El primer trasplante de un “corazón resucitado” en un niño se llevó a cabo en el Reino Unido en medio de la pandemia

El procedimiento, que antes se consideraba adecuado solo para adultos, salvó la vida de seis pacientes jóvenes el año pasado

Anna Hadley de 15 años, se convirtió en la primera niña en el mundo en recibir el transplante de un corazón que estuvo muerto.
Anna Hadley de 15 años, se convirtió en la primera niña en el mundo en recibir el transplante de un corazón que estuvo muerto.

Los médicos del NHS (siglas del Servicio Nacional de Salud británico) han sido pioneros en el uso de una técnica de trasplante de corazón “resucitado”, que antes se consideraba adecuada solo para adultos, en niños, salvando la vida de seis pacientes jóvenes el año pasado.

Los cirujanos suelen utilizar para los trasplantes corazones donados por pacientes que han sido declarados con muerte del tronco encefálico pero cuyos corazones aún están latiendo. Recuperar los corazones de pacientes que han sufrido muerte cardíaca (que son mucho más comunes que las muertes del tronco encefálico) se considera una perspectiva demasiado arriesgada.

Marius Berman, cirujano consultor de trasplantes cardiotorácicos del hospital Royal Papworth (RPH) en Cambridge, dijo que después de la muerte cardíaca el corazón es “como un globo inflado. Así que no hay forma de que podamos evaluar si el corazón está funcionando bien... por eso no será seguro recuperar el corazón porque no sabríamos cómo funciona”.

Anteriormente, los corazones se transportaban para los destinatarios previstos en neveras estériles. Sin embargo, una máquina de “corazón en una caja”, llamada Organ Care System (OCS), desarrollada por la empresa estadounidense TransMedics, fue diseñada para emular el cuerpo humano, manteniendo el corazón caliente, latiendo y bombeando sangre para que sea saludable para el transporte. al destinatario. La idea detrás de la máquina era permitir que el órgano se transportara a largas distancias.

El equipo medico que llevó a cabo el transplante junto con la máquina que permitió resucitar el corazón.
El equipo medico que llevó a cabo el transplante junto con la máquina que permitió resucitar el corazón.

En 2015, los médicos de RPH fueron pioneros en el uso de la máquina para revivir corazones de donantes que habían sufrido muerte cardíaca. Al reanimar esos corazones con la máquina, los médicos podían evaluar si el órgano era recuperable para el trasplante.

El concepto funcionó, y desde entonces, dijo Berman, “básicamente hemos duplicado nuestra actividad de trasplante de corazón, cada año”. En algún momento, el nuevo método superó la forma tradicional de donación de órganos después de la muerte cerebral, agregó, mientras que los resultados de salud de los pacientes se han mantenido constantes.

Ahora, una colaboración entre RPH, cuyo equipo recupera el corazón, y el hospital Great Ormond Street en Londres, cuyo equipo implanta el órgano, ha sido pionera en el primer uso de la técnica en el trasplante pediátrico.

En todo el Reino Unido, la espera promedio de un adulto que necesita un trasplante de corazón es de casi tres años. Los pacientes que necesitan corazones generalmente exceden la cantidad de corazones de donantes disponibles, y los niños enfrentan tiempos de espera aún más largos, dado que se debe encontrar el tamaño de órgano correcto y la tasa de consentimiento para la donación de órganos en niños es relativamente mucho menor.

Great Ormond Street tiene 24 niños esperando un trasplante de corazón, y entre 2014 y 2019 el tiempo promedio de espera fue de 282 días.

La técnica nunca se había usado en menores pues suponía grandes riesgos, pero los avances científicos están abriendo cada vez más las posibilidades de realizar los transplantes de manera segura.
La técnica nunca se había usado en menores pues suponía grandes riesgos, pero los avances científicos están abriendo cada vez más las posibilidades de realizar los transplantes de manera segura.

“Los tiempos de espera de los trasplantes son significativamente más bajos en RPH que el promedio nacional, no porque seamos mejores cirujanos”, dijo Berman. Fue porque el nuevo enfoque ahorró tiempo y dinero, dijo.

La primera niña en recibir un trasplante basado en el nuevo enfoque fue Anna Hadley, de 15 años, a quien se le diagnosticó una miocardiopatía restrictiva en 2018.

“Siempre tratamos de mantener una actitud positiva, pero entendimos los hechos: faltaban donantes adecuados y alrededor del 40% de los niños que esperaban un trasplante de corazón nunca lo reciben. Hizo que los más de 20 meses pasados en la lista de espera de trasplantes fueran increíblemente difíciles “, dijo el padre de Anna, Andrew Hadley. “Cinco días después del trasplante, Anna caminaba arriba y abajo por los pasillos charlando y chocando los cinco con el personal. Fue increíble.”

Por el momento, la tecnología está limitada a donantes que pesen al menos 50 kg, pero los dos hospitales están trabajando en una nueva máquina que permitirá la donación incluso de bebés, lo que podría marcar el comienzo de una era de trasplantes para bebés y niños pequeños donde los donantes son los más escasos. Un prototipo está listo y los médicos esperan comenzar a usar la máquina a fines de este año.

Así se mantiene con vida un corazón fuera del cuerpo humano

El costo por uso de la máquina OCS existente es de aproximadamente USD 70.000, pero en realidad cuesta menos que tener pacientes cardíacos esperando órganos. Todos los días en el Reino Unido hay entre 30 y 40 adultos en la lista de trasplantes urgentes. Cada día en cuidados intensivos cuesta £2.500 (USD 3.500) dijo Berman. “Eso significa que todos los días [le está costando al NHS]… entre 70.000 (USD 98.000) y 90.000 (USD 126.000) libras esterlinas para que los pacientes esperen en el hospital”.

“En última instancia, este trabajo todavía se basa en que las familias tengan conversaciones sobre los deseos de donación de órganos”, dijo Jacob Simmonds, cardiólogo consultor y médico de trasplantes en Great Ormond Street, “y luego, por supuesto, la valentía de considerar hacer este precioso regalo que salva vidas en una época de tragedia inimaginable”.

SEGUIR LEYENDO: