El ex embajador que desertó de Corea del Norte ahora teme por su familia: “El castigo de Kim Jong-un es espantoso”

Ryu Hyeon-woo es uno de últimos funcionarios de alto perfil que huyeron del país. En su primera comparecencia pública habló del programa nuclear del régimen, las sanciones y su nueva vida

El ex embajador norcoreano Ryu Hyeon-woo durante la entrevista con CNN (CNN/Captura de pantalla)
El ex embajador norcoreano Ryu Hyeon-woo durante la entrevista con CNN (CNN/Captura de pantalla)

Ryu Hyeon-woo, el ex embajador de Corea del Norte en Kuwait que desertó en 2019, relató cómo desertó de su país aprovechando su estadía en Kuwait junto a su familia más cercana, en medio de los temores por una posible represalia de parte del régimen de Kim Jong-un.

Ryu explicó que el régimen norcoreano a menudo castiga a los familiares de los desertores para disuadir a la gente de irse, especialmente a los de los diplomáticos.

Aquellos enviados al extranjero a menudo se ven obligados a dejar a un hijo en casa como rehén, asegurando que sus padres no deserten, subrayó el ex embajador.

“Creo que el hecho de que Corea del Norte mantenga un castigo familiar colectivo de tipo feudal en el siglo XXI es espantoso”, dijo Ryu.

Ahora está preocupado por sus tres hermanos y su madre de 83 años que todavía están en Corea del Norte. Solo quiero verlos vivir mucho tiempo”, dijo, entre lágrimas, el ex diplomático. “Cuando pienso que pueden ser castigados por lo que he hecho me duele el corazón”, agregó.

Los planes nucleares del dictador

Según Hyeon-woo, Kim Jong-un no renunciará a su arsenal nuclear, pero puede estar dispuesto a negociar una reducción de armas para aliviar las sanciones internacionales que paralizan la economía de Pyongyang.

En su primera entrevista desde que desertó a Corea del Sur hace más de un año, Ryu Hyeon-woo dijo a la CNN que “la energía nuclear de Corea del Norte está directamente relacionada con la estabilidad del régimen” y que Kim probablemente cree que las armas nucleares son clave para su supervivencia.

Ryu también dijo a la cadena estadounidense que las anteriores administraciones de Estados Unidos se habían sentido “arrinconadas” tras exigir la desnuclearización desde el principio en las negociaciones con el Estado norcoreano.

“Estados Unidos no puede dar marcha atrás en la desnuclearización y Kim Jong Un no puede desnuclearizarse”, agregó.

Los misiles intercontinentales Hwasong-12 durante un desfile militar en Pyongyang en octubre de 2020. (KCNA VIA KNS / AFP)
Los misiles intercontinentales Hwasong-12 durante un desfile militar en Pyongyang en octubre de 2020. (KCNA VIA KNS / AFP)

Por otra parte, señaló que la experiencia de la administración de Obama con el programa nuclear de Irán será útil para que el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aborde la cuestión norcoreana.

“Basado en su experiencia en la resolución del problema nuclear iraní, no tengo ninguna duda de que podrá manejar el problema nuclear de Corea del Norte de manera inteligente”, dijo Ryu.

Ryu dijo que creía que Corea del Norte podría estar dispuesta a negociar una reducción de sus armas nucleares, pero es poco probable que las abandone por completo. Sin embargo, dijo que las sanciones pueden haber sido un factor para empujar a Corea del Norte a la mesa de negociaciones en 2018, cuando Kim y el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron para su histórica cumbre en Singapur.

“Ven con mamá y papá para encontrar la libertad”

El ex diplomático, que adoptó el nombre de Ryu al mudarse al Sur, es uno de funcionarios norcoreanos de alto perfil que desertaron en los últimos años.

Ryu y su familia llegaron al Sur capitalista y democrático en septiembre de 2019, pero su llegada se mantuvo en secreto hasta la semana pasada, y la entrevista emitida el lunes fue su primera comparecencia ante los medios.

Decidido a darle a su hija adolescente una vida mejor, el ex embajador dijo que él y su esposa planearon escapar durante aproximadamente un mes mientras vivían en Kuwait.

Ryu recordó que le dijo a su hija que iban a desertar al sur mientras fingía llevarla a la escuela. “Ven con mamá y papá para encontrar la libertad”, le dijo. La adolescente estaba “sorprendida” por la repentina sugerencia de que cambiaría sus vidas, pero respondió “está bien”. Luego pidieron asilo en la embajada de Corea del Sur en Kuwait y de allí viajaron a Corea del Sur.

Después de más de un año en el sur, Ryu le preguntó a su hija qué era lo que más le gustaba de su nuevo hogar.

“Me gusta el hecho de que puedo usar Internet tanto como quiera”, respondió.

Ryu, también antiguo embajador en el Reino Unido, señaló que si los hubieran capturado, los agentes norcoreanos los habrían llevado rápidamente a Pyongyang para castigarlos, ya que la deserción se considera una gran vergüenza para el régimen de Kim y no se toma a la ligera.

El líder norcoreano, Kim Jong-un. El régimen castiga con dureza las deserciones (EFE/EPA/KCNA/Archivo)
El líder norcoreano, Kim Jong-un. El régimen castiga con dureza las deserciones (EFE/EPA/KCNA/Archivo)

La fuga de los altos funcionarios de Corea del Norte

Cerca de 30.000 norcoreanos han huido de la represión y la pobreza para asentarse en el Sur, casi todos ellos primero cruzando en secreto la porosa frontera con China.

Las deserciones de altos funcionarios son raras, aunque la llegada de Ryu se produjo solo dos meses después de que el ex embajador interino de Corea del Norte en Italia, Jo Song Gil, también solicitara asilo.

Tae Yong-ho es otro desertor de alto perfil que abandonó su puesto como embajador adjunto de Corea del Norte en Gran Bretaña en 2016. Fue elegido diputado de la oposición surcoreana el año pasado después de publicar unas memorias de gran éxito que le valieron el estatus de celebridad.

Ryu y su esposa procedían de la élite gobernante de Corea del Norte. Según los informes, Ryu es el yerno de Jon Il Chun, el ex jefe de la Oficina 39, una rama del gobierno de Corea del Norte que se encarga de administrar los fondos secretos de la familia Kim.

Se convirtió en embajador interino temporal en septiembre de 2017 después de que Kuwait expulsara al enviado So Chang Sik luego de que la nación del Golfo adoptara una resolución de la ONU sobre los programas de armas de Pyongyang.

Gente mirando una televisión con la imagen de Jo Song Gil, exembajador norcoreano en Italia, en la estación de tren de Seúl, Corea del Sur, el miércoles 7 de octubre de 2020. (AP Foto/Ahn Young-joon)
Gente mirando una televisión con la imagen de Jo Song Gil, exembajador norcoreano en Italia, en la estación de tren de Seúl, Corea del Sur, el miércoles 7 de octubre de 2020. (AP Foto/Ahn Young-joon)

Corea del Norte ha sido acusada durante mucho tiempo de utilizar sus embajadas como reservas de efectivo para la familia gobernante Kim. Ryu dijo que si bien era un diplomático capacitado que se ocupaba de la política, también había “trabajadores del comercio económico” asignados a puestos diplomáticos.

El ex diplomático también dijo que las sanciones internacionales contra el régimen estaban teniendo un impacto en el Estado, aumentando los problemas de escasez de divisas del régimen.

“Las sanciones actuales contra Corea del Norte no tienen precedentes y son fuertes... Creo que las sanciones contra Corea del Norte deberían continuar”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: