las autoridades rusas han respondido en los últimos meses con una dura represión contra la oposición política y los periodistas. Tras la publicación en Internet de la investigación sobre el Mar Negro, Navalny fue condenado a tres años y medio de prisión y su organización fue prohibida por un tribunal ruso.

Desde entonces, Rusia también ha ilegalizado Proekt por motivos de seguridad nacional. Su director huyó del país por temor a ser procesado penalmente.

Proekt estimó el año pasado que los activos de Krivonogikh sólo en Rusia estaban valorados en 7.700 millones de rublos, unos 100 millones de dólares. Los archivos de Pandora proporcionan la primera prueba de que sus activos se han extendido más allá de las fronteras de Rusia.

Krivonogikh se ha negado a comentar las acusaciones sobre su relación con Putin y ha evitado aparecer en público y en las redes sociales. Su hija, sin embargo, ha llamado la atención con las especulaciones sobre su linaje.

En marzo, Rozova apareció en un club de Moscú para tocar un set de DJ sorpresa en honor a su 18º cumpleaños. Ha atraído a decenas de miles de seguidores en Instagram, donde las fotos que publica ocultan partes de su rostro, pero revelan unos ojos de ojos pesados que se parecen a los del líder ruso.

Su perfil en Internet muestra los rasgos de la riqueza y que está familiarizada con la escena de la Riviera francesa que rodea a Mónaco. Durante una aparición en la plataforma de redes sociales de vídeo Clubhouse en febrero, Rozova señaló que visita la ciudad costera francesa de Menton cada año para asistir a su Festival del Limón, un evento a menos de 20 minutos de la propiedad de Montecarlo.

Rozova no respondió a las solicitudes de comentarios.

En una entrevista concedida en febrero a la edición rusa de GQ, no explicó por qué dejó de utilizar el apellido de su madre, Krivonogikh. Tampoco abordó directamente su paternidad. Sin embargo, se mostró dispuesta a reconocer su parecido con Putin.

Escucha, en comparación con sus fotografías de joven, probablemente, sí, me parezco a él”, dijo. “Pero resulta que hay mucha gente que se parece a Vladimir Vladimirovich”.

En una entrevista concedida en agosto a Srsly.ru, se negó igualmente a abordar la identidad de su padre, diciendo que la intriga ya se había desarrollado y que era “aburrido saber la verdad”. También se negó a decir si había conocido a Putin.

El entrevistador le preguntó qué le diría al presidente ruso si acabara frente a él.

Probablemente le haría una pregunta”, respondió Rozova.

“¿Cuál?”, preguntó el entrevistador.

¿Por qué?

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR