El papa Francisco volvió a defender a las vacunas contra el COVID-19: “De niños nos ponían y nadie decía ni ‘mu’”

El Sumo Pontífice reiteró su posición favorable a las campañas de inoculación durante el vuelo de regreso de su viaje a Budapest y Eslovaquia. También se mostró partidario de leyes civiles para defender los derechos de los homosexuales

El papa Francisco conversa con periodistas durante el vuelo de regreso al Vaticano este miércoles (Tiziana FABI / POOL / AFP)
El papa Francisco conversa con periodistas durante el vuelo de regreso al Vaticano este miércoles (Tiziana FABI / POOL / AFP)

El papa Francisco reiteró este miércoles su posición favorable a la vacunación contra el COVID-19 y afirmó que cuando éramos niños “nos ponían las vacunas y nadie decía ni mu”, según señaló durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de su viaje a Budapest y Eslovaquia.

Es un poco extraño” que ahora la gente no se quiera vacunar cuando “tenemos una larga historia” de vacunaciones como la de la poliomielitis o el sarampión, dijo el Papa a los periodistas.

Aunque explicó que quizá los antivacunas se han dejado llevar “por la incertidumbre y por la gran diversidad de vacunas, algunas con fama de ser incluso agua destilada” o, añadió, por las noticias falsas de que inoculaban el virus.

“En el Vaticano estamos todos vacunados menos un pequeño grupo que estamos estudiando cómo ayudarlos”

Recordó que incluso “dentro del Colegio cardenalicio algunos son negacionistas y uno terminó ingresado” por el coronavirus. Se refería al cardenal estadounidense Raymond Burke, que estuvo varias semanas hospitalizado y que expresó posiciones contra las vacunas.

Se les tiene que aclarar y hablar con serenidad”, añadió el Papa, que destacó: “En el Vaticano estamos todos vacunados menos un pequeño grupo que estamos estudiando cómo ayudarlos”.

Francisco ha realizado varios llamamientos para que las personas se vacunen contra el coronavirus al considerarlo “un acto de amor”.

El papa Francisco en el avión que lo lleva al Vaticano tras su paso por Budapest y Eslovaquia (Tiziana FABI / POOL / AFP)
El papa Francisco en el avión que lo lleva al Vaticano tras su paso por Budapest y Eslovaquia (Tiziana FABI / POOL / AFP)

Apoya las leyes civiles para las parejas homosexuales pero no el matrimonio

Francisco se mostró partidario de leyes civiles para defender los derechos de los homosexuales pero no del “matrimonio”, que para la Iglesia es la unión entre un hombre y una mujer, según dijo durante el vuelo de regreso al Vaticano.

“He hablado claro sobre esto. El matrimonio es un sacramento de la Iglesia y no se puede cambiar, pero hay leyes que intentan ayudar a la situación de tanta gente de orientación sexual diferente y esto es importante. Que se les ayude, pero sin imponer cosas a la Iglesia que por su naturaleza no se pueden”, aclaró Francisco a los periodistas a bordo del avión.

El Papa subrayó también que “si (una pareja homosexual) quiere llevar un vida juntos, los Estados tienen posibilidad de civilmente apoyarles, con el tema de la salud, de la herencia...”.

“Son hermanos y hermanas y les tenemos que acompañar. Pero el matrimonio es claro”, agregó.

El pontífice puso el ejemplo del Pacto Civil de Solidaridad (Pacs) que existe en Francia sobre los derechos para las parejas de homosexuales, pero “el matrimonio como sacramento es entre hombre y mujer y no se puede hacer que la Iglesia reniegue de su verdad”.

Asimismo explicó que existen muchas personas homosexuales que “se acercan al sacramento de la penitencia” y “piden consejo al sacerdote” y “la iglesia los ayuda a ir adelante”, pero, recalcó, “el sacramento es el sacramento”.

El Papa ya había expresado este concepto en un documental reciente, pero, sin embargo, poco después el Vaticano publicó una nota aclaratoria para recordar que la Iglesia Católica “no puede impartir su bendición a las uniones de personas del mismo sexo”, después de que en algunos ambientes eclesiásticos hayan surgido dudas sobre este tema.

“No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”, escribía en ese documento la Congregación para la Doctrina de la Fe.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: