La manada de elefantes salvajes suelta en China sigue generando estragos y desorienta a los expertos

Por primera vez en más de diez días, detuvieron su marcha hacia el norte atravesando pueblos y arrasando campos para tenderse a descansar en un bosque. Desde marzo, han recorrido 500 kilómetros y causado pérdidas por más de un millón de dólares

Una manada de elefantes asiáticos salvajes descansó el lunes en un bosque local en la ciudad de Kunming, capital de la provincia de Yunnan, suroeste de China, en su camino hacia el norte.

El grupo comenzó a descansar alrededor de las 07:00, hora local, cuando se tendieron lentamente en el suelo, según explicó Chen Shengyao, un miembro del personal que monitorea la manada de elefantes en la brigada de extinción de incendios forestales de Yunnan.

Chen dijo que fue la primera vez que vieron a todos los elefantes dentro de la manada acostarse a dormir juntos en los 12 días desde que comenzaron a monitorear la manada. Antes de este descanso colectivo, siempre había tres o cuatro elefantes durmiendo mientras otros tres o cuatro elefantes vigilaban cerca.

Manada de elefantes camina en ruta de Eshan, China, en imagen tomada de redes sociales, 27 mayo 2021.
Eshan County Fang Yuan Car Care Center/ vía REUTERS
Manada de elefantes camina en ruta de Eshan, China, en imagen tomada de redes sociales, 27 mayo 2021. Eshan County Fang Yuan Car Care Center/ vía REUTERS

Para no despertarlos ni molestarlos, Chen dijo que el equipo de monitoreo ajustará el dron a la altura máxima a 350 metros de la manada cada vez que descansen.

Según los expertos, los elefantes generalmente no pueden permanecer acostados por mucho tiempo debido a su gran peso, para evitar que sus órganos internos tengan problemas con la presión.

Una manada de elefantes asiáticos salvajes se encuentra en el condado de E'shan en la provincia de Yunnan, en el suroeste de China (Hu Chao / Xinhua vía AP)
Una manada de elefantes asiáticos salvajes se encuentra en el condado de E'shan en la provincia de Yunnan, en el suroeste de China (Hu Chao / Xinhua vía AP)

Un elefante macho de los 15 elefantes salvajes abandonó la manada el domingo y se ubicó en un bosque el lunes, a unos 4 kilómetros en línea recta al noreste de la manada, según un comando en el lugar que rastrea a los elefantes.

En marzo del año pasado, 16 elefantes de la manada abandonaron su reserva natural en la prefectura autónoma de Xishuangbanna Dai. En noviembre de 2020, la manada llegó al condado de Mojiang, ciudad de Pu’er, donde uno de los elefantes dio a luz a una cría. El 16 de abril de este año, los 17 elefantes ingresaron al condado de Yuanjiang en la ciudad de Yuxi. Una semana después, dos de los elefantes se separaron de la manada y regresaron al condado de Mojiang. El resto prosiguió su viaje hacia el norte.

Estos elefantes viajaron aproximadamente 500 km desde su hogar en el bosque antes de llegar a Kunming, la capital provincial de Yunnan, el miércoles por la noche.

Después de que la manada de elefantes se fue de la reserva, las autoridades locales comenzaron un esquema de monitoreo de 24 horas, movilizando a unas 410 personas y 120 vehículos, volaron 14 drones para rastrear y escoltar a la manada y garantizar la seguridad de los animales. Las autoridades locales también los han alimentado con dos toneladas de comida, mientras evacuan a los residentes locales y los vehículos para dejar paso a la manada en el camino.

Los elefantes asiáticos están bajo la protección estatal de primera clase en China, donde se encuentran principalmente en Yunnan. Gracias a la protección mejorada, la población de elefantes salvajes en la provincia ha aumentado a unos 300, frente a los 193 de la década de 1980.

SEGUIR LEYENDO: