Votó Isabel Díaz Ayuso, presidente de la comunidad de Madrid: “Hoy elegimos el modelo de país que queremos”

La candidata del Partido Popular busca afianzar el liderazgo de los conservadores en la capital, bastión que controla hace 26 años, e instó a la población a participar de los comicios. También votó Pablo Iglesias, su máximo rival

La jefa de gobierno de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Reuters)
La jefa de gobierno de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Reuters)

La presidente regional de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, celebró este martes la afluencia de votantes en las elecciones locales e instó a participar en masa, luego de depositar su sufragio en un colegio de la capital.

Hay inmensas colas y eso significa que hay una gran participación y nos llena de orgullo. Seguimos pidiéndole que a lo largo del día, con paciencia, vayan a votar”, declaró ante la prensa, destacando los protocolos de protección frente a la pandemia.

Hoy elegimos el modelo de Comunidad y de país que queremos a partir de mañana y solo deseo que sea en convivencia”, añadió.

Díaz Ayuso: “Hay una gran participación y nos llena de orgullo”

Las mesas de votación abrieron a las 9 (hora local, 7 GMT) y recibirán a votantes hasta las 20, con más de cinco millones de ciudadanos convocados a participar.

Las elecciones se celebran de forma anticipada, después de que Díaz Ayuso, del conservador Partido Popular, disolviera el Parlamento ante el temor de que una moción de censura derrocara a su Ejecutivo de coalición con los liberales de Ciudadanos, una formación en horas bajas que incluso podría quedar sin representación a tenor de las encuestas. Según las encuestas, el Partido Popular podría duplicar sus escaños en el Parlamento regional y, aunque no alcanzaría la mayoría absoluta, podría gobernar si consigue el apoyo de la extrema derecha de Vox.

Pablo Iglesias, de Unidas Podemos (EFE)
Pablo Iglesias, de Unidas Podemos (EFE)

Más temprano votó el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. “En estas elecciones nos jugamos pararles los pies a la mentira, al odio y a la ultraderecha que quiere parasitar nuestras instituciones y destruir los servicios públicos”, sostuvo.

El ex vicepresidente del gobierno de Pedro Sánchez, que dejó el puesto para la candidatura en Madrid, aseguró que la ciudad dará “una gran lección democrática” a la derecha. “Esperamos una participación masiva que sea una respuesta democrática y cívica frente a la mentira, la violencia y las provocaciones”, añadió.

Pablo Iglesias, de Unidas Podemos: “Nos jugamos pararles los pies a la mentira, al odio y a la ultraderecha”

A su vez, la candidata de Más Madrid, la izquierdista Mónica García, que subió puntos en los últimos sondeos, declaró que “puede ser un día histórico” para “convertir los aplausos en votos”. García ya había votado por correo, pero acompañó a su padre cumpliendo una “tradición familiar”.

Del otro lado del espectro político, Rocío Monasterio, candidata de Vox, fue abordada por activistas del grupo Femen que hicieron una protesta con el torso desnudo contra el fascismo. “Las calles tienen que estar limpias y ordenadas. Pero no nos van a callar”, declaró Monasterio.

Rocío Monasterio, candidata de Vox (Reuters)
Rocío Monasterio, candidata de Vox (Reuters)

En tanto, el candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal, sostuvo: “Yo ya he votado por la sensatez y la concordia. Hoy los madrileños celebramos nuestra democracia de la mejor manera posible: acudiendo a las urnas para decidir juntos el futuro. Nos jugamos mucho”.

A los comicios en la región, que es el motor económico del país y la tercera con mayor población, unos 6,7 millones de habitantes, concurren una veintena de candidaturas, aunque según los sondeos solo cinco o seis tienen opciones de conseguir alguno de los 136 diputados del Parlamento regional, en el que luego tendrá que ser investido en nuevo Gobierno.

Rocío Monasterio, candidata de Vox: “Las calles tienen que estar limpias y ordenadas. Pero no nos van a callar”

La repercusión nacional viene marcada además por la rivalidad política entre la presidenta regional y el jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez; la incógnita sobre el futuro del político de izquierdas Pablo Iglesias, que dejó el Gobierno nacional de coalición con los socialistas del PSOE para ser candidato de Unidas Podemos en Madrid; y la expectación por los resultados de Ciudadanos, que se juega buena parte de su futuro tras la debacle de comicios anteriores.

Los partidos de izquierda ven los comicios como una oportunidad para frenar el ascenso de la ultraderecha de Vox, convertida en la tercera fuerza en el Congreso, la Cámara baja del Parlamento español, y que según los sondeos su apoyo podría ser clave para que los conservadores mantengan el poder en Madrid, donde gobiernan desde hace un cuarto de siglo.

Desde la derecha son vistos como un primer paso para dar un giro en el electorado que en un futuro le permita volver al poder en España.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: