Activistas de FEMEN se manifestaron en el colegio donde votó la candidata de Vox en Madrid

Nueve activistas de la organización feminista internacional irrumpieron en el lugar donde sufragaba Rocío Monasterio gritando consignas como “¡es fascismo, no es patriotismo!” y “al fascismo, ni voto ni permiso”

Una activista de Femen detenida en el centro de votación (REUTERS/Juan Medina)
Una activista de Femen detenida en el centro de votación (REUTERS/Juan Medina)

La policía española detuvo este martes a cinco activistas de Femen que acudieron a protestar con el torso descubierto al colegio electoral donde minutos después votó la candidata del partido de ultraderecha Vox en las elecciones regionales en Madrid, Rocío Monasterio.

El episodio ocurrió a las 9:50 horas en las puertas del colegio de la capital San Agustín, donde se esperaba que a las diez de la mañana iba a votar Monasterio.

(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)

Nueves activistas de la organización feminista internacional con sede en Ucrania, que se caracteriza por el uso del torso descubierto como arma de protesta, irrumpieron en el lugar gritando consignas como “¡es fascismo, no es patriotismo!” y “al fascismo, ni voto ni permiso”.

(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)
(REUTERS/Juan Medina)

La candidata de extrema derecha acudió al centro de votación cerca del mediodía, cuando las activistas ya había sido reducidas.

El consejero de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, “lamentó” y “condenó” la protesta. “Hoy es el día de la expresión y no la reivindicación”, dijo López, subrayando que este fue el único “incidente” reportado esta mañana en los colegios electorales.

La candidata de Vox Rocío Monasterio al llegar al centro de votación (REUTERS/Juan Medina)
La candidata de Vox Rocío Monasterio al llegar al centro de votación (REUTERS/Juan Medina)

El pasado 30 de abril, activistas de Femen desplegaron una pancarta con la consigna “No pasarán” a las puertas de la sede nacional de Vox en Madrid. “El fascismo quiere conquistar Madrid. Madrid será la tumba del fascismo”, se leía en una pancarta de las activistas.

Tercera fuerza política a nivel nacional desde su irrupción en las legislativas de 2019, Vox apoya en Madrid el gobierno de la conservadora Isabel Díaz Ayuso, favorita para imponerse en estas elecciones adelantadas convocadas luego de que rompiera su alianza con los liberales de centro de Ciudadanos.

Los sondeos predicen que Díaz Ayuso necesitará el apoyo de Vox, la tercera fuerza en el Congreso nacional.

Rocío Monasterio, líder de Vox en Madrid, es una arquitecta hispanocubana cuyo padre abandonó Cuba cuando su explotación azucarera fue expropiada por el régimen de Fidel Castro.

Comparando Podemos, socio de Sánchez a nivel nacional, con los comunistas cubanos, Monasterio acusa a este partido de destruir España con sus medidas sociales.

“Sé exactamente lo que trae y lo que trae es miseria”, dijo el mes pasado en la televisión.

Con un discurso y unas formas controvertidos, Monasterio encendió la ya tensa campaña madrileña cuando puso en duda la veracidad de las amenazas de muerte recibidas por el candidato de Podemos Pablo Iglesias contra él, su mujer y sus padres.

El domingo, Pedro Sánchez lanzó un fuerte discurso contra Vox, buscando movilizar al votante de izquierda, al advertir de la “amenaza” que a su juicio representa la ultraderecha.

“No se trata de Madrid, se trata de nuestra democracia”, subrayó Sánchez, marcando el cambio de discurso de la campaña.

SEGUIR LEYENDO: