La Corte Penal Internacional condenó por primera vez a un ex niño soldado acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad

El ugandés Dominic Ongwen fue reclutado por el grupo armado religioso LRA cuando tenía 10 años y pese a declararse víctima en su proceso la CPI en sentencia histórica lo encontró responsable de violaciones, asesinatos y demás crímenes atroces

Dominic Ongwen, juzgado por el CPI por crímenes de guerra (Europa Press/Archivo)
Dominic Ongwen, juzgado por el CPI por crímenes de guerra (Europa Press/Archivo)

En una sentencia histórica un ex líder de milicia y niño soldado de Uganda fue declarado culpable por crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional.

Dominic Ongwen fue condenado el jueves por 61 cargos individuales de asesinato, violación, esclavitud sexual, secuestro y tortura cometidos como comandante del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), un culto violento que libró una sangrienta campaña de violencia en Uganda y países vecinos desde mediados de los 80 hasta hace unos años.

El tribunal rechazó los argumentos de la defensa de que debido a que Ongwen, de 41 años, fue secuestrado por el LRA a la edad de 10 años, los delitos que se le adjudican los había cometido bajo coacción.

En su primera aparición en diciembre de 2016, Ongwen dijo que se declararía inocente y dijo al tribunal que era “una de las personas contra las que el LRA cometió atrocidades” y que no debería ser juzgado por ser una víctima.

Los abogados de Ongwen también argumentaron que había estado profundamente traumatizado durante su tiempo con el grupo y, por lo tanto, no era responsable de sus acciones.

El juez presidente, Bertram Schmitt, dijo que una gran cantidad de testigos habían proporcionado pruebas abrumadoras que pintaban la imagen de una persona en plena posesión de sus habilidades.

Ongwen fue descrito como un combatiente y comandante extremadamente capaz que planificó los ataques con cuidado y evaluó los riesgos, fue elogiado repetidamente por otros comandantes, que no se enfrentó a amenazas de muerte o daños graves si desobedecía las órdenes y que no aprovechó muchas oportunidades para abandonar el LRA sino que subió de rango y posición, dijo Schmitt.

Los ex niños soldados del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) Christopher Okello, Willson Odongo y Brinar Opiyo, se sientan en la ciudad norteña de Gulu, Uganda en esta fotografía sin fecha (Louis Lakor / Álbum familiar / Folleto vía REUTERS)
Los ex niños soldados del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) Christopher Okello, Willson Odongo y Brinar Opiyo, se sientan en la ciudad norteña de Gulu, Uganda en esta fotografía sin fecha (Louis Lakor / Álbum familiar / Folleto vía REUTERS)

“Es imposible pensar que cometió sus actos bajo amenazas ... (No hay) motivos que excluyan la responsabilidad penal de Dominic Ongwen”, dijo Schmitt.

Ongwen se sentó impasible durante el largo veredicto y no reaccionó cuando se leyeron los nombres de muchas de sus víctimas.

Es probable que sea condenado a varias décadas de prisión.

El juicio ha sido uno de los más trascendentales en los 18 años de historia de la CPI, y la decisión del tribunal tendrá un impacto significativo en los procesamientos futuros por crímenes de lesa humanidad, dicen los expertos.

El LRA fue un grupo liderado por Joseph Kony, que se basó en el secuestro de aldeanos y refugiados en gran parte indefensos, incluyendo niños, para aumentar sus filas de combatientes. La guerra que libraron, de inspiración religiosa se extendió por cinco países del centro y el este de África.

Muchas niñas fueron sometidas a la esclavitud sexual y doméstica mientras que los niños los entrenaban como soldados para la guerra.

Ongwen, que ingresó a las filas del LRA a los 10 años, se le acusa de atacar campamentos de refugiados entre 2002 y 2005. Uno de los peores testimonios que se escucharon ele juicio se refiere a una redada de cuatro días del LRA en campamentos de la República Democrática del Congo en diciembre de 2009. Allí murieron 350 civiles, y otros 250, incluidos por lo menos 80 niños, fueron secuestrados.

Dominic Ongwen, ex comandante del Ejército de Resistencia del Señor, acusado de participar en los presuntos crímenes del LRA, se sienta en la sala de audiencias de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 4 de febrero de 2021 (ICC-CPI / Handout via REUTERS)
Dominic Ongwen, ex comandante del Ejército de Resistencia del Señor, acusado de participar en los presuntos crímenes del LRA, se sienta en la sala de audiencias de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 4 de febrero de 2021 (ICC-CPI / Handout via REUTERS)

El tribunal determinó que Ongwen no estaba “subordinado a Kony, y actuó de forma independiente e incluso impugnó las órdenes”.

“No era un títere en una cuerda”, dijo Schmitt.

El veredicto también describió cómo Ongwen, el primer niño soldado que compareció ante la CPI, había “secuestrado a innumerables niños menores de 15 años y los había obligado a servir como combatientes”.

