Las tropas afganas lanzaron una gran ofensiva contra los talibanes en la ciudad sitiada de Lashkargah: hay 100 mil desplazados

Los militares despejaron el área de civiles para reducir las bajas de la población antes de comenzar el ataque. Los milicianos del grupo terrorista se escondían en casas de familia para evitar ser descubiertos

Soldados afganos patrullan en las proximidades de la base aérea de Bagram, Kabul (Afganistán). EFE/Jawad Jalali/Archivo
Soldados afganos patrullan en las proximidades de la base aérea de Bagram, Kabul (Afganistán). EFE/Jawad Jalali/Archivo

La esperada gran contraofensiva de las tropas afganas para repeler el asedio talibán en la ciudad de Lashkargah, capital de la meridional provincia de Helmand, comenzó en las últimas horas tras confirmarse la evacuación de los civiles.

”Anoche iniciamos la operación de limpieza a gran escala en la ciudad de Lashkargah para despejar barrios de la ciudad de la presencia de los talibanes, que se esconden en casas civiles”, afirmó el portavoz del Ejército afgano Qader Bahadarzoy.

La contraofensiva está encabezada por cientos de miembros de las fuerzas especiales afganas que “están golpeando duramente a los talibanes”, subrayó Bahadarzoy.

Tropas afganas (AFP)
Tropas afganas (AFP)

Además, las operaciones terrestres cuentan con el apoyo de la fuerza aérea afgana, que constantemente bombardea las posiciones y escondites de los talibanes. “Las fuerzas especiales han matado a decenas de terroristas en las últimas horas”, señaló.

El Ministerio de Defensa, en un comunicado, confirmó por ahora la muerte desde anoche de al menos once talibanes en combates a las afueras de la ciudad, mientras que el número de insurgentes fallecidos en las últimas 24 horas en diferentes puntos del país ascendieron a 303, incluidos los combates en la propia Helmand.

Los últimos días habían llegado a la capital regional cientos de miembros de las fuerzas especiales afganas para unirse a la gran contraofensiva, mientras los combates se centraban en despejar las afueras de la urbe y las zonas donde se ubican los edificios gubernamentales para evitar bajas civiles.

  AFP FOTO / David MARCK, Jr****
AFP FOTO / David MARCK, Jr****

El portavoz había insistido que la gran contraofensiva no comenzaría hasta que se confirmara la evacuación de los civiles de la urbe, ya que la operación de despeje debería producirse casa por casa, ocupadas muchas de ellas por los insurgentes para protegerse.

El martes, la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) denunció la muerte durante las últimas 24 horas de al menos 40 civiles y de otros 118 heridos como consecuencia de los intensos choques que vive la capital regional.

Los combates por el control talibán de esta ciudad se producen en medio de un incremento de la violencia por parte de los insurgentes, que tras el inicio de la última fase de la retirada de las tropas extranjeras el pasado 1 de mayo, se han hecho con el control de unos 125 centros de distrito, el mayor logro en dos décadas de guerra.

 Militares del Ejército afgano desplegados en formación en un cuartel (MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN)
Militares del Ejército afgano desplegados en formación en un cuartel (MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN)

Solo en Lashkargah, al menos 5.000 familias (35.000 personas) abandonaron sus hogares huyendo de la violencia, y en las pasadas dos semanas, unas 14.000 familias, el equivalente a casi 100.000 civiles, fueron registradas como desplazadas en varias partes del país azotadas por los combates.

CIFRAS

La Comisión Independiente para los Derechos Humanos en Afganistán reportó este domingo 1 de agosto que 1.677 civiles han muerto y 3.644 han resultado heridos en el marco de la guerra de Afganistán desde enero a junio de este año, un 80% más de víctimas civiles en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Un total de 154 mujeres han muerto y 350 han resultado heridas en el conflicto, mientras que 373 niños fallecieron y 1.083 fueron heridos, de acuerdo con el balance publicado en la página web de la comisión.

 REUTERS/Jalil Ahmad/
REUTERS/Jalil Ahmad/

La insurgencia talibán ha sido responsable de 2.978 bajas civiles (917 muertos y 2.061 heridos) en los primeros seis meses de 2021, mientras que las fuerzas gubernamentales son responsables de 794 bajas civiles (229 muertos, 565 heridos). El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) es responsable de 343 víctimas civiles (104 muertos, 239 heridos).

Un año más, los artefactos explosivos son los responsables del mayor número de víctimas, al dejar 587 civiles muertos y otros 1.400 heridos. La comisión también alertó sobre la proliferación de asesinatos selectivos, que representan el 30 por ciento del número total de víctimas civiles en los primeros seis meses de 2021: 696 muertos, 938 heridos.

El lanzamiento de cohetes y el uso de armas pesadas representaron el 18% del total de víctimas civiles, con 212 civiles muertos y 728 heridos, seguidos de los atentados suicidas, que han dejado 12 civiles muertos y 79 heridos más. Los enfrentamientos terrestres entre las fuerzas progubernamentales y los grupos armados antigubernamentales han provocado 407 bajas civiles, con 81 civiles muertos y 326 heridos. Los ataques aéreos, en tanto, han causado 213 víctimas, con 77 civiles muertos y 136 heridos.

(con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: