Un automóvil volador recorrió 80 kilómetros en el aire y luego se convirtió en un vehículo convencional

El AirCar cubrió en 35 minutos la distancia que separa las ciudades eslovacas de Nitra y Bratislava y, al aterrizar, se transformó en un auto deportivo en menos de 180 segundos