Los niños fueron regularmente golpeados severamente y obligados a presenciar asesinatos antes de ser entrenados en habilidades de lucha. A los reclutas no se les enseñó a distinguir entre civiles o combatientes, y muchos murieron durante las operaciones comandadas por Ongwen, quien le dijo a un testigo: “A esos niños les llamas niños, yo los llamo mis soldados”.

El tribunal también escuchó testimonios desgarradores de cómo las mujeres jóvenes que habían sido secuestradas por el LRA fueron amenazadas con la ejecución si se negaban a convertirse en “la esposa” de un comandante.

“Las relaciones sexuales se obligaban regularmente a mujeres y niñas a una edad muy temprana. Las mujeres y las niñas no pudieron resistir ... la fuerza física y la amenaza de castigo y su dependencia de los líderes en el monte “, dijo Schmitt.

Los testigos describieron cómo los “ancianos” los agredieron cuando eran “solo niños” y cómo Ongwen usó su autoridad para distribuir “esposas” a otros combatientes.

Vista de la sala de audiencias durante el juicio del excomandante del Ejército de Resistencia del Señor Dominic Ongwen en la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, 4 de febrero de 2021 (CPI-CPI / Folleto vía REUTERS)
Vista de la sala de audiencias durante el juicio del excomandante del Ejército de Resistencia del Señor Dominic Ongwen en la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, 4 de febrero de 2021 (CPI-CPI / Folleto vía REUTERS)

“No quería estar con él ... era demasiado joven”, dijo uno al tribunal.

“Él era el comandante ... Si me negaba, me matarían”, dijo otro testigo. “Todo el tiempo vi cómo mataban a niñas que cometían errores. Estaba muy asustado.”

Las mujeres y niñas secuestradas fueron utilizadas como sirvientas domésticas, impuestas mediante castigos físicos, sufriendo “dolores físicos y mentales apenas imaginables”, dijo Schmitt.

De los cinco altos líderes del LRA acusados por la CPI hace más de una década, solo Ongwen y Kony siguen vivos. Pero el máximo líder del grupo armado se encuentra prófugo y por el se ofrece una recompensa de 5 millones de dólares.

Joseph Akweyu Manoba, un abogado ugandés designado por la CPI para representar a 1.500 de las víctimas de Ongwen, dijo a The Guardian al comienzo del juicio que ninguno de ellos creía que Ongwen fuera una víctima.

A un total de 4.065 víctimas se les concedió el derecho a participar en los procedimientos y cientos se reunieron en las proyecciones del juicio en el norte de Uganda para ver el veredicto.

Pero la reacción de algunas víctimas del LRA subrayó la complejidad del caso, planteando cuestiones difíciles de culpa y responsabilidad.

El comandante rebelde ugandés Dominic Ongwen (EFE/Peter Dejong/Archivo)
El comandante rebelde ugandés Dominic Ongwen (EFE/Peter Dejong/Archivo)

La sentencia ha sido recibida con polémica en Uganda, con muchas personas, tanto víctimas del LRA como otros ex niños soldados, señalando que es injusto no considerar como víctima a alguien que fue secuestrado, manipulado y entrenado a una edad muy temprana por un grupo armado para cometer atrocidades.

Joyce Alimoncan, que fue secuestrada por el LRA de su casa en Pade cuando tenía 10 años, pasó años en el monte con Ongwen y un comandante con el que se vio obligada a casarse a los 13 años.

“Ongwen no es una mala persona. Fue secuestrado cuando era un niño como todos nosotros y las circunstancias lo hicieron así. Hoy me siento rota “, dijo Alimoncan, de 29 años a The Guardian.

“Ongwen era solo un niño cuando lo llevaron al monte y creció en circunstancias en las que no ves nada más que la muerte; tampoco tienes la oportunidad de ser una buena persona. Todo lo que hacía estaba bajo estrictas órdenes de arriba y no tenía más remedio que seguir esas órdenes. Si rechazas algo, te matan “, dijo al medio británico Evelyn, de 38 años, que fue retenida por el LRA durante 11 años.

La sentencia contra Ongwen es la primera impartida por la CPI contra un “niño soldado” y se convierte en un precedente judicial para juzgar crímenes de lesa humanidad. Desde 2002 este tribunal internacional funciona en La Haya con el objetivo de llevar justicia a los autores de delitos atroces que los sistemas penales de sus países no son capaces de abordar.

Recientemente la CPI tuvo una fuerte polémica con el gobierno de Donald Trump en los Estados Unidos después de que se anunciaran investigaciones sobre posibles crímenes de guerra cometidos por ese país en Afganistán.

Entonces Trump desplegó una ofensiva económica y legal contra la institución que buscaba afectar su financiamiento. Sin embargo, se espera que actual presidente Joe Biden revise estas sanciones durante su mandato.

Seguir leyendo